Entretenimiento Multimedia

Una noche solo para mujeres en Santa Rosa

Mayra Lopez
Written by Mayra Lopez

La línea comenzó a formarse afuera de El Infierno Cantina una hora antes del espectáculo. Una por una, las mujeres empezaron a llegar vestidas para impresionar, en minifalda y tacones altos. Media hora antes de que comenzara la función, la línea ya estaba al final de la cuadra. Todas esperaban a que los HUNKS llegaran.

“HUNKS: The Show” es un espectáculo masculino que viaja por todo el país con bailes y estriptís coordinados, popularizados en películas como “Magic Mike” o en México en los años noventa con las populares presentaciones de “Solo para Mujeres”.

La atracción llega a Santa Rosa varias veces al año, según Marco Martínez, propietario de El Infierno Cantina. “Siempre es una noche divertida, el auditorio se llena con mujeres que gritan”, dijo. Las funciones son solo para mujeres, pues han tenido problemas en el pasado con el ocasional novio celoso, comentó Martínez.

Cuando abrieron las puertas, el tranquilo bar se transformó en un club nocturno, y se llenó de tantas mujeres, que para cuando comenzó el show, era un espacio para gente de pie únicamente —aparte de unas cuantas sillas al frente. Muchas vinieron con grandes grupos de amigas para disfrutar juntas del libertinaje. Cuando empezó la música, nadie se contuvo. La sala se llenó con la vibración de unas 150 mujeres chillando de emoción.

“¡Oh, Dios mío!”, escuché gritar a una mujer detrás de mí cuando cinco bailarines saltaron al escenario, los HUNKS (algo así como papitos, papichulos o buenotes, en inglés) entraron al salón. “Si no tienen billetes de a dólar, no nos van a caer bien”, bromeó el maestro de ceremonias, cuando los hombres empezaron a bailar al ritmo de ‘Mi Gente’, de J Balvin, vestidos con uniformes de bomberos.

Los bailarines sacaron a las mujeres de la multitud al escenario para hacer un estriptís especial, algunas parecían entusiastas y otras avergonzadas cuando se sentaron en la silla y los hombres encima de ellas.

Entonces comenzó el aquelarre

Los bailarines descendieron a la multitud, escalando sillas y mesas mientras las mujeres se estiraban para tocar sus abdominales bien delineados y meter billetes de dólar en su ropa interior. La reacción de la audiencia fue abrumadora, llena de conmoción y sorpresa. “¡Es divertido, no sabía lo que iba a pasar cuando vine!”, expresó una mujer, que deseaba no ser identificada, mientras reía a carcajadas. Una amiga la había invitado al show.

Había una sensación de liberación en el auditorio, cuando mujeres que normalmente no verías en este tipo de escenarios se mostraban sin inhibiciones y podían divertirse con amigas. Aquí no eran ni madres ni abuelas, sino damas en una noche con las amigas, sin novios y sin esposos. Una noche solo para mujeres.

No todas las reacciones a la función fueron positivas. Algunas asistentes sintieron que el espectáculo cruzaba los límites e hizo que algunas se sintieran incómodas. “Hacer que las mujeres finjan un orgasmo sobre el escenario y meter la cabeza en la entrepierna de los bailarines no es mi idea de diversión“, dijo Sophia Maloney, una persona entre la audiencia. “Fue perturbador ver lo que parecía ser una interacción sin sentido entre mujeres de todas edades y un puñado de galanes masculinos”.

Entré sin ninguna indicación de cómo sería el espectáculo y quedé asombrada por la experiencia. Definitivamente fue una noche que no voy a olvidar.

[English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma