Noticias

Sacerdote sirvió en la Costa Norte tras caso de abuso sexual en Texas: arquidiócesis de Santa Rosa

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

Un sacerdote católico que sirvió en la costa norte después de haber sido acusado de conducta sexual inapropiada en Texas, ha sido agregado a la lista de clérigos de la diócesis de Santa Rosa acusados ​​de abuso sexual infantil, con base en el caso de abuso sexual de San Antonio, hace 32 años.

Se desconoce si José Luis Contreras, de 78 años, actuó de manera inapropiada mientras estuvo en California, donde sirvió entre 1995 y 2000 antes de regresar a México, dijo el obispo de Santa Rosa, Robert F. Vasa.

La diócesis de Santa Rosa no sabía de la acusación de 1987 contra Contreras, cuando llegó a la región desde Tepic, México. Había salido de los Estados Unidos a México, a raíz de la acusación de abuso sexual. Después de unirse a la diócesis de Santa Rosa, Contreras sirvió en Saint Elizabeth Seton en Philo, condado de Mendocino, dijo Vasa. Más tarde serviría también en Crescent City.

Vasa dijo que los archivos de Santa Rosa pertenecientes a Contreras no incluyen ninguna referencia a su mala conducta, sino que incluyen varias cartas de elogio, y que esos otros sacerdotes que lo recuerdan se sorprendieron por la noticia.

“Llega en realidad de la nada, como una sorpresa”, dijo Vasa. “No conozco otra forma de expresarlo”.

De acuerdo con el protocolo utilizado para armar la lista, Vasa agregó a Contreras al enterarse de que había sido nombrado en el Informe de la Arquidiócesis de San Antonio, sobre abuso sexual infantil por parte del clero.

El informe fue publicado el 31 de enero, tres semanas después de que Vasa publicara su propia lista de 39 sacerdotes acusados ​​con credibilidad. A Vasa se le informó recientemente que la lista de San Antonio incluía a alguien que había servido localmente, dijo.

“Cuando me doy cuenta de otras diócesis que publican nombres, no dudo en actualizar nuestra lista, y ciertamente quiero mantenerla lo más actualizada posible porque ese era mi compromiso, y tengo la intención de mantener eso”, dijo el obispo.

Ordenado sacerdote en México en 1967, como miembro de una orden misionera religiosa llamada claretianos, Contreras sirvió en la Arquidiócesis de San Antonio, de 1983 a 1988.

En su última misión en Texas, se desempeñó como capellán en el Methodist Hospital de San Antonio, donde fue acusado en 1987 de tocar los genitales de un paciente de 17 años, según el informe arquidiocesano.

La asignación de Contreras fue terminada, y fue enviado a evaluación y tratamiento psiquiátrico, según el informe.

Cuando lo completó en 1988, ya no se le permitía practicar el ministerio sacerdotal en San Antonio y dijo a sus superiores que regresaría a Guadalajara, México, para vivir con su hermana, según el informe.

La arquidiócesis declaró que no había tenido más comunicación con Contreras y que no había podido contactarlo mientras preparaba su informe.

Vasa dijo que cuando Contreras llegó a la Diócesis de Santa Rosa, recibió una carta de recomendación de la Diócesis de Tepic, en el estado de Nayarit. No contenía ninguna mención de la acusación de 1987, en Texas.

Contreras vivió en Fort Bragg, mientras servía en St. Elizabeth Seton durante dos años, dijo Vasa.

Según los directorios de la iglesia, más tarde hizo una temporada en 1998 como capellán en el Washington State Reformatory cerca de Seattle, antes de regresar a servir en la parroquia St. Joseph en Crescent City.

Sirvió allí hasta junio de 2000, cuando regresó a México, dijo Vasa.

Un número creciente de diócesis católicas en los Estados Unidos ha publicado informes sobre sacerdotes acusados ​​de abuso sexual infantil, bajo presión para que aclaren la mala conducta y los actos delictivos cubiertos por mucho tiempo como una cuestión natural, en parte a través de acuerdos secretos y transferencia de sacerdotes ofensores sin el conocimiento de los feligreses a los que servían.

Vasa, llamado a servir en Santa Rosa en 2011, heredó un doloroso legado de escándalo y abuso, así como pagos que ahora suman un total de $33 millones en acuerdos legales a las víctimas. Alrededor de un tercio estaba cubierto por un seguro, dijo.

Al armar la lista diocesana el invierno pasado, dijo que erró en la divulgación para subrayar el interés de la diócesis en la transparencia, la responsabilidad y la sanación.

Incluyó a 39 sacerdotes y diáconos en la contabilidad inicial, y más tarde agregó dos más que le llamaron la atención.

Agregó a Contreras después de que el reportero de un periódico en Houston lo contactara tras cubrir el tema en Texas, quien le llamó la atención sobre el hecho de que Contreras estaba en la lista de San Antonio.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma