Noticias

SRJC expande su Dream Center, con servicios legales para estudiantes indocumentados

Susan Minichiello

En una pared del recientemente ampliado Dream Center, de Santa Rosa Junior College, hay un dibujo de una mujer con los ojos cerrados y el cabello alisado, rodeado de docenas de mariposas monarca. Sobre su cabeza, las letras blancas leen: “Mis sueños no son ilegales”.

Para muchos de los 1,800 estudiantes indocumentados en la universidadd, las monarcas, que migran miles de millas entre México y Canadá, simbolizan la esperanza.

“Cuando los estudiantes caminan hacia el centro, espero que vean el empoderamiento y las posibilidades de lo que la vida puede brindarles, incluso a veces cuando estás en las sombras y cuestionas qué puedes hacer y hasta dónde puedes llegar”, dijo Alma Valverde, que fue contratada el verano pasado como coordinadora del centro.

El centro entregó mariposas recortadas en su gran reapertura el jueves, por la celebración de su expansión. El centro se mudó a un área de oficinas más grande y privada, en Plover Hall, en el extremo norte del campus, y agregó servicios legales gratuitos. Un abogado de inmigración y asistente legal estará estacionado allí tres días a la semana.

“La educación es uno de mis grandes objetivos, y estoy seguro de que lo es para muchos estudiantes indocumentados. Pero a menudo también es un miedo, tratar de progresar, porque tienes muchos obstáculos y la gente te dice que no puedes hacerlo”, dijo Karla Rubio, una estudiante indocumentada de 19 años que trabaja como asistente en el centro.

El Dream Center ofrece a los estudiantes consultas con abogados, asistencia para la inscripción, becas y recursos de ayuda financiera, así como apoyo para completar el papeleo para la AB 540, una ley estatal que permite que los estudiantes indocumentados que se graduaron de las escuelas preparatorias de California paguen la matrícula en las universidades estatales. También ofrece capacitación para padres, talleres de conocimiento de sus derechos y capacitación para aliados de estudiantes indocumentados.

El centro solía estar ubicado en un área abierta en Plover Hall. El nuevo espacio, que anteriormente estaba ocupado por la Oficina de Equidad, permitirá a los estudiantes tener conversaciones confidenciales con el abogado de inmigración y asistencia legal.

“Ha sido un sueño mío encontrar servicios subsidiados para los jóvenes. Lo merecen tanto, y por lo general vinieron aquí por causas ajenas a la suya”, dijo Maureen McSorley, una abogada de inmigración con 25 años de experiencia. “Si los habilitas, van a hacer cosas maravillosas para nuestro país”.

“En cierto sentido, se fortalecen al poder tener estos servicios disponibles para ellos en un entorno seguro”, agregó.

Los servicios legales estarán disponibles en abril. Los fondos serán financiados por el Departamento de Servicios Sociales del estado y el Fondo de Familias Seguras del Condado de Sonoma, dijo Margaret Flores McCabe, directora ejecutiva de VIDAS.

Durante la celebración del jueves, frente a una sala llena, el presidente de SRJC, Frank Chong, dijo que estaba orgulloso de la expansión. No mencionó al presidente Trump por su nombre, pero aludió a su agenda de inmigración.

“No hay paredes, queremos puentes”, dijo Chong. “Lo que distingue a nuestra comunidad es que somos una comunidad de inclusión, no de exclusión. Incluimos a todos”.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma