Noticias

Oficial del Condado de Sonoma aplicó candado al cuello de hombre desarmado y murió

Avatar
Written by La Prensa Sonoma

Un hombre de Petaluma que murió la semana pasada en manos de un oficial del alguacil del Condado de Sonoma después de una persecución a alta velocidad, no era un ladrón de autos armado, sino el propietario legítimo de un vehículo que había denunciado robado varios días antes, revelaron los investigadores el lunes.

David Glen Ward, de 52 años, no le dijo a los agentes de la ley que lo detuvieron que había recuperado el Honda Civic 2003, y que estaba intentando conducir a casa, dijo el teniente de la policía de Santa Rosa Dan Marincik.

La familia de Ward y el Departamento de Policía de Santa Rosa, que está investigando su muerte, publicaron nuevos detalles sobre la cadena de eventos que terminó el miércoles cuando un oficial electrocutó a Ward y otro le hizo un candado al cuello, durante una confrontación al oeste de Petaluma.

El incidente comenzó a las 5:41 am del miércoles 27 de noviembre, cuando un detective de la policía de Santa Rosa fuera de servicio vio el automóvil de Ward al este de Graton, cerca de las carreteras Guerneville y Frei, dijo la policía de Santa Rosa en un comunicado de prensa. Ward había informado que su automóvil había sido robado varios días antes en el área no incorporada del oeste del condado de Sonoma. Según los reportes, el sospechoso estaba armado con una pistola, dijo la policía.

El oficial del alguacil del condado de Sonoma, Jason Little, quien ha estado con el departamento por más de doce años, era el oficial más cercano y respondió al área. Alcanzó al Honda Civic 10 minutos más tarde, cerca de Ragle Road, en Sebastopol, y lo siguió desde la distancia, pero no pudo ver al interior del auto ni determinar cuántas personas había dentro.

Little trató de detener el auto cerca de Bloomfield Road y Murray Road. Dos policías de Sebastopol, Andrew Bauer, que ha estado con el departamento durante más de seis años, y Ethan Stockton, que ha estado con el departamento durante más de dos años, también respondieron y estaban detrás de Little en sus patrullas.

Ward inicialmente detuvo su automóvil, pero luego se alejó, seguido por los oficiales, lo que desencadenó una persecución de siete minutos que alcanzó velocidades de más de 70 millas por hora.

Little intentó detener el auto, haciéndolo girar, lo que detuvo el auto por un momento, antes de que Ward se fuera nuevamente. La persecución terminó alrededor de las 6:02 am en Sutton Road, donde Little y los dos oficiales intentaron entrar al auto de Ward. Ward rechazó las órdenes de abrir la puerta de su automóvil o mantener sus manos constantemente a la vista, levantándolas y luego bajándolas de la vista, dijo la policía.

Junto al oficial Charlie Blount, los agentes y policías intentaron sacar a Ward por la ventana del conductor, pero no tuvieron éxito. En un momento, Ward habría mordido a Little y Blount durante la lucha, según el comunicado de prensa.

Los cuatro oficiales usaron armas corporales personales y golpearon a Ward varias veces, según el comunicado de prensa. Little también usó su Taser en Ward, a través de la ventana abierta, pero no fue efectivo.

Blount colocó uno de sus brazos alrededor del cuello de Ward para administrar una restricción carotídea a través de la ventana. El candado al cuello, diseñado para impedir que la sangre fluya hacia el cerebro y dejar inconsciente a una persona, implica colocar el brazo alrededor del cuello del sujeto en forma de V.

Stockton luego rompió la ventanilla del pasajero delantero del automóvil con su bastón y abrió la puerta. Ward fue sacado del auto a través de la puerta y esposado. Estaba desarmado.

Las autoridades colocaron a Ward en el suelo junto a su automóvil. Varios minutos después, alrededor de las 6:10 am, notaron que Ward no respiraba. El oficial Nick Jax, que había llegado con otros tres ayudantes del alguacil después de que Ward había sido esposado, realizó RCP en Ward.

Aproximadamente 10 minutos después, llegó personal médico y se utilizó un desfibrilador en Ward. Luego, una ambulancia lo transportó a Petaluma Valley Hospital, donde fue declarado muerto a las 7:17 am.

Más tarde, las autoridades descubrieron que Ward no era un ladrón de autos, sino el propietario legal del Honda Civic. Sin embargo, Ward no dijo a los oficiales que el auto le pertenecía y “parecía un poco incoherente” cuando fue detenido, dijo Marincik.

El robo del vehículo todavía está siendo investigado por la Oficina del Sheriff del Condado de Sonoma.

La familia y los vecinos de Ward dijeron que tenía problemas graves de salud, incluida la dificultad para respirar y caminar, y expresaron su preocupación por el uso de la fuerza.

Hace unos 20 años, Ward fue atropellado por un conductor ebrio y casi muere, dijo su media hermana, Catherine Aguilera.

“Tuvo que aprender a caminar de nuevo”, dijo su madre, Ernie Ward, que vive en Sebastopol. “Estaba realmente discapacitado por ese accidente”.

Desde entonces, Ward tuvo dificultades para caminar. En los últimos años, también desarrolló una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y una afección cardíaca, dijeron su madre y su media hermana. Usaba un tanque de oxígeno, y a menudo requería de una silla de ruedas, ya que su salud le dificultaba caminar solo.

“Tenía mala salud”, dijo Aguilera, que vive en Monroe, Washington. “Le costaba respirar y es difícil imaginar que tenga incluso la energía o la fuerza para evitar agresivamente un arresto”.

Si bien Marincik confirmó que Ward tenía algunos problemas médicos, no pudo confirmar la naturaleza o el tipo de afecciones. Sin embargo, dijo que los problemas médicos serán parte de la investigación del Departamento de Policía de Santa Rosa sobre la muerte de Ward.

El martes fue realizada una autopsia, pero la causa de la muerte de Ward seguirá pendiente hasta la conclusión de la investigación policial, dijo Roger Fielding, jefe forense adjunto del condado de Marín.

Se permite una restricción carotídea según la política del uso de la fuerza de la Oficina del Alguacil en ciertos casos, incluso cuando un oficial cree que una persona es violenta o puede lastimarse a sí misma o a otros.

El oficial, sin embargo, debe ser entrenado en la táctica. Si se realiza incorrectamente, la restricción puede convertirse en un estrangulamiento que bloquea las vías respiratorias del sujeto, lo que puede ser mortal.

Marincik dijo que no tenía los registros de entrenamiento de Blount y que no podía confirmar si Blount recibió la capacitación adecuada en el procedimiento. La Oficina del Sheriff está llevando a cabo una investigación interna sobre el incidente, que determinará si Blount actuó dentro de la política del departamento.

Blount ha sido oficial de la Oficina del Alguacil del Condado de Sonoma por más de 19 años. Anteriormente, fue oficial del Departamento de Policía de Santa Rosa durante menos de dos años. La familia y los vecinos de Ward lo describieron como una persona amable y apasionada, y un artista talentoso, una habilidad que aprendió de su padre.

Había vivido en Bloomfield, una ciudad al noroeste de Petaluma, desde que era un niño. “Era cálido y acogedor”, dijo Rose Morris, la vecina de Ward que lo conocía desde hace 30 años. “Siempre muy conversador y amigable, así es como lo recuerdo. Así era él”.

Su madre dijo que Ward tenía una “vida difícil”, pero que tenía muchos amigos en la comunidad que lo cuidaban. Ward estaba muy cerca y vivía con su padre. Cuando su padre murió hace cuatro años, Ward tuvo un momento difícil, dijeron familiares y vecinos.

Aguilera dijo que la madre de Ward la llamó el miércoles por la tarde para decirle que Ward había muerto. Ward habría cumplido 53 años el próximo viernes, dijo Aguilera.

“Estaba devastada al escuchar la noticia”, dijo Aguilera sobre la muerte de su hermano. “Por supuesto, existe la pena de perder a alguien, pero la naturaleza del incidente lo hace aún más inquietante”.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma