Comunidad

Tres amigos huyen del incendio en el Norte de California sin casa y sin empleo

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

Hace cuatro días, los tres amigos compartían la misma casa, antes de que fuera calcinada por el fuego de Camp, en Paradise, California. Este lunes compartían el mismo carro para ir a buscar ropa a un centro de donación en Chico, donde fueron a refugiarse tras sobrevivir al incendio más destructivo en la historia reciente del estado.

Empleados en la industria de los alimentos, los amigos tuvieron que manejar a través del humo y de las llamas que oscurecieron la luz del día, “como si hubiera un eclipse”, dijo Galdino Ventura, de 42 años, originario de Querétaro, México, mientras viajaba con sus compañeros a un refugio donde les dijeron que encontrarían ropa, porque “salimos con lo que traíamos puesto”.

Al menos 42 personas han sido confirmadas muertas durante el incendio forestal del Norte de California —y se espera que sean más—, que desató el infierno en el poblado de 27,000 residentes y que prácticamente ha desvanecido al pueblo de Paradise, en una región donde el fuego ha consumido más de 113,000 acres de terreno boscoso y  urbano.

La historia de Galdino es similiar a la de miles de inmigrantes mexicanos en California. Llegó alrededor del 2008 a los Estados Unidos, y con ayuda de una red de amistades comenzó a laborar en restaurantes, desde lavaplatos, hasta asistente de la gerencia, mismos que ahora se ayudan para encontrar alimentos, ropa y algún lugar donde pasar la noche.

“Ahora sí que se quemó todo. Todo, todo. Todo quedó en cenizas. Ahorita estamos esperando a ver qué nos dicen del trabajo. No sabemos nada, no nos han dicho qué vamos a hacer. Estamos buscando trabajo porque no tenemos nada para salir adelante”, dijo Ventura, como si fuera vocero de sus amigos.

Esta es una compilación de imágenes que registraron Ventura y Neri Montejo con su teléfono móvil:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de La Prensa Sonoma (@prensasonoma) el

Por medio de mensajes telefónicos y con la ayuda de las redes sociales, los tres crean el itinerario del día. “Entre amigos nos vamos pasando información”, dijo Ventura, “Así es como nos vamos enterando”.

Ventura se encuentra sin casa y sin empleo; desconoce dónde vaya a dormir mañana. Tanto el restaurante Kalico Kitchen, donde trabajaba, como la casa que rentaba con sus amigos, fueron carbonizadas por el fuego.

El jueves que el incendio irrumpió aquella mañana, ventura estaba en el restaurante , donde notó cómo el día se volvía de una tonalidad amarillenta, hasta que el paisaje se volvió oscuro. “Ya no veíamos el sol”, dijo. Salió a grabar con su teléfono móvil, pero no pensó que el fuego se acercaría, hasta que vio “la gente desesperada, corriendo, porque venía la lumbre”. Entonces supo que era hora de dejar todo lo que tenía y abrirse paso en el tráfico hasta llegar a Chico, en seis horas, una trayectoria que habría hecho en menos de una hora en condiciones normales.

Los tres amigos, uno de Querétaro, otro de Oaxaca, México, y otro más de Guatemala, buscan empleo y casa, porque por ahora ocupan, en Chico, la casa de la madre de la ex esposa de Neri Montejo Lemus, el guatemalteco.

“Ahorita estamos pensando que tenemos que buscar nuestro propio lugar, no sabemos qué hacer, no hay muchas casas y todos los que salieron de Paradise están en eso. Estamos también aplicando a trabajos porque no tenemos recursos para salir adelante”, explicó Ventura.

Al igual que Ventura, Montejo Lemus, originario de Guatemala, comenzó como lavaplatos. Y también, el restaurante para el cual trabajaba hasta el viernes, Cozy Diner, desapareció junto con el resto del pueblo al norte de Sacramento.

Contó que utilizó la vía cicilista para recoger a su hija de la escuela, así como para salir de Paradise, rumbo a Chico. “Quería llegar pronto. Y dicen que en emergencia todo se vale”, describió.

Las autoridades dijeron que alrededor de 6,500 casas han sido quemadas, pero las proyecciones muestran que el número aumentará sustancialmente —quizá hasta 15,000, según funcionarios de Cal FIre, cuando se calculen los recuentos finales, dijo Jack Piccinini, el jefe de bomberos retirado de Rincon Valley y Windsor que trabaja con Cal Fire para ayudar a administrar el esfuerzo masivo en el condado de Butte.

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma