Noticias

Policía de Santa Rosa detiene intento de campamento de personas sin hogar en Roseland

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

La policía y las autoridades del Condado de Sonoma detuvieron el martes un veloz intento de recuperar un lote detrás de la tienda Dollar Tree, en Roseland, por parte de las decenas de personas sin hogar obligadas a mudarse de un lugar a otro desde su desalojo de un campamento la primavera pasada.

Bajo la atenta mirada de los oficiales de policía de Santa Rosa, unas 25 personas empacaron tiendas de campaña y otras pertenencias, justo cuando la lluvia llegó a la región, en lo que se espera sean varios días tormentosos esta semana.

De acuerdo con Caridades Católicas de Santa Rosa, pocos de los desplazados por la acción del martes sabían hacia dónde se dirigirían, aunque al menos siete aceptaron ser trasladados a refugios locales.

Un puñado simplemente se había mudado al lugar, al menos temporalmente, al frente de la tienda sobre Sebastopol Road y se agazapó bajo un tejabán a medida que la lluvia arreciaba.

“Esta es nuestra vida cotidiana”, dijo Rena Patterson, mientras se preparaba para avanzar por el sendero Joe Rodota, y el perro chihuahua blanco de un amigo se acurrucaba adentro de la parte delantera de su chaqueta. “Cada vez que llego a alguna parte, tengo que empacar y seguir adelante”.

La expulsión de personas sin hogar de un área que una vez estuvo ocupada por una extensa comunidad conocida como Camp Michela, Last Chance Village y Remembrance Village, es la última de una serie de enfrentamientos entre funcionarios públicos y congregaciones de personas sin hogar en la ciudad de Santa Rosa desde al menos el año pasado, cuando los grupos expulsados ​​de un lugar fueron reasentados en otro, sólo para ser obligados a seguir adelante.

Los funcionarios de vivienda y los proveedores de refugios han trabajado para mejorar la disponibilidad de habitaciones para aquellos que no tienen hogares permanentes, pero es un proceso lento y costoso. No hay suficientes camas, y muchas personas necesitadas encuentran que las opciones no están lo suficientemente adaptadas para satisfacer sus necesidades y sacarlas de las calles.

El resultado es que cientos de personas todavía viven al aire libre, sin un lugar legal y seguro para acampar. Cuando se reúnen en algún lugar, los números a menudo se vuelven abrumadores, aumentados por problemas de salud y seguridad, incluida la falta de saneamiento.

El campamento del Dollar Tree todavía era pequeño y tenía menos de dos días. Algunos de sus miembros dijeron que llegaron el domingo, después de que oficiales de CHP les ordenara desalojar un campamento de varias semanas el sábado por la noche, debajo de la carretera 12. Algunas personas más llegaron el lunes.

Habían colocado sus tiendas de campaña contra el lado norte del edificio de concreto y movieron segmentos de la cerca de alambre que había rodeado el terreno vacío —programado para el desarrollo de viviendas asequibles— más cerca del campamento.

Steve Singleton, quien emergió como líder de la comunidad en los últimos días del Campamento Michela, el invierno y la primavera pasada, dijo el martes que pensó que regresar allí ofrecía la posibilidad de unas semanas de paz y tranquilidad mientras los funcionarios locales decidían cómo asignar un estimado de $12 millones en fondos estatales de emergencia para personas sin hogar, esperados por el condado.

Singleton, quien tiene más de 50 años, dijo que las personas sin hogar necesitan poder estar en un lugar durante el día a día para poder funcionar. De lo contrario, pasan parte del día empacando, guardando sus cosas, averiguando dónde dormir por la noche y atendiendo de otra manera las necesidades inmediatas, haciendo imposible trabajar o reestablecer sus vidas.

No puedes funcionar moviéndote todos los días, todos los días, todos los días”, dijo Singleton. “No puedes ser productivo”.

Pero también dijo que el terreno estaba allí, sin uso, a pesar de que el condado había tomado medidas para sacar a los desamparados después de dos años, porque se estaban preparando para comenzar la construcción de un complejo de apartamentos con 175 unidades. Los funcionarios se habían comprometido a encontrar una vivienda adecuada para los desplazados durante el proceso.

Kathleen Finigan, una de las varias defensoras de Homeless Action, que supervisó los eventos del martes, dijo que ver el campamento desmantelado bajo la lluvia “me rompió el corazón”.

“Es injustificable que todos estos seres humanos, sin ninguna culpa, se vean obligados a vivir de esta manera, así que realmente me siento desanimada por esto”, dijo. “¿Por qué tuvieron que hacer esto hoy, bajo la lluvia? ¿Por qué no pudieron esperar un par de días?”.

The Press Democrat [English version]

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma