Entretenimiento

Restaurante La Hacienda introduce su exquisita cocina mexicana al centro de Sonoma

Avatar
Written by Carey Sweet

¿Por qué una familia abriría dos restaurantes a sólo dos millas de distancia, con nombres similares, decoración similar y menús similares? Éste es el caso del restaurante La Hacienda Taquería en Boyes Hot Springs, abierto desde hace más de una década, y el nuevo restaurante La Hacienda Mexican Grill en el centro de Sonoma, inaugurado sólo el pasado septiembre.
La respuesta rápida: observe las multitudes de ambos locales. Los propietarios de ambas Haciendas, María y Juan Sahagún, tienen una exitosa receta de comida mexicana elaborada al momento y con amor, precios razonables y un servicio rápido y alegre. Hay muchos restaurantes mexicanos en el área, pero estos dos se destacan por su amplia oferta de mariscos, deliciosas salsas que se sirven en casi todos los platillos, y postres caseros que incluyen flan y cremoso arroz con leche y canela ($6.99 dólares cada uno).
No se le puede decir que no a los clásicos de la comida casera.

De los dos, el nuevo Grill es la informal hermana pequeña. Cuenta con aproximadamente dos docenas de mesas divididas entre dos acogedores comedores, una reluciente cocina abierta de acero inoxidable bien equipada, y un bar de salsas con gran variedad de salsas calientes recién hechas, pico de gallo, rábanos y vegetales marinados.

Ubicado donde antes era el restaurante Pearl’s Diner en Fifth Street West, el espacio se ha transformado por completo. Los Sahagúns se asociaron con los chefs Juan Valdivia y Beronica Perez, y el chef del Restaurante Maya en el Sonoma Plaza, Carlos Rubio, reuniendo fondos para las hermosas sillas de madera talladas a mano con cojines color arcoíris, mesas de madera pulida con incrustaciones de azulejos eclécticos y enormes cuadros de paisajes del México antiguo.

Cualquier platillo de este menú es bueno (hay muchos, aunque no todos los platillos que se ofrecen en la sucursal de Boyes), comenzando con las papas crujientes de cortesía. Pero, olvide los aperitivos habituales como la quesadilla de queso crema y guacamole ($7 dólares), o los taquitos de pollo ($10.50 dólares) que puede encontrar en casi cualquier lugar. En lugar de eso, enfóquese en las populares sopas.

El equipo de chefs de Valdivia, José Fernández y Ricardo Sahagún, preparan unas albóndigas deliciosas, las bien servidas albóndigas (no pequeñas, como en la mayoría de los restaurantes) se cuecen a fuego lento en un caldo no tan espeso, pero profundamente sazonado a base de tomate con grandes trozos de zanahorias y papas al dente ($11.50 dólares).
La sopa de tortilla es más suave, pero muy reconfortante, tiene pollo desmenuzado en un caldo de tomate y pollo, coronada por piezas de aguacate, queso derretido, cilantro y tiras crujientes de tortilla de maíz ($ 11.50 dólares).

Si comienza a sentirse mal durante esta temporada de gripe, después de un par de cucharadas de esta sopa se sentirá como nuevo, y después de terminar todo el tazón, tendrá la energía para conquistar el mundo.

Aquí el plato más caro son los Mariscos Jarochos, con un precio de $24.99 dólares, pero cada centavo extra bien vale la pena.

Se preparan en un plato de cerámica rojo brillante, con una cantidad decente de langostinos salteados, pulpo, ostiones, pata de cangrejo, pescado blanco y mejillones verdes en salsa roja picante. Se sirven con arroz cubierto con queso derretido y ensalada de lechuga romana y aguacate. Sírválo en una tortilla de harina y cómalo con las manos.

Usando el mismo método puede comer los Camarones Con Crema, una indulgencia de langostinos salteados en mucha mantequilla, acompañados por champiñones en una salsa de tomate cremosa para romper la dieta y servidos con arroz y frijoles ($17.99 dólares). Mi mesero me trajo tortillas adicionales para poder disfrutar hasta la última gota de salsa.

Si bien la comida para llevar parece ser gran parte del negocio de restaurantes Grill, es bueno prestar atención a su pedido. En una visita al lugar, pedí una de mis comidas mexicanas favoritas, el Chili Verde, los suculentos trozos de lomo de cerdo cocidos a fuego lento en salsa verde deliciosamente bañados por una salsa de tomate con chiles semi picantes ($15.99 dólares).
Pero en otra ocasión, pedí para llevar un súper burrito de chile verde y me sentí consternada al encontrar que la bolsa contenía un paquete envuelto en aluminio en lugar de una caja, y que no había nada de la salsa prometida sofocando a la deliciosa bestia rellena de arroz, frijoles, queso, crema ácida y guacamole ($11.50 dólares). Si pide el burrito en el restaurante, se lo sirven nadando en esa empapada delicia, salpicada con aún más carne de cerdo.

También podría ser un factor decisivo para algunos el hecho de que la nueva Hacienda no sirve margaritas como lo hace la sucursal original, sólo cervezas importadas ($4.99 dólares), nacionales ($3.99 dólares), vino tinto Three Vine Alexander Valley de Eco Terreno ($12 dólares) y un Sauvignon Blanc de Robledo Lake County ($10 dólares).
No obstante, considere esto: la parrilla es rápida, se encuentra en una ubicación conveniente, y tiene todos los deliciosos platillos que nos encantan de la Hacienda original.

La Hacienda Mexican Grill
Ubicación: 561 Fifth St. W., Sonoma
Horario todos los días: 10 a.m. – 8:00 p.m.
Contacto: (707) 996-1783, lahaciendasonomagrill.com
Comida: Mexicana
Precios: Moderado, entradas $9.25 – $24.99 dólares
Descorche: $8 dólares
Estrellas: **
Sinopsis: La familia Sahagún se la jugó doble o nada con su restaurante ganador de cocina mexicana, abriendo un café más informal en el centro de Sonoma.

Con base Sebastopol, Carey Sweet escribe sobre comida y restaurantes. Lea sus reseñas sobre restaurantes cada dos semanas en Sonoma Life. Contáctela en: carey@careysweet.com.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma