Comunidad

Trabajadores latinos juegan papel crucial en reconstrucción de vecindarios incendiados en Santa Rosa

Martin Espinoza
Written by Martin Espinoza

La música ranchera llena el aire en Coffey Park, donde la explosión de una caja de sonido adentro de una casa a medio construir envía una tradicional melodía mexicana que resuena por la calle de un vecindario que rápido está tomando forma en el noroeste de Santa Rosa.

Las voces que se lamentan y los ritmos mexicanos están mezclados con los golpes de martillo, chirriantes sierras eléctricas y el sucesivo taka-taka de las pistolas de clavos que devuelven la vida a un viejo montón de cenizas.

En una casa en Kerry Lane, Joel Calderón, de 59 años, corta un pánel blanco para la pared de una sala, mientras que su equipo, su hermano gemelo Eliseo y Juan Gallardo, de 33 años, instalan páneles, estantes, molduras de puertas y otros trabajos de acabado.

Desde septiembre, el equipo de tres hombres ha estado trabajando sin parar en la zona de los incendios en Santa Rosa, principalmente en Coffey Park. Forman parte de un pequeño ejército de trabajadores de la construcción congregados para reconstruir el condado de Sonoma, donde el fuego alimentado por los vientos destruyó 5,334 viviendas hace un año.

Los clavos y tornillos que meten, las medidas que toman, los páneles y los marcos que cortan y ajustan con habilidad, es el mismo trabajo que la tripulación ha estado haciendo durante años. Pero las casas nuevas en los vecindarios quemados de Santa Rosa son diferentes a las que han trabajado, dijo Calderón.

“Es muy emotivo ver la expresión de gratitud en la cara del propietario cuando le entregas las llaves“, dijo Calderón.

Calderón, quien ha estado trabajando en la construcción en el condado de Sonoma por 32 años, es parte de una fuerza laboral latina crucial, o como él lo dice, “la mano de obra”, que es la reconstrucción de barrios fulminados durante los históricos incendios forestales del año pasado.

Tantos como 80 por ciento de los trabajadores de la construcción involucrados en la reconstrucción, son latinos, según funcionarios familiarizados con la reconstrucción en curso.

“Sin ellos, esto no podría suceder”, dijo John Allen, director de operaciones y vicepresidente de APM Homes, de Santa Rosa. Compara el enorme papel que desempeñan los trabajadores latinos de la construcción con el papel fundamental que desempeñan en la industria agrícola del estado.

“En este caso, el cultivo que estamos cosechando es la esperanza, la capacidad de recuperación y el amor. Es un trabajo de amor”, dijo.

APM Homes construye actualmente 67 viviendas en Coffey Park y tres en Fountaingrove. Ha vendido 17 casas nuevas en el vecindario Skyhawk, en el este de Santa Rosa.

Allen dijo que todos los constructores y subcontratistas, ya vengan de Santa Rosa, Sacramento o de cualquier otro lugar, han visto la devastación y han sido conmovidos.

“Afecta”, dijo. “No sólo estás construyendo una casa nueva”.

Saúl Díaz, un diseñador de marcos de 42 años, del área de Sacramento, se mudó al condado de Sonoma poco después del incendio con la esperanza de participar en el esfuerzo de reconstrucción. Díaz, quien trabaja para R&R Framing, de Rancho Córdova, consiguió algunos trabajos de construcción de condominios, que la compañía estaba haciendo en Petaluma.

Encontró un apartamento en Rohnert Park, llevó a su familia a la ciudad e inscribió a su hijo de 11 años en la escuela. Rápidamente se apegó a su nueva comunidad y se sintió profundamente conmovido por la gratitud de los propietarios de viviendas que observaron cómo se levantaban sus casas.

“No quiero irme ahora”, dijo. “Me gusta aquí y las escuelas son buenas”.

Alejandro Carradas, 33 años, de Santa Rosa, también trabaja para R&R Framing, un subcontratista de APM Homes. Carradas, que tiene una esposa y dos hijos, 11 y 6 años, ha trabajado para APM durante aproximadamente cuatro años y ha vivido en Santa Rosa durante 18 años.

Dijo que R&R Framing ha construido 52 casas en vecindarios quemados. Al igual que los hermanos Calderón, Carradas dijo que la reconstrucción tiene algo diferente a una construcción nueva. Hay un sentido de urgencia.

“La diferencia es que este es un lugar donde ya había gente”, dijo. “Cuanto más rápido construyas, mejor, porque las familias pueden volver a sus hogares”.

No está claro exactamente cuántos trabajadores latinos de la construcción están involucrados en el esfuerzo de reconstrucción.

Allen dijo que los latinos representan aproximadamente 80 por ciento de la fuerza laboral de APM Homes. Keith Woods, director ejecutivo de North Coast Builders Exchange, dijo que escuchó que los contratistas locales estimaron que la participación general de los latinos en la reconstrucción es de 70 por ciento.

Todos están de acuerdo en que los latinos desempeñan un papel desmedido en la recuperación de viviendas para el condado de Sonoma, donde 27 por ciento de los 504,000 residentes del condado son latinos, según estimaciones del Censo de EE. UU.

La concentración de latinos en la industria de la construcción es el resultado de los recientes cambios demográficos que se están produciendo en el condado de Sonoma, dijo Ben Stone, director ejecutivo de la Junta de Desarrollo Económico del Condado de Sonoma. Los latinos tienden a ser una cohorte más joven que la población general.

Durante la recesión, muchos trabajadores de la construcción de larga data se retiraron o se mudaron para buscar oportunidades en otros lugares, dijo Stone. Algunos entraron en otros campos, como la industria de la tecnología, dijo.

La fuerza laboral latina, dijo, es un “componente crítico para la construcción de viviendas”.

Woods dijo que la industria de la construcción se ha vuelto altamente dependiente de la comunidad latina para obtener trabajadores.

“Escucho constantemente de nuestros miembros de Builders Exchange que la ética de trabajo y la voluntad de aprender nuevas habilidades que muestran sus trabajadores latinos los convierte en una parte fundamental del presente y futuro de la industria“, dijo Woods en un correo electrónico.

En los últimos años de la década de 1990, la mayoría de los trabajadores de la industria de la construcción de viviendas locales eran blancos, dijo Allen, cuyo padre era superintendente de construcción en Condiotti Enterprises, la “empresa abuela” de APM Homes. El cambio hacia una mayoría latina se produjo con el cambio en la demografía general del condado, dijo.

“Realmente no hay diferencia, si son blancos o hispanos”, dijo. “Todas las personas en general, quieren ser felices y prósperas… Si realmente te sientas y hablas con la gente, todos somos prácticamente lo mismo“.

La gran mayoría de los trabajadores latinos en la reconstrucción no están sindicalizados, según los defensores locales de la justicia laboral y económica. Marty Bennett, copresidente laboral de North Bay Jobs with Justice, estima que no más del 30 por ciento de las horas trabajadas en los sitios de reconstrucción provienen de labor sindical.

A los organizadores sindicales les gustaría cambiar eso. El North Bay Labor Council está promoviendo un programa de pre-aprendizaje de 120 horas para capacitar a una nueva generación de trabajadores sindicalizados de la construcción. El North Bay Trades Introduction Program hace que los aprendizajes en los oficios sean más accesibles para las personas sin experiencia laboral o una conexión sindical, dijo Christy Lubin, directora del Centro Laboral de Graton Day, que está afiliado al North Bay Labor Council. Dan prioridad a las mujeres, personas con antecedentes desfacorecidos y veteranos.

De vuelta en el lugar de trabajo, Joel Calderón y su equipo de dos personas tomaron un descanso para comer poco después del mediodía, sentados en el porche de la casa en Kerry Lane. Eliseo abre una hielera azul y saca burritos preparados con chilaquiles, huevo, frijoles y arroz. Joel mismo prepara un almuerzo diario para la tripulación.

Los Calderón hablan con orgullo de sus profundas raíces en el condado de Sonoma. Su padre, Antonio Calderón, era un brasero, que durante los años sesenta y principios de los setenta viajaron entre el condado de Sonoma y la pequeña ciudad de Tlazazalca, en el norte del estado mexicano de Michoacán.

Cuando el viejo Calderón se cansó de viajar de un lado a otro, decidió llevar a su esposa y ocho hijos a Sebastopol, donde era capataz de un huerto de manzanas.

“Dijo: ‘¿Sabes qué? Me voy a traer a todos’. En aquel entonces era un procedimiento fácil”, dijo Joel Calderón, refiriéndose al proceso de inmigración al condado.

Dijo que su padre solicitó la residencia legal para su esposa e hijos en enero de 1973 y que se lo otorgaron en mayo de ese mismo año. Los hermanos Calderón tenían 14 años en ese momento y, para finales de la década de 1980, ambos se habían convertido en carpinteros.

Joel Calderón, propietario de una casa de alquiler en Santa Rosa, ahora vive con su familia en otra casa en Windsor. Dijo que el condado de Sonoma es más un hogar que su natal México, que no ha visitado desde que su padre murió hace 18 años.

“Todos los hermanos estamos aquí ahora”, dijo, y agregó que su hermano, Víctor Calderón, es el dueño de La Hacienda Mexican Restaurante, en Cloverdale.

Cuando el incendio de Tubbs rugió en el norte de Santa Rosa, Calderón supo que habría mucho trabajo en la reconstrucción de viviendas. Pero como muchos otros, su primera reacción fue de horror.

“Pensé en evacuar, pero no quería atascar las carreteras”, dijo. “Quería dejar los caminos a quienes realmente necesitaban usarlos”.

Calderón dijo que siente mucho orgullo y satisfacción al ver que las casas son levantadas en áreas quemadas como Coffey Park. Los propietarios a menudo vienen a ver el trabajo que realizan. Llegan a conocer a los trabajadores, dijo.

“Es hermoso darles las llaves de su casa”, dijo. “Creo que la próxima semana entregaremos otras dos casas”.

The Press Democrat [English version]

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma