Entretenimiento Multimedia

Maestra María Serrano mantiene vivo el baile folclórico en Petaluma

Meg McConahey
Written by Meg McConahey

María Serrano reconoció que algunos días está cansada hasta los huesos, con sus tres trabajos, siete días a la semana. Pero cuando está bailando, todas sus preocupaciones se desvanecen.

“Algunas veces estoy muy cansada. Pero tan pronto como pongo el dedo en la música, mi estrés simplemente… whooooosh”, dijo. “Escucho música, y no puedo dejar de moverme. Yo digo que tengo música en mi sangre“.

Serrano está particularmente fascinada con la música y el baile tradicional de su México natal que está decidida a transmitirlo a una generación más joven, que crece lejos de los pueblos y ciudades de México de donde provienen sus padres y abuelos. Dirige Ireri Ballet Folklórico, un estudio de danza en Petaluma dedicado estrictamente a la enseñanza de danzas folclóricas de México.

“Estos niños, nacieron aquí”, dijo. “Son niños estadounidenses. Pero pueden aprender nuestras tradiciones, nuestra cultura. Eso es lo más importante para mí, que nuestra cultura no muera. Quiero simplemente seguir así”.

El suyo es uno de muchos grupos en todo el condado de Sonoma que enseñan o realizan ballet folclórico. Pero Serrano es una maestra extraordinaria que ha sido entrenada profesionalmente en el arte. Y su escuela en Petaluma, localizada en la sala comunitaria de Logan Place, un complejo de viviendas para personas de bajos ingresos en Petaluma Boulevard North, tiene un costo muy bajo, solo $3 por clase, por lo que prácticamente cualquier niño puede asistir.

Serrano dijo que lo hace como un servicio comunitario y por amor al baile. De sus 28 estudiantes, sólo tiene tres niños, pero nunca deja de esperar que más se unan. Los estudiantes tienen entre 3 y 16 años de edad. Serrano incluso tiene algunas madres que están tomando clases con sus hijas porque les parece muy divertido.

Miriam Soto ha estado llevando a su hija, Emily, de 7 años, a clases y dijo que ella misma está ansiosa por comenzar. Lo practicó durante aproximadamente un año cuando era una niña en Sonoma. Ahora, ella quiere que Emily tenga la misma experiencia. Su hija menor, Mavis, solo tiene 2 años, pero ya tiene su propia falda de práctica y adora fingir que es parte del grupo.

Quería que aprendieran la cultura. Todas las regiones en México tienen sus bailes, con ciertos vestidos y su propia historia, y están aprendiendo sobre ellos”, dijo. “También me gusta porque les ayuda a salir de su caparazón, para que no sean tan tímidas con la gente”.

Miriam Reyes, de Petaluma, dijo que su hija Amber de 7 años, tenía miedo de hablar con otras personas antes de entrar al ballet folclórico. “Después de que comenzó a bailar, cambió. Ahora ella está realmente feliz todo el tiempo. Si alguien está triste, ella los abraza y les dice: ‘No te preocupes”. ¿Quieres jugar conmigo?’”.

Parte del encanto del baile es el vestuario, muchos de los cuales consisten en faldas con volantes y colores brillantes con adornos hermosos que se extienden como pavos reales mientras vuelan por la pista de baile.

Pregúntale cómo se siente cuando está vestida, con el maquillaje requerido y los tocados de fantasía, Daphne García, de 12 años, declaró: “Confiada”.

Alondra Ojeda, de 14, ha estado tomando lecciones desde que estaba en el jardín de niños. Ella dijo que ha viajado a México y ha visto a gente común en las aldeas con ropa similar a los trajes que usa para bailar. A ella le encanta eso, el hecho de que la conecta con los mayores de su familia.

“A veces, mi madre pregunta: ‘¿Y si no pudieras bailar?’, Y yo digo que lloraría. Es parte de mí ahora“.

El vestuario puede costar más de $200, que puede incluir sombreros, trenzas postizas, zapatos gruesos de tacón y tocados. Pero Serrano también tiene un masivo guardarropa con vestidos y trajes que guarda en recipientes impermeables gigantes en su patio trasero para las niñas que no pueden adquirir el suyo.

Al crecer en el estado de Michoacán, Serrano comenzó a bailar folclórico cuando tenía solo 6 años, y lo asimiló con tanta facilidad que, para cuando estaba en la escuela secundaria, se lo estaba enseñando a otros niños por dinero. Ella ahorró tantos centavos como fuera posible.

Sus padres insistieron en que estudiara algo práctico y la enviaron a la escuela de secretarias, lo cual odiaba. Pero en 1986 consiguió el primer lugar en una competencia local de baile. Uno de sus competidores más cercanos, un hombre joven, le contó sobre una escuela en un estado vecino donde podría estudiar baile folclórico de manera intensiva para obtener un título universitario. Para consternación de sus padres, ella se fue de casa, usando el dinero que había ahorrado en sus enseñanzas para financiar su camino a través del programa. Se graduó en 1989. A principios de la década de 1990, emigró a California con su esposo y se estableció en Petaluma, donde crió a una hija ahora de 24 y un hijo de 17 años. También tiene una nieta de 19 meses que ya es una bailarina en potencia.

Serrano a lo largo de los años enseñó en varios lugares, desde Novato hasta Santa Rosa Junior College y la Iglesia de San Vicente en Petaluma. Hace unos cinco años, decidió abrir su propia escuela. Ella no tiene ninguna ganancia. La mayor parte del dinero de las cuotas de los estudiantes se destina a la música, el vestuario y otros gastos. Se mantiene a sí misma limpiando casas y haciendo coreografías para quinceañeras, que son una parte clave de las celebraciones.

Cada uno de los 32 estados en México tiene sus propios bailes folclóricos, música y vestuario. Serrano conoce miles de ellos y mantiene una enciclopedia de música grabada para coreografía. Las chicas estudian un grupo diferente cada año, representando diferentes partes de México.

El grupo se presenta en ferias, bautizos, quinceañeras y otros eventos. Cada espectáculo es una hora de baile sin parar, con múltiples cambios de vestuario que tienen que sacar en cinco minutos. Deben realizar un seguimiento de cada accesorio, incluidos pañuelos y rebozos, y asegurarse de que todo esté colocado a la perfección y de acuerdo con la tradición.

“Honestamente puedo decir que no me importa cuántas horas trabaje”, dijo Serrano acerca de su labor, que es realmente un llamado a preservar su cultura. “Cada vez que lo hago, lo disfruto. Estoy tan feliz de ver sus caras contentas y cada vez que actuamos veo el progreso de cada una. Lo hago con todo mi corazón”.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma