Comunidad

Niños en el condado de Sonoma sufren las noticias de familias separadas en la frontera

Milagros Gomez
Written by Milagros Gomez

“Mami, vas a volver por mí para recogerme, ¿verdad?”, es una pregunta que la residente de Santa Rosa Irma García ha escuchado muchas veces de su hija de seis años desde que supo de los miles de niños separados de sus padres bajo la política de inmigración “tolerancia cero” de Trump.

La separación de las familias no sólo ha afectado a aquellos detenidos al cruzar la frontera sur de los Estados Unidos sin documentos legales, dijo García, a ella le preocupa el impacto que estos acontecimientos pueden tener en los niños cuando lo ven a través de una pantalla, aspecto que notó en su hija menor cuando reaccionó a las noticias iniciales relacionadas con los niños extraviados por la administración federal.

“Mi hija entiende perfectamente lo que está pasando y ¿sabes lo que hizo?”, dijo García. “Ella recogió sus animales de peluche, los metió en una bolsa y los llevó a Servicios Humanos, y les dijo que quería enviarlos a los niños que están detenidos porque les dijo que ‘cuando mi mamá no está conmigo, me abrazo a un peluche para pretender que es ella y hacerme sentir mejor'”.

García, madre de dos hijos y representante de la fuerza en defensa de la inmigración en North Bay Organizing Project, teme que su hija crezca en una sociedad llena de incertidumbre para la comunidad inmigrante, dijo.

García no es la única madre en el condado de Sonoma preocupada por el impacto de dicha política en los niños, la residente de Healdsburg, Laura Arreguín, recordó haberse sentido frustrada cuando se enteró de las acciones de la administración de Trump a principios de mayo.

El extravío de niños ha provocado ansiedad en la relación de Arreguín y su hijo de 10 años, Jayden Gutiérrez, quienes han conocido la situación por medio de las noticias durante los últimos meses.

“Realmente no me gusta hablar de esto, me pone triste”, dijo el niño Gutiérrez. “Sé que si me quitaran a mi mamá me haría sentir muy triste, porque amo a mi mamá y no quiero separarme de ella”.

Las llamadas para poner fin a las separación de familias por parte de líderes demócratas y republicanos alcanzaron un punto álgido que provocó que el presidente Trump emitiera una orden ejecutiva para terminar la práctica el 20 de junio. Muchas familias detenidas siguen divididas, y los funcionarios de ICE reconocen que la falta de personal ha hecho lento el proceso de unificación justo cuando grupos de defensa de los derechos humanos han exigido el regreso de los niños a los padres detenidos.

“La separación familiar va a causar problemas psicológicos duraderos para los niños“, dijo la abogada de inmigración en Windsor, Maureen McSorley.

“Muchos de estos niños ni siquiera hablan español, sino que hablan idiomas nativos”, dijo McSorley. “Dado que los Estados Unidos no tiene intérpretes en estos idiomas, los niños no pueden comunicarse con nadie durante semanas, dejándolos aún más aislados y solitarios de lo imaginado. Esta reclusión, combinada con no saber dónde está su padre, tiene que ser devastador para el niño”.

De acuerdo el doctor Enrique González Méndez, varios estudios médicos han demostrado que los niños que enfrentan traumas son más propensos a desarrollar problemas relacionados con la salud en la medida que envejecen.

“Desde el punto de vista de la salud, no hay duda de que los niños que sufren traumas, como ser separados de sus padres, tienen muchas más probabilidades de desarrollar enfermedades físicas y mentales, como cáncer, diabetes y presión arterial alta”, dijo González, profesor y director del programa de Estudios Culturales en UCSF. “La razón es porque los niños sienten que su protector los ha abandonado y eso puede representar un verdadero asalto a su salud”.

Aunque las familias ya no son despojadas de sus hijos, Alegría de la Cruz, viceconsejera jefa del Condado de Sonoma, dijo que si la aplicación de la ley de inmigración aumentara en el área, el condado se ha estado preparando para proteger a su comunidad de inmigrantes.

“El Condado de Sonoma reconoció los riesgos y temores únicos que las personas de la comunidad inmigrante experimentarían y sentirían a la luz de los crecientes esfuerzos de aplicación de la ley de inmigración”, dijo De la Cruz. “Dirigido por la Junta de Supervisores, el condado lanzó la Iniciativa de Inmigración del Condado de Sonoma para evaluar y abordar las crecientes necesidades en la comunidad inmigrante”, dijo.

De la Cruz dijo que la iniciativa fue creada para hacer cumplir la seguridad de la comunidad a fin de que pueda brindar auxilio si fueran necesarios recursos de inmigración.

“La sangre vital de nuestra economía y de nuestra comunidad son los inmigrantes”, dijo De la Cruz. “La mejor manera en que podemos proteger y servir a las familias inmigrantes y garantizar una recuperación equitativa es mediante la unión de recursos del sector público, privado y filantrópico para financiar y proporcionar servicios legales de inmigración”.

Aunque McSorley no cree que la política de separar a los niños de sus padres desaliente a las personas a venir a los Estados Unidos, dijo que es importante entender la razón por la cual las familias que deciden huir de su país de origen toman esa decisión, ya que muchas veces intentan evitar que sus hijos terminen muertos.

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma