Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Noticias

Votaron por Trump 29 por ciento de latinos en Estados Unidos

Guy Kovner
Written by Guy Kovner

The Press Democrat [English version]

Herman G. Hernández, activista político y miembro del consejo escolar del condado de Sonoma, dijo que estaba sorprendido por el 29 por ciento del voto latino nacional a favor de Donald Trump, el republicano que en repetidas ocasiones maltrató a hispanos e inmigrantes indocumentados durante su impetuosa campaña por la Casa Blanca.

“Es algo increíble”, dijo.

Herman J. Hernández, su padre, quien dirige Los Cien, el grupo de liderazgo latino más grande del condado, dijo que esperaba que Clinton capturara al menos 75 por ciento del voto latino, mientras que las encuestas de salida la situaron con 65 por ciento.

El resultado “me sacudió”, dijo. “No hay ninguna duda al respecto”.

Pero al mismo tiempo, el joven Hernández dijo que era una “suposición errónea” pensar que los latinos votarían en cualquier tipo de bloque cohesivo.

“Hay muchos latinos conservadores”, dijo Omar Medina, presidente de North Bay Organizing Project, que realizó un vigoroso esfuerzo preelectoral para lograr que los latinos locales acudieran a las urnas el 8 de noviembre.

Los resultados de esa campaña, centrada en los distritos con alto porcentaje de inquilinos y baja participación en elecciones anteriores, no se conocerán hasta que funcionarios del condado de Sonoma divulguen los datos de la elección en el nivel local.

Medina también destacó que Clinton superó a Trump por más de 2 a 1, una “abrumadora mayoría” del expansivo voto latino.

En California, hubo más de 1.1 millones de latinos recién inscritos entre enero y octubre de este año, lo que representa 31 por ciento de los nuevos electores del estado, según Political Data Inc., una firma apartidista de consultoría política.

El condado de Sonoma no suscribe el registro de votantes por raza o etnia, dijeron funcionarios electorales locales.

Medina dijo que veía poca diferencia entre el 29 por ciento de los votos de Trump y el 27 por ciento de apoyo obtenido en 2012 por Mitt Romney, sin menospreciar a los inmigrantes mexicanos como violadores y sin prometer construir un muro a lo largo de la frontera mexicana, como lo hizo Trump.

Terry Price, un consultor político de Santa Rosa, dijo que estaba perplejo por el voto latino a favor de Trump, considerando que era un “voto en contra de ellos mismos”.

Sin embargo, Medina dijo que parte de la retórica racial de Trump “no tuvo impacto” en los latinos locales. Llamar a los inmigrantes criminales, por ejemplo, podría ser descontado porque “no es algo específico sobre ellos”, dijo.

Los cinco candidatos presidenciales republicanos antes que Trump —desde Romney en 2012 a Bob Dole en 1996— obtuvieron un promedio de 32 por ciento del apoyo latino. George W. Bush encabezó a los candidatos del GOP con 44 por ciento, al vencer a John Kerry en 2004, más del doble del 21 por ciento del voto latino que Dole obtuvo al perder contra Bill Clinton en 1996.

Mucho fue hecho antes del 8 de noviembre sobre la llamada “pared de fuego” latina que se suponía aseguraría la victoria de Hillary Clinton dos décadas después. Dos factores —la diversidad de inclinaciones políticas de los latinos y la distribución desigual de la población latina— podrían haber atenuado la supuesta ventaja de Clinton.

Un estudio de Pew Research Center publicado el 11 de octubre, aproximadamente un mes antes de las elecciones, mostró que 58 por ciento de los electores latinos registrados dijeron que votarían por Clinton, mientras que 19 por ciento dijo que apoyaría a Trump, un número mucho más bajo que la encuesta de salida, de 29 por ciento.

Una encuesta de Washington Post durante la víspera electoral, sin embargo, indicó que Trump recibió solamente 18 por ciento del voto latino, lo que el periódico describió como “el nivel más bajo en el expediente para cualquier candidato presidencial”.

Los analistas también señalaron que más de la mitad (52 por ciento) de los votantes latinos elegibles viven en estados donde el resultado está esencialmente predeterminado: dominado por los demócratas en California y Nueva York, junto con el republicano Texas.

De los siete estados competitivos, los latinos tienen una presencia significativa en tres: Arizona y Florida, que fueron para Trump, y Nevada, donde Clinton prevaleció. Los latinos representan el 5 por ciento o menos de los votantes elegibles en los otros cuatro estados del campo de batalla: Georgia, Iowa, Carolina del Norte y Ohio, los cuales fueron para Trump, informó el Pew Center.

Los latinos podrían haber marcado una diferencia en Florida, donde Trump superó a Clinton por un punto, pero Medina dijo que la población ahí es principalmente cubana, un grupo considerado bastante conservador.

También dudó de que el voto latino pudiera haber marcado una diferencia en estados donde los blancos de la clase trabajadora ayudaron a impulsar a Trump hacia la victoria.

Y es un error considerar a los latinos con una sola mentalidad, dijo el joven Hernández. “Creo que las cuestiones trascienden los límites raciales”, comentó.

En 2012, una encuesta realizada por Pew Center a latinos, encontró que 32 por ciento describió su visión política como “muy conservadora” o “conservadora”, casi igualando el 34 por ciento de los adultos que dijeron lo mismo.

Sin embargo, 30 por ciento de los adultos latinos describieron sus opiniones como liberales, en comparación con sólo 21 por ciento de la población en general.

En la divisiva cuestión del aborto, la encuesta encontró que 51 por ciento de los latinos piensa que debería ser ilegal en todos o en la mayoría de los casos, mientras que 43 por ciento cree que debería ser legal en todos o en la mayoría de los casos.

Reciba noticias semanales en su email haciendo clic en esta línea.


Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra

Click here for reuse options!
Copyright 2016 La Prensa Sonoma