Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Menos participación en el Censo afectará a comunidades latinas de Sonoma

Avatar
Written by Kaylee Tornay

El Censo de 2020 concluyó el jueves, y pese a que el Condado de Sonoma en suma mostró una tasa de respuesta propia más alta que la de hace 10 años, la baja participación en la parte oeste del condado probablemente afectará los fondos federales para la educación y la atención médica en comunidades que se recuperan de calamidades como incendios forestales e inundaciones.

“Eso es un problema real”, dijo el congresista estadounidense Jared Huffman, cuyo distrito congresional del norte de California se extiende por la costa, desde la Bahía de San Francisco hasta la frontera con Oregón. Dijo que las cifras en su distrito mostraron una mayor participación en las áreas más prósperas, mientras que las comunidades consideradas “difíciles de contar” seguían siendo bajas, a pesar de los esfuerzos de los voluntarios.

“Como saben, ciertos beneficios federales se asignan de acuerdo con fórmulas basadas en datos del Censo”, dijo Huffman. “Lo que no quieres ver es que los ricos se vuelvan más ricos y estas comunidades de escasos recursos no reciben su parte justa”.

Mientras que la tasa de auto respuesta del 70.3% del Condado de Sonoma el jueves (la cual captura todas las respuestas registradas por teléfono, correo o en línea) superó su tasa de 2010 de 68.6%, así como la tasa actual del estado de 69.4%, la auto-respuesta cambió por un amplio margen a través de secciones censales dentro del Condado.

Un sector pequeño en el código de área 95405, circundada por Summerfield Road, Hoen Avenue y Creekside Road, tuvo la tasa de conteo más alta el jueves, con 87.4%. La participación en esos lugares fue aproximadamente de cinco puntos porcentuales más alta que en el Censo de 2010.

El tramo que abarca Bodega Bay, Jenner y la autopista 116 entre la autopista Cazadero y la costa, tuvo la tasa de participación más baja en el condado de Sonoma: 33.4%, casi 10 puntos porcentuales menos que la participación de hace una década.

La fecha límite para ser contabilizada en el Censo de 2020 fue noche.

Los sectores en el Oeste del Condado con participación en el rango del 30% al 50% incluyeron aquellas donde las personas fueron evacuadas durante el incendio de Walbridge, lo que pudo haber tenido un impacto negativo en dicho recuento.

“No sé exactamente cómo eso se tradujo en participación en el Censo“, dijo Huffman. “Pero ciertamente no ayudó”.

Aunque la fecha límite del 15 de octubre no era tan apresurada como el plazo límite para recopilar las respuestas del Censo como inicialmente trató de hacer cumplir la administración Trump, el jueves todavía era una fecha límite anterior a la que los trabajadores del Censo y los activistas comunitarios habían anticipado originalmente. Inicialmente, el Censo estaba programado para finalizar el 31 de octubre.

Angie Sánchez, Jefa de Programas de Corazón Healdsburg, lamenta la pérdida de dos semanas adicionales para poder llegar a más personas en el norte del Condado de Sonoma.

“Teníamos un plan de extensión para el resto del mes”, dijo. “Íbamos a penetrar en algunos de esos otros barrios que no hemos podido. Es realmente injusto para la gente, la comunidad y las organizaciones que hayan decidido de nuevo cambiar los plazos”.

En agosto, la administración Trump buscó finalizar el conteo del Censo prematuramente, el 30 de septiembre, arguyendo que era necesario para poder cumplir con la fecha límite del 31 de diciembre para comenzar a trabajar para redistribuir los escaños en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Los funcionarios de la administración han dicho desde mayo que debido a la pandemia de COVID-19, ese plazo sería imposible de cumplir, y el Congreso en el pasado ha tomado la decisión para extender la fecha si es necesario para reforzar la precisión del conteo.

Un juez de la Corte Federal de Apelaciones bloqueó esa medida en septiembre, lo que permitió que el conteo del Censo continuara hasta el 31 de octubre. Luego, la Administración Trump apeló y la Corte Suprema anuló el fallo del juez federal el martes.

Los plazos reducidos añadieron tensión en un año en el que, incluso antes de que estallaran los incendios forestales en el Condado de Sonoma, la pandemia de COVID-19 ya había creado desafíos significativos para el esfuerzo por lograr un conteo completo.

Nicollette Weinzveg, Directora de Impacto Comunitario de United Way of the Wine Country, dijo que su organización administró fondos de subvenciones en siete condados a organizaciones comunitarias como Corazón Healdsburg para financiar la educación y la divulgación.

“Esas organizaciones tenían tantas cosas maravillosas planeadas”, dijo. “Eso se detuvo a mediados de marzo”.

No obstante, eso no quiere decir que las organizaciones se dieron por vencido. Muchos pasaron a otros métodos. Corazón Healdsburg da varios ejemplos.

Sánchez destacó la importancia de las profundas incursiones de su organización con las comunidades de inmigrantes y de habla hispana que existían antes de que comenzaran a difundir información sobre el Censo. Ella creó ideas sobre una variedad de esfuerzos de llegar a los que están socialmente distanciados y se aseguró de que la gente se diera cuenta de que el personal de Corazón Healdsburg estaba disponible para responder preguntas, e incluso ayudar a los hogares a completar el papeleo o el formulario en línea.

También le dieron un giro censal a las tradiciones que serían reconocibles y accesibles para las familias que estaban tratando de atraer, dijo Sánchez. Llevaron a cabo noches de juegos virtuales invitando a la gente a jugar una versión de lotería que Sánchez había creado, llamada “Censotería”.

Comenzamos a ser creativos sobre cómo llegarle a la comunidad”, dijo.

En otra ocasión, contrataron a un paletero local y caminaron por los barrios, llamando a las familias y ofreciendo paletas a cambio de participar en el recuento.

“Se sintieron como que, ‘podemos salir, confiamos en ti’”, dijo Sánchez. “Venimos con música que reconocen y paletas y hablando español. Es muy distinto.

Ver el impacto de su alcance solo fortaleció su creencia de que cada día que ella y su equipo hubieran podido pasar visitando más vecindarios, habría marcado la diferencia. Y a medida que el conteo llegaba a su fin, no puede restarles importancia a esas pérdidas, porque le ha estado contando a la gente durante meses los impactos presupuestarios a largo plazo de cada persona que no es contada.

“Estamos viviendo el momento del COVID-19, pero también tenemos que pensar”, dijo Sánchez. “El efecto de no ser contado en el Censo es para la próxima década”.

Puede comunicarse con la redactora Kaylee Tornay al 707-521-5250 o kaylee.tornay@pressdemocrat.com. En Twitter @ka_tornay.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma