Comunidad

Rico Lara Rivas, el residente de Santa Rosa que ganó Mr. Olympia con puro músculo

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

Rico Lara Rivas podría ser el hombre con más músculos en el noroeste de Santa Rosa. Ganó el primer lugar de Mr. Olympia en la reciente edición de 2018, categoría ‘Masters’, en septiembre. Así que casi podemos asegurar que tiene más músculos que cualquiera en la ciudad o en el condado de Sonoma.

Mr. Olympia es la competencia por excelencia de fisicoculturistas alrededor del mundo. Arnold Schwarzenegger lo ganó siete veces antes de salir al estrellato en la cinta Conan, mucho antes de ser gobernador de California.  Lara Rivas, de 39 años, arrebató la primera posición a más de 40 competidores, mayores de 35, procedentes de distintas geografías planetarias, en su reciente presentación.

Con padres de Perú y Brasil, Rivas Lara llegó a vivir a la isla de Hawaii cuando tenía 14 años. Luego su familia lo trajo a California. Antes de comenzar su entrenamiento, como pasatiempo en 2002, era “extramadamente delgado y víctima de bullying”, dijo. Ahora, con esposa y dos hijos, sentados en la sala de su departamento sobre la calle Piner, compartió cómo logró ganar un certamen internacional que requiere horas y horas de dedicación al cuerpo.

¿Cómo comenzó tu gusto por el fisicoculturismo?

Mi hermana y mi madre eran chefs, y querían que yo fuera chef, que trabajara en la cocina. Esa no era mi pasión ni era algo que me gustara. Mi primer trabajo en Santa Rosa fue a los 16 años, en un gimnasio del centro, que se llamaba Gold’s Gym, y trabajaba de intendente, limpiando los baños y las máquinas. Así es como todo comenzó.

¿Cuándo pasaste de limpiar las máquinas a utilizarlas?

Conocí a un amigo, Tom Miller. Él me introdujo en el deporte del fisicoculturismo. A mí me impresionaba la manera en que entrenaba, cómo se veía, su dieta. Todo cambió cuando fui a una de sus competencias. Comencé a entrenar después de eso.

¿Lo hiciste de manera profesional?

Tuve mi primera exhibición en 2002, fue algo pequeño y no lo hice tan bien. No lo tomaba tan en serio, hasta 2008, cuando descubrí que tenía potencial y que tenía un estilo único, que no muchos fisicoculturistas tienen.

¿A qué te refieres con tu estilo?

A mi presentación sobre el escenario, la mentalidad para ajustarme a ciertas dietas, como evitar el azúcar. Puedo estar con un poco de sobrepeso, y cambiar mi mentalidad para comer saludable y estar en la mejor condición de mi vida.

¿Qué es comer saludable para un fisicoculturista?

Muchos fisicoculturistas se mueren de hambre, yo no. La genética de mi cuerpo me permite obtener peso cuando entreno, en lugar de perderlo, lo cual no tiene sentido. Porque si comes menos, pierdes peso. Yo al contrario, obtengo más músculo, pero como una dieta limitada.

¿Descríbenos cómo ajustas tu dieta, cómo es diferente tu cuerpo?

Técnicamente, si comes más proteína y menos carbohidratos, mientras tomas mucha agua y vitaminas, comienzas a perder peso. En algún punto tu cuerpo rechaza la comida y comienzas a quemar la grasa, y pierdes peso. Mi cuerpo no opera de esa manera. Mi cuerpo, cuando consumo la proteína y las vitaminas, y me alejo de la comida chatarra, comienza a crecer y crecer. Así es como compito.

¿Cómo son tus días previos a una competencia?

Me toma entre 12 y 14 semanas prepararme para una competencia. Al principio consumo unas 3,500 calorías al día. Al acercarse la exhibición comienzo a dejar ciertos alimentos, hasta el punto que dos semanas antes del espectáculo, consumo 1,400 calorías diarias. Lo que es casi nada. Una semana antes, como casi la mitad de eso. Para ganar Mr. Olympia no comí nada por 24 horas, para ajustarme al peso.

Parece que juegan varios elementos para lograr esa apariencia…

Es una combinación. Es la comida, el ejercicio, el estilo de vida. Los fisicoculturistas tienen la habilidad de quemar grasa y ganar peso al mismo tiempo. Eso sí, tienes que ir al gimnasio, sea como sea. Tienes que tener la disciplina de comer cada dos horas y en pequeñas porciones. Además, tener la mentalidad de comer los mismos alimentos por 12 semanas. Sin cambios. Ni más, ni menos. La combinación de esto es lo que muestra el desempeño del atleta en la exhibición.

¿Cómo ha cambiado este deporte desde que empezaste?

Solía ser sobre estar grande y tener mucho músculo. Ahora no todos quieren pesar 300 libras. Es incluso difícil de respirar, caminar. En ese sentido, no mucha gente quiere seguir en ese camino, porque cuando ven a un tipo de 300 libras, comienzan a juzgarlo: si consume esteroides, drogas o lo que sea. Ahora están buscando este físico clásico de los años noventa, con cuerpos estéticos y no tan grandes.

¿Qué haces además de dedicarte al fisicoculturismo?

Este es un deporte muy costoso, y es como un trabajo de medio tiempo. Tengo algunos patrocinadores pequeños que me ayudan durante las competencias, desde los últimos dos años. Ahorita la meta es ser un profesional, donde obtienes patrocinadores más grandes, lo que te permite quizá alcanzar el estilo de vida que buscas. Obtienes un salario y tu trabajo es competir. En mi caso, ahora tengo un trabajo de tiempo completo. Confecciono ropa como forma de vida.

¿Ha cambiado la cultura en los gimnasios?

Vivimos en una sociedad donde todo es fácil. Todo tiene que ver con las redes sociales, lo que ha tomado a la naturaleza humana muy duro. Y eso ha cambiado mucho. Veo a mucha gente que va al gimnasio y se toma la foto para las redes. Y veo a gente que es muy seria con sus rutinas.

¿Cómo haces para manejar el empleo, la familia y tus rutinas?

Tienes que vivir en una caja. No hay espacio para fiestas, para amistades, para hacer trampa con tu comida. Tengo la mentalidad de empujarme a ir al gimnasio, incluso durante los días difíciles, porque soy papá de tiempo completo. Tengo un empleo, una esposa. Y mi familia es mi prioridad número uno. Así que mi familia es primero, y después el gimnasio.

Parece un deporte solitario, ¿vale el esfuerzo?

Tiene sus altas y sus bajas. Es solitario porque es un poco egoísta, todo es acerca de mí. Tengo que comer a cierta hora. Tengo que ir al gimnasio cuando siento que puedo dar lo mejor de mí. Tengo que hacer cardio los siete días de la semana, incluso si me siento cansado. Así tenga un evento social, tengo que hacer la misma rutina todos los días. Son muchos sacrificios. Es un deporte solitario porque todo es acerca del atleta, qué tan lejos puedes llegar y qué tanto puedes sacrificar para al final obtener tu premio.

¿Qué piensa tu esposa de eso?

Ella me apoya mucho, y también sacrifica mucho. A veces no me tiene o tengo que estar lejos de los niños. A veces tengo que viajar fuera del estado. Todo es un balance. Cuando no compito, me sigo cuidando, pero les dedico más tiempo a ellos.

¿Qué piensa ella de tu cuerpo y de tu transformación?

Ella es mi mayor fan. Piensa que es increíble lo que puedo hacer. Admira lo que hago.

¿Qué significa para ti haber ganado Mr. Olympia?

Es un gran logro para mí. Esta es mi competencia número 26, primera para Mr. Olympia, que es una de las mayores competencias en el planeta. Estoy muy orgulloso de tenerlo. Competí contra 42 atletas de todo el mundo. Recibí algunas ofertas, estoy trabajando con algunas compañías y voy a prepararme para este año nuevo. Tenía mucha confianza de que llegaría a ser número uno.

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma