Noticias

Sacerdotes abusadores de menores serán revelados por la diócesis de Santa Rosa este fin de semana

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

El obispo de Santa Rosa, Robert F. Vasa, escogió este fin de semana para publicar los nombres de sacerdotes católicos acusados ​​de abuso sexual infantil durante los 57 años de historia de la diócesis local, con la esperanza de darle vuelta a la página a un tormento que ha herido a fieles y ha agotado a seguidores de la iglesia, además de lastimar profundamente a los sobrevivientes, cuya inocencia fue explotada por hombres en quienes confiaban.

Pero qué tan lejos vaya la iniciativa por limpiar los pecados del pasado sigue siendo cuestionada, en medio de una crisis global en la iglesia católica romana, cuyos líderes a menudo han sido vistos como que se han hecho de la vista gorda ante el abuso del clero e incluso facilitándolo, mediante la reasignación silenciosa de varios sacerdotes acusados, en lugar de despedirlos.

Los recientes intentos de los obispos de Estados Unidos por transparentar sus acciones han sido recibidos con cierto escepticismo entre los críticos y los sobrevivientes, cuya arraigada desconfianza puede no ser regulada con facilidad, en particular dadas las explosivas revelaciones contenidas en un informe del gran jurado de Pensilvania el año pasado, que renovó el llamado por un mayor escrutinio del liderazgo en la iglesia.

Ese informe citó una falla sistémica en la protección de niños, al mover a los sacerdotes ofensores de un lugar a otro, resguardar las quejas del público y dejar a la policía fuera de la jugada.

Los defensores y algunos sobrevivientes dicen que la tendencia de la iglesia es protegerse a sí misma, incluso al tratar de hacer frente al escándalo, a través de revelaciones sobre sacerdotes acusados ​​y con  mala conducta.

“Para mí es algo muy defensivo, por lo que no los culpo”, dijo un hombre local, sobreviviente de Austin Peter Keegan, un conocido sacerdote del Norte de la Bahía que sirvió tanto en San Francisco, como en Santa Rosa, y de quien se cree que violó o agredió hasta 80 niños a lo largo de tres décadas. Entre sus víctimas están los niños que abusó al menos 50 veces en Santa Rosa, entre 1979 y 1982, cuando fue despedido.

“Pero si realmente quieren hacer la diferencia y hacer que la gente vuelva a creer en la marca, por falta de una palabra mejor”, dijo el hombre, “tienen que abrir las puertas, abrir las bóvedas, abrir los escritorios y ser completamente transparentes“.

Vasa heredó un doloroso legado hace ocho años, cuando tomó el mando de una diócesis en la que el escándalo de abuso estalló desde el principio, y finalmente incluyó a numerosos delincuentes de alto perfil, con múltiples víctimas. Un obispo de una sola ocasión, el difunto G. Patrick Ziemann, fue acusado de abuso sexual por tres hombres del sur de California, antes de que una relación de dos años con otro sacerdote lo llevara a su ruina. La diócesis ha pagado más de $29 millones en acuerdos legales a víctimas infantiles, de al menos 10 sacerdotes, desde la década de los noventa. Cerca de $12 millones fueron cubiertos por el seguro.

Vasa dijo que su objetivo de hacer públicos los nombres de los sacerdotes acusados ​​es ser lo más transparente y responsable posible, transitando “a favor de la divulgación”.

Pero reconoció que la recepción sería mixta y probablemente desafiante, desde feligreses descontentos por encontrar el nombre de un sacerdote querido en la lista, hasta aquellos que encuentren que todo el ejercicio es demasiado tardío.

“En general, espero que pueda comenzar a despejar el aire”, dijo Vasa, de 67 años. “Estoy seguro de que hay personas que están dolidas, enojadas y amargadas, y que nunca restablecerán ningún elemento de confianza en la iglesia. Y lo entiendo, por lo que sólo estoy tratando de hacer lo mejor que pueda”.

Vasa, que dirige una diócesis de cerca de 140,000 feligreses en 40 iglesias, desde Santa Rosa hasta la frontera de Oregón, dijo que la lista de nombres que planea dar a conocer el sábado incluirá alrededor de dos docenas de nombres, la mayoría de ellos fallecidos y la mayoría de ellos ya conocidos por el público, aunque algunos no lo sean. Incluirá a unos 16 sacerdotes que prestaron servicios en la diócesis de Santa Rosa, cuya presunta mala conducta ocurrió en otros lugares, así como a miembros de varias órdenes católicas.

Dijo que la lista ha sido examinada por sacerdotes locales y es la culminación de semanas de investigación.

“No puedo determinar lo que dirá la gente”, dijo Vasa. “Presiento que la gente sentirá que no importa lo que hagamos, nada será suficiente”.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma