Noticias

PG&E endurece la crisis con el cuarto apagón de energía en tres semanas

Tyler Silvy
Written by Tyler Silvy

Residentes del condado de Sonoma todavía se recuperan de una serie de dificultades: un incendio descontrolado, evacuaciones obligatorias de escalas sin precedentes y heladas temperaturas durante la noche, ahora puede que pasen hasta una semana sin electricidad, desde que PG&E comenzó su cuarto apagón en tres semanas.

Muchos residentes tenían la esperanza de un breve respiro, inicialmente prometido por PG&E, de que restablecería la energía de un apagón del sábado, antes de que la empresa de servicios públicos volviera a desconectarla el martes. En cambio, solo 5 ciento de los 93,000 clientes residenciales y comerciales del condado afectados por el corte del fin de semana fueron capaces de encender las luces, antes de caer nuevamente en la oscuridad.

Si el más reciente corte de energía de este martes, que se espera que incluya a 86,686 clientes del condado de Sonoma, llegara a extenderse hasta el viernes, hay una buena posibilidad de que muchos residentes del condado hayan aguantado hasta 15 días sin electricidad en octubre. Dependiendo de las condiciones climáticas, PG&E dijo que la restauración de energía podría comenzar el miércoles por la noche.

Deanna Contreras, portavoz de la empresa de servicios públicos, dijo que no han pasado 15 días seguidos sin electricidad, y reiteró que los apagones son necesarios para la seguridad pública.

“De cualquier manera, definitivamente es una dificultad no tener servicio eléctrico”, dijo Contreras el martes. “Entendemos que es un servicio crítico que nuestros clientes necesitan. El único propósito de estos cortes de energía es reducir el riesgo de estos incendios forestales catastróficos que estamos viendo”.

PG&E ha causado muchos de los incendios forestales más devastadores de California en 2017 y 2018, incluido el incendio más catastrófico en la historia del estado el año pasado, cuando el equipo de la empresa encendió el mortal Camp Fire, que mató a 85 personas y destruyó casi 19,000 estructuras. Es por eso que la empresa de servicios públicos más grande del estado, con 5 millones de clientes, desde Bakersfield, hasta Eureka, se declaró en bancarrota en enero bajo el peso de aproximadamente $30 mil millones en pasivos relacionados con incendios.

Aunque Cal Fire emitió un informe diciendo que PG&E no fue el culpable del feroz incendio de Tubbs, que mató a 22 personas y destruyó 5,300 casas en el condado de Sonoma en octubre de 2017, la responsabilidad de la empresa de servicios públicos por el incendio de Tubbs todavía se está litigando en un tribunal.

La compañía ha sido criticada en todos los niveles del gobierno, incluido el gobernador Gavin Newsom, y la cacofonía seguramente crecerá con PG&E vinculado a dos incendios en Lafayette, así como la admisión de la compañía de que las líneas de la empresa de servicios públicos podrían haber provocado el incendio de Kincade el miércoles por la noche, en el norte del condado de Sonoma.

Mientras tanto, el último corte de energía en curso afectará a 596,000 clientes en 29 condados del Norte y Centro de California, y se produce en medio de una ola de frío inusualmente temprana para el condado de Sonoma. También se produce durante los cortes de gas natural no anunciados por PG&E a 25,000 clientes en el camino del creciente incendio de Kincade, lo que significa que algunos clientes se quedarán sin electricidad ni gas durante las temperaturas más frías desde finales de febrero.

El meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional, Steve Anderson, dijo que las secciones del condado verán temperaturas durante la noche hasta el viernes entre los 20 y 30 grados, noches escalofriantes que dijo que son anormales para esta época del año. Por lo general, la mínima durante la noche estaría en los 40 grados. Y el lunes por la noche, la mínima de Santa Rosa fue de 34 grados, la el más fría desde el 23 de febrero, dijo Anderson.

“(Hay) muchas personas con estufas de leña en el oeste del condado, y ya he escuchado las preocupaciones expresadas sobre las personas sin hogar que están iniciando fuegos”, dijo la supervisora ​​del condado Lynda Hopkins el martes.

Alrededor de 100 trabajadores de PG&E se han desplegado en Cloverdale para comenzar a restaurar el gas natural a los clientes en el norte del condado de Sonoma, aunque la mayoría de las aproximadamente 23,000 personas que perdieron el servicio de gas debido al incendio de Kincade no han visto esas restauraciones.

Las personas pueden oler gas cuando vuelvan a casa, debido al proceso de restauración de PG&E, dijo la portavoz Deanna Contreras.

“Es un proceso muy complejo de ventilación de las líneas de todo el gas viejo, asegurándose de que no haya aire en la línea, reintroduciendo gas en la línea, volviendo a encender los medidores de gas y volviendo a encender las luces piloto”, dijo.

PG&E no puede encender el gas si la gente no está en casa y caminarán a la siguiente casa si no responden a los toquidos, dijo Contreras. Instó a las personas a no intentar encender su propio gas y señaló que es normal que PG&E trabaje con Cal Fire para cerrar las líneas de gas debido a incendios activos.

Mapa del movimiento del incendio de Kincade en el norte del condado de Sonoma:

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma