Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Entretenimiento Noticias

Parque de comida celebra herencia latinoamericana en Roseland

Avatar
Written by Carey Sweet

Se llama ‘El Mitote’ y tiene algo para todos los gustos y mucho más.

 

Mientras que Rodrigo Mendoza servía su tostada de pulpo, una especialidad de Charro Negro, su lonchera de comida ambulante en el nuevo Mitote Food Park en Roseland, reflexionó sobre los cambios que ha traído el 2020.

“Durante esta pandemia, ha sido muy difícil para los restaurantes del Condado de Sonoma”, dijo el ex chef de Willi’s Seafood & Raw Bar en Healdsburg. “La nueva forma de comer es al aire libre. Y aquí, solo es de tomar y recoger, de pasar por su comida”.

Sin embargo, para Mendoza y otros operadores de loncheras ambulantes de comida en el parque Mitote de 7,000 pies cuadrados dentro del nuevo desarrollo Roseland Village en Sebastopol Road, la experiencia es mucho más que una transición de platos y cubiertos a cajas compostables para llevar. Mitote ha abierto una oportunidad para que los emprendedores celebren su herencia latinoamericana.

“Ahora soy mi propio jefe”, dijo Mendoza, preparando una tortilla crujiente con trozos de pulpo, tomates cherry, cebollas rojas encurtidas, aguacate, jícama y una franja de crema de chile picante. “Y mi marisco es como lo comerías en México, inspirado en los mariscos mexicanos”.

Al otro lado del estacionamiento, Damián Zúñiga trabajaba en su lonchera, Lucha Sabina, colocando champiñones salteados en tortillas de maíz a la plancha y cubriéndolos con guacamole, salsa y cotija. Es otro propietario con un negocio nuevo, después de una carrera como chef en Agave en Healdsburg y Agave Uptown en Oakland. Ahora vende comida callejera artesanal oaxaqueña y especialidades como los sopes al pastor como son apreciados en Guanajuato.

La comida es una gran parte del estilo de vida latinoamericana, dijo, y está emocionado de compartir delicias menos conocidas como la tlayuda, un platillo oaxaqueño hecho de una tortilla grande y plana untada con frijoles refritos, aguacate, carne, queso oaxaqueño y salsa.

Como dice el lema de Mitote, este es “un lugar dedicado a celebrar el patrimonio y la cultura a través de la comida, la música y las artes”.

Planes más grandes

La gran inauguración oficial del Mitote Food Park (Parque de Comida Mitote) fue el 12 de septiembre, pero el proyecto más grande de Roseland Village que lo rodea ha estado en proceso desde 2005, como un concepto para mejoramiento del vecindario elaborado por el Plan de Visión Urbana de Sebastopol Road, la Comisión de Desarrollo Comunitario del Condado de Sonoma, una organización sin fines de lucro MidPen Housing de Foster City (condado de San Mateo) y la Comisión de Desarrollo Comunitario del Condado de Sonoma.

Los planes para el desarrollo Roseland Village de 7.5 acres incluyen 75 apartamentos de alquiler asequibles, 100 apartamentos de alquiler a precio de mercado, un edificio cívico, una plaza pública de un acre, una biblioteca pública y un salón de comidas Mercado.

Mientras tanto, mientras se lleva a cabo la construcción, Mitote será el lugar para loncheras de comida y reuniones comunitarias.

Casi tan pronto como se hizo el llamado para que la loncheras de comida participaran en un parque incipiente a fines del año pasado, el barrio predominantemente latino de Roseland adoptó la idea como propia. Para la primera reunión informal en el sitio en diciembre pasado, los lugareños se reunieron en una noche a la luz de las velas de cantos tradicionales, devoción al rosario, música y un banquete de pozole y tamales. Se colocaron altares alegremente decorados frente a una lonchera de tacos María Machetes color amarillo y rojo brillante. Los niños se enfrentaron a una piñata gigante en forma de estrella.

De hecho, el nombre Mitote es un homenaje a la cultura latina, dijo el restaurantero del condado de Sonoma, Octavio Díaz, quien está a cargo del Parque Mitote. La antigua palabra latinoamericana-indígena significa baile o fiesta e inspiración, ya que las civilizaciones azteca e inca hicieron que los rituales de danza secular fueran esenciales en sus vidas comunales.

“Mitote es un lugar donde uno viene, habla y tiene ideas para mejorar las cosas”, dijo Díaz. “Queremos hacer de Mitote un lugar donde se relaje con su familia y se conecte entre sí en momentos buenos, buena comida y buena energía”.

La diversidad es una fuerza impulsora detrás del proyecto, agregó Díaz, y cada lonchera de comida ofrece diferentes cocinas, desde parrilladas hasta comida mexicana al estilo sonorense. Algunas de las loncheras ya tenían seguidores, haciendo uso de lugares de estacionamiento a tiempo parcial a lo largo de Sebastopol Road. Pero el nuevo parque los ha unido con un estilo festivo que atrae más tráfico de clientes.

“La mitad de las loncheras son propiedad de minorías, personas de color y personas que viven en Roseland”, dijo Díaz. “Los otros serán loncheras rotativas del Condado de Sonoma, ya que los permisos dicen que ninguna lonchera puede estar aquí más de cinco días a la semana. Todos trabajamos juntos, porque, según mi forma de pensar, un hermano ayuda al otro hermano”.

Comida regional

Las loncheras son de alta gama, cada cocina móvil puede costar entre $100,000 y $200,000, dijo Díaz, las cuales atienden a los lugareños y visitantes de todo el Condado de Sonoma que están ansiosos por probar los aspectos más destacados de Charro Negro como el aguachile en capas de camarón crudo marinado en limón y chile y luego mezclado. con mango, cilantro, jícama, cebollas encurtidas, aguacates y pepinos, todo amontonado en un vaso alto de plástico con borde de hibisco y sal de mole.

Mendoza dijo que le está yendo muy bien con su negocio, el cual exhibe mariscos prístinos y productos locales de la granja What’s Up de Santa Rosa. En broma, Mendoza llamó al concepto de Mitote “Playa y Barrio”, ya que Roseland es históricamente un área de bajos ingresos. Ha apodado a su lonchera como “monstruo marino urbano” por su variedad de camarones, ostras, atún, vieiras, calamares y pescado frito entero.

En suma, esta no es comida mexicana americanizada, sino lo que los latinos han disfrutado durante mucho tiempo en sus propios países. Los tacos de Birria de la lonchera Los Magos tienen carne de res desmenuzada mezclada con cebolla en tortillas de maíz, luego se fríen y se sirven con zanahoria en escabeche picante, rábano, jalapeño, lima y salsa picante. Los invitados se sientan en mesas plegables muy espaciadas debajo de una gran carpa blanca y beben aguas frescas de frutas mientras disfrutan de la música de mariachi a todo volumen emitida por bocinas.

Una lonchera, Antojitos Victoria, ofrece platos familiares como nachos, pero también quesadillas rellenas de ingredientes interesantes como nopales (cactus), chicharrón en salsa verde o pollo en mole verde. Los paquetes se fríen ligeramente para que obtengan un delicioso crujido.

Hecho en México

Para aumentar el atractivo de las loncheras, el parque de alimentos se encuentra junto al Roseland Mercadito, un antiguo edificio de Dollar Store que acaba de ser transformado en una colección de 14 vendedores con coloridas mini tiendas que venden de todo, desde zapatos mexicanos importados hasta joyas hechas a mano y sacos a granel de frijoles y máscaras de luchadores importadas de la Ciudad de México.

Los visitantes pueden deambular por los pasillos, buscando productos tradicionales de Chiapas, Oaxaca, Michoacán y Guerrero, cosas que pueden recordarles a sus países de origen. Pueden comprar un vestido brillante para una quinceañera y conversar con los dueños de las tiendas que perdieron sus trabajos en viñedos y restaurantes debido al COVID-19, pero que están encontrando una nueva vida e ingresos en el mercado.

Al invitar a la comunidad más allá, el maestro de arte de Santa Rosa, Martín Zúñiga, reclutó a niños de secundaria de numerosas escuelas del Condado de Sonoma para pintar murales coloridos dentro del mercado.

“Todo es arte basado en sus sentimientos y lo que está pasando en el mundo ahora”, dijo Díaz, quien coordina el Mercadito.

Para otras comodidades del barrio, Roseland Village alberga organizaciones sin fines de lucro estrechamente vinculadas a la comunidad latina. United Farm Workers reparten mascarillas gratis. Los grupos de asistencia de comestibles reparten cajas de comida gratis a quienes las necesitan. El rescate de animales Esperanza Truck y Compassion Without Borders (Compasión sin Fronteras) de Santa Rosa alberga clínicas veterinarias populares de bajo costo mensuales.

En unos 15 meses, el Mercadito -la antigua Tienda Dollar – será demolido para las nuevas viviendas de Roseland Village. Díaz espera tener los vendedores instalados en sus propias tiendas para entonces.

Para fines de este año, espera comenzar la construcción de un nuevo Mitote más elegante, que se llamará Plaza Temporal, con vallas atractivas, áreas de picnic más cubiertas, baños y un bar. Habrá una sección para niños, pero en lugar de un patio de juegos, Díaz prevé algo más educativo.

“Como algo científico, mostrarles a los niños cómo usar su cerebro mientras juegas”, dijo. “Me encantaría asociarme con una empresa para una sección de informática, porque muchos de los niños de aquí no están expuestos a la alta tecnología”.

Si bien Díaz espera el crecimiento y el “ritmo constante” de Mitote, está agradecido por cómo la ciudad, el Condado y los proveedores han trabajado juntos para hacer realidad el naciente proyecto.

“Nuestros chefs están muy felices aquí en estos tiempos difíciles, y para mí, eso es más valioso que el dinero”, dijo. “Estoy encantado de que estén sintiendo el entusiasmo, de que se hayan arriesgado y lo estén haciendo bien. Ha sido un desafío, pero no hay lugar para no pensar en positivo”.

En Detalle: Mitote Food Park, 665 Sebastopol Road, Santa Rosa, mitotefoodpark.com

 

 

 

 

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma