Comunidad Noticias

Trabajadores de la uva regresarán a México tras quemarse viñedos en incendios del condado de Sonoma

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

Unas 100 personas dormirán esta noche de viernes en el refugio temporal instalado en el Centro Comunitario de Healdsburg. Casi la mitad son trabajadores de la uva, evacuados del pueblo de Geyserville, donde arde cerca el incendio de Kincade, que hasta ahora ha quemado 22,000 acres y arrasado con 49 estructuras.

Un grupo de esos jornaleros vienen directo de México. De Guanajuato, la mayoría, luego de Michoacán y uno de Oaxaca. Llegaron en mayo para trabajar con Ferrari-Carano Vineyards and Winery, por medio de la visa especial de trabajo H-2A. Tenían programado regresar el 4 de noviembre, pero debido a que los viñedos donde trabajaban al norte del condado de Sonoma desaparecieron con las llamas, tomarán un vuelo directo a León, Guanajuato, casi 30 de ellos, este domingo.

Lo que faltaba de terminar fue consumido por las llamas, así que ya no vale la pena mantenernos aquí más tiempo porque ya no vamos a estar trabajando”, explicó César Ruiz, uno de los trabajadores agrícolas que vino con el grupo desde una comunidad en Guanajuato.

Su grupo operaba en viñedos asentados en Geyserville, Healdsburg y Santa Rosa, dijo Ruiz, pero las tareas pendientes estaban al norte, donde una fuerza de extinción de incendios de más de mil elementos combate la furia de las llamas y forman líneas de contingencia en las montañas, en preparación para los vientos severos de este fin de semana, pronosticados hasta en 80 millas por hora en los picos más altos.

En el refugio temporal de Healdsburg, los evacuados obtienen alimentos, acceso al baño, regaderas, alimentos y un dormitorio compartido con otras personas de la comunidad que llegan durante el día o la noche tras ser desalojados de las zonas aledañas a Geyserville.

Las operaciones son guiadas por personal de la organización sin ánimos de lucro Corazón Healdsburg, que tiene su centro de operaciones en esas mismas instalaciones. Ariel Kelley, directora ejecutiva del organismo, dijo que han lanzado una campaña de recaudación de fondos para apoyar a los damnificados, con la meta de alcanzar $100,000, y que ya han comenzado a distribuir. Marcy Flores, por ejemplo, una de las coordinadoras, comentó que ya habían instalado a siete personas evacuadas en hoteles locales —el acceso a estos fondos a estos donativos puede hacerlo por medio su sitio de Facebook y el sitio web corazonhealdsburg.org.

Creamos una recaudación de fondos que llamamos ‘Comunidad y Unidad’, y esos fondos serán dirigidos a individuos y familias que hayan sido impactados en el incendio Kincade”. Las personas que quieran acceder a los fondos llenan un formulario, todo es bilingüe, y hay traductores de lenguas indígenas triqui y mixteco, dijo Kelley.

“Necesitan haber tenido una pérdida financiera específica debido a los incendios de Kincade”, agregó, “lo que significa que debieron haber sido evacuados o haber perdido el trabajo. Queremos que nos hablen, y a partir de sus necesidades, podemos aplicar recursos de una manera equitativa”, describió Kelley.

Piedad Flores recibió el aviso de evacuación obligatoria alrededor de las seis de la mañana del jueves, directo de una patrulla del alguacil que pasó frente a su casa, con las luces y las sirenas encendidas, avisando a todo el vecindario de salir con urgencia. “Esto es lo peor que he vivido”, dijo en el refugio de Healdsburg.

Esta es la primera vez que experimento algo así. He visto en las noticias cómo le sucede a otros, y te sientes tan mal por ellos, pero ahora me toca a mí. Tienes que pasar por eso y es difícil. Lo que sea que sacas de la casa es lo que tienes por quién sabe cuánto tiempo”, dijo Flores, quien sakió de su hogar con su esposo y dos hijos.

Uno de los voluntarios en el centro era Ozzy Jiménez, creador de las empresas de postres Noble Folk y Moustache Baked Goods, en Healdsburg. “Si hay alguien es bilingüe y tiene tiempo para dar a su comunidad, vengan, hay gente que necesita traducciones, en cosas tan sencillas como pedir un café”, dijo.

Los jornaleros que van de regreso a México saben que han perdido una semana de trabajo, pero se van contentos, libres del humo y bien rayados… “Vamos a volver para la próxima temporada”, aseguró Ruiz, el de un pueblo metido en las tierras de Guanajuato.

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma