Noticias

Pareja de Rohnert Park testifica que invasión de policía en su hogar los dejó estresados

Julie Johnson
Written by Julie Johnson

SAN FRANCISCO – Édgar Pérez era un hijo ausente, un usuario de drogas que había admitido a su familia que era adicto a la metanfetamina, testificó su padrastro Raúl Barajas el jueves en un juicio federal de derechos civiles contra la policía de Rohnert Park.

Pérez desaparecía a veces durante días o meses, antes de volver a dormir en el sofá de la casa de su familia en Santa Barbara Drive, en Rohnert Park. Él no tenía un dormitorio allí, pero Pérez mencionó la casa de su familia como su dirección, después de que fue encarcelado en 2010 por posesión de drogas y condenado a libertad condicional.

Así que el 4 de noviembre de 2014, los tres oficiales de la policía de Rohnert Park vinieron a buscar a Pérez, entonces de 35 años, para realizar una visita rutinaria de libertad condicional y asegurarse de que cumplía con las reglas establecidas por el Tribunal Superior del Condado de Sonoma. Pérez no estaba en casa cuando llegaron los oficiales, donde un batido ex sargento, Brendon Jacy Tatum, se deslizó por la puerta trasera de la casa de Santa Barbara Drive con su arma en la mano, luego la enfundó antes de tomar por sorpresa a la familia Barajas.

El jueves fue el tercer día del juicio en el Tribunal de Distrito de EE. UU. en San Francisco, en el caso de derechos civiles contra el Departamento de Seguridad Pública de Rohnert Park, presentado por Elva y Raúl Barajas. Afirman en su demanda que, si bien la policía pudo haber tenido la autoridad para registrar a Pérez, los oficiales violaron las protecciones constitucionales de los miembros de la familia bajo la Cuarta Enmienda, contra cateos sin orden judicial, cuando examinaron cada habitación y armario de la casa. Están demandando a Rohnert Park y a los tres oficiales de seguridad pública involucrados.

“¿Por qué este incidente hizo que usted quisiera cerrar las puertas y cerrar las cortinas?”, preguntó Alexis Amezcua, abogada de la familia, que interrogó a Elva Barajas.

“Porque siento que no tengo ninguna seguridad en mi hogar”, dijo Barajas, hablando en español a través de un intérprete.

“Ahora sabes que cuando el oficial Tatum entró en tu casa, lo hizo con el arma desenfundada. ¿Cómo te hace sentir eso?”, continuó Amezcua.

“Muy mal”, dijo Barajas.

Los abogados del Departamento de Seguridad Pública de Rohnert Park dijeron que los tres oficiales — Tatum, el ahora retirado oficial Dave Rodríguez y el oficial Matthew Snodgrass — fueron atentos y que la búsqueda fue legal, según los términos de la libertad condicional de Pérez, lo que permitió a los oficiales entrar a su casa sin previo aviso a “cualquier hora del día o hora razonable de la noche”.

Pero los Barajas están demandando daños no especificados por la angustia emocional causada por la búsqueda, y en sus declaraciones de apertura el martes, su abogado principal, Arturo González, dijo que no están preocupados por el dinero y que presentaron la demanda para presionar al departamento para que cambie sus prácticas.

El caso destaca al Departamento de Seguridad Pública de Rohnert Park en un momento en que su liderazgo y supervisión de sus oficiales ha sido objeto de escrutinio público.

Tatum renunció en junio, seguido del retiro del director de larga data del departamento, Brian Masterson. Desde entonces, la ciudad ha contratado a un auditor de la policía para llevar a cabo una amplia investigación sobre políticas y prácticas, motivada por quejas sobre sus misiones para interceptar drogas y efectivo en la autopista 101, a menudo muy lejos de los límites de la ciudad.

Los Barajas y su hija testificaron el jueves, revelando más sobre la lucha de Pérez y sus contactos con la policía. Pérez, ahora de 39 años, se encuentra en proceso de rehabilitación de drogas y no declarará en el juicio, que se reanudará el martes.

Los abogados de la ciudad dijeron que Pérez tenía un historial de problemas con la ley. Tatum afirmó en su testimonio que Pérez había proporcionado información a la policía sobre traficantes de drogas para evitar el arresto. Uno de los abogados, Scott Lewis, dijo que las declaraciones de los familiares y los registros judiciales indican que la policía había estado en la casa de Santa Barbara Drive en cinco ocasiones, entre 2003 y 2014.

Lewis cuestionó a Elva Barajas sobre si su angustia fue causada por las acciones de los oficiales durante la búsqueda de 2014 o las circunstancias generales.

“¿Sería justo decir que no fue tanto la conducta de los oficiales durante la búsqueda ese día, que no le gustaba que estuvieran en su casa?”, dijo Lewis.

“Correcto”, dijo Elva Barajas.

González, su abogado, describió a Elva y Raúl Barajas como personas modestas con poca educación académica y que no hablan inglés, lo que significaba que entendían muy poco de lo que los oficiales les estaban diciendo en 2014.

Barajas ha trabajado como transportista de basura local durante 47 años. Y su familia ha vivido en la misma casa de Rohnert Park durante 27 años. Su esposa, Elva Barajas, también trabaja en la limpieza de oficinas y hogares de sacerdotes católicos, y ella nunca fue a la escuela y no sabe leer. Tienen otros dos hijos, incluido otro hijo adulto que tiene una afección cardíaca grave y una discapacidad cognitiva.

Raúl Barajas, quien se convirtió en su padrastro cuando Pérez tenía 3 o 4 años, dijo que Pérez no hablaría con él sobre sus problemas con las drogas o la policía. Barajas dijo que no tenía forma de contactar a su hijo porque Pérez rara vez tenía un teléfono celular.

El caso resalta preguntas legales sobre los parámetros para los oficiales que buscan personas en libertad condicional o bajo palabra, o incluso con órdenes de arresto, cuando las búsquedas involucran a otras personas, como miembros de la familia.

Hadar Aviram, profesor de derecho en la Universidad de California Hastings en San Francisco, dijo que los problemas se están “debatiendo acaloradamente” en una variedad de casos judiciales menores en todo el país.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma