Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Nuevo plan contra COVID del Condado se enfocará en reducir casos en comunidades de bajos recursos

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

Con dicho plan, las autoridades locales esperan obtener más pronto el permiso del estado para poder reabrir negocios, etc.

 

Las decisiones que están desarrollando los funcionarios del Condado de Sonoma para reactivar la economía local y restaurar la vida pública se enfocan específicamente en las privaciones de las comunidades de bajos recursos como un medio para reducir la transmisión de COVID-19, dijo el miércoles la Doctora Sundari Mase, oficial de Salud del Condado de Sonoma.

 

Pese a que la campaña con múltiples frentes puede tener algunos elementos que impactan a la población en general, especialmente si funciona, las intervenciones planificadas están consignadas principalmente a aquellos cuyos ingresos o estatus socioeconómico los ponen en un riesgo específico de exposición al virus o les impiden tomar las medidas necesarias para evitar transmitirlo, una vez que están infectados, dijo Mase.

 

Dicho plan constituye aprovechar el alcance y el apoyo existente para las comunidades que tienen tasas desproporcionadamente altas de infección por coronavirus y, al hacerlo, obtener el permiso del estado para expandir la actividad económica.

 

El Condado de Sonoma se encuentra ahora entre 10 de los 58 condados de California con operaciones comerciales extremadamente limitadas dado a métricas y estadísticas por las que se considera que tiene una transmisión de coronavirus “generalizada”. El vecino condado de Mendocino es otro.

 

Cada condado ha decaído en el nivel codificado por colores “púrpura” desde el 31 de agosto, fecha en la que cual se introdujo el nuevo sistema, incluso cuando otros Condados del Área de la Bahía han avanzado al nivel más permisible o “rojo”.

 

“Tengo entendido que muchos en la comunidad están frustrados por los cuantiosos desafíos que enfrenta el Condado de Sonoma en sus impulsos por abrir las escuelas y la economía de manera segura”, dijo Mase durante una sesión informativa pública. “Los principales impulsores son las disparidades socioeconómicas: la presión (sobre) los trabajadores esenciales y aquellos que viven con ingresos limitados para que vayan a trabajar a pesar de las atribulaciones de seguridad. Sin permiso remunerado por baja de enfermedad o seguridad laboral, estos trabajadores simplemente no pueden permitirse perder un turno [laboral]. “Además, los ingresos más bajos hacen que las personas compartan el transporte. Más personas se alojan en menos espacio y hay menos opciones de cuidado infantil”.

 

Por lo tanto, los funcionarios de Salud del Condado están trabajando con la Junta de Supervisores y otros administradores para desarrollar un paquete de opciones que reduciría la transmisión de COVID-19, apuntando a aquellos en el cuartil socioeconómico más bajo.

 

Esto incluye un mayor alcance y pruebas entre las poblaciones especialmente afectadas por el virus, incentivos financieros que hacen posible que las personas se queden en casa y no vayan al trabajo cuando están enfermas y vales que les permiten quedarse en hoteles cerca de casa para que puedan aislarse mientras sean contagiosos.

 

Se están ideando pormenores y no queda claro cuándo se implementarán las diferentes iniciativas, aunque tanto la Presidenta de la Junta Susan Gorin como la vicepresidenta Lynda Hopkins han subrayado el apremio de la situación, diciendo que los funcionarios del Condado están autorizados bajo la emergencia de salud declarada desde hace mucho tiempo tomar las medidas necesarias sobre las estrategias apropiadas que otros Condados hayan encontrado efectivas.

 

“En tiempo real, creo que es cómo estamos operando”, dijo Hopkins.

 

El reciente esfuerzo vino en parte dado al aviso del Estado la semana pasada sobre una nueva “métrica de equidad en salud”, mediante la cual se evaluarán los Condados de California para determinar si están listos para pasar de un nivel de actividad económica a otro, dijo Mase.

 

La “métrica de equidad en salud” mide cuántas pruebas positivas se están produciendo entre las personas del Condado que tienen una oportunidad económica limitada.

 

Junto con la cantidad de casos de COVID por cada 100,000 habitantes durante un período de siete días y lo que se llama la “tasa de positividad de la prueba” de siete díasel porcentaje de pruebas que regresan el estado utiliza dichos datos para precisar qué tan seguro es para un Condado expandir el movimiento y la mezcla de personas dentro de un Condado.

 

Desde marzo, el Condado de Sonoma ha registrado 8.558 casos confirmados de COVID-19 y 128 muertes.

De momento, su tasa de casos es de 13 por 100.000, una cifra por encima del 6,9 permitido para una transición al nivel rojo, con una tasa de positividad del 5,1% y del 7,5% para las personas desfavorecidas en el cuartil inferior.

 

Ambos están por debajo del 8% que permitiría al Condado pasar a una categoría más permisiva si no fuese por su elevada tasa de casos, dijo Mase.

 

Pero incluso con la alta tasa de casos, lograr que el nivel de la métrica de equidad en salud esté por debajo del 5% durante dos semanas sucesivas permitiría al Condado cambiar de nivel, “por lo que estamos luchando por esto”, dijo.

 

Los funcionarios cuentan con algunos fondos de la Ley CARES federal y fondos de contingencia para ayudar a financiar las nuevas iniciativas y esperan trabajar con los dueños de negocios interesados ​​en reanudar una mayor actividad comercial, pero no quedó claro qué tan pronto se implementarán las diferentes estrategias.

 

A la vez es imposible predecir qué tan pronto se observará el impacto deseado en las métricas de COVID, dado el hecho de que el aumento de las pruebas probablemente aumentará los números de pruebas positivas a corto plazo, dijo Mase.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma