Noticias

La diócesis de Santa Rosa divulgó nombres de 39 clérigos vinculados con el abuso sexual infantil

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

El obispo de Santa Rosa, Robert F. Vasa, reveló el sábado los nombres de 39 sacerdotes y diáconos que, según los líderes de la iglesia, cometieron abusos sexuales a niños o fueron acusados ​​creíblemente de tales crímenes, una revelación que marca el reconocimiento más completo del alcance de los escandalosos abusos sexuales de clérigos durante años, para la iglesia católica local.

La lista hecha pública a cerca de 140,000 miembros de la Diócesis de Santa Rosa, así como a los medios, incluye muchos nombres conocidos como casos de abuso de alto perfil, así como varios desconocidos, la mayoría de ellos acusados ​​de delitos desde hace varias décadas.

Al menos 25 de los que figuran en la lista han fallecido, incluidos tres de los cuatro hombres nombrados por primera vez, quienes tuvieron reclamos en su contra cuando eran parte del servicio de la diócesis, y que abarcó desde principios de los años sesenta hasta al menos principios de los ochenta.

Ninguno de los nombrados está sirviendo en el ministerio público de la diócesis, dijo Vasa en el periódico North Coast Catholic, publicado el sábado junto con un comunicado de prensa planeado por mucho tiempo.

Catorce personas en la lista prestaron servicio en la diócesis local en algún momento, pero tuvieron acusaciones en su contra en otros lugares, dijo Vasa.

Pero el obispo dijo que una revisión de los registros indicaba que unos 25 sacerdotes fueron acusados ​​de abusar de unos 100 niños durante su servicio en la diócesis, desde su fundación en 1962 hasta el presente. En el periódico de la iglesia, Vasa lo llamó “un número impactante” que, en parte, lo llevó a hacer la lista pública.

Destacó que cuatro sacerdotes, Gary Timmons, Don Kimball, Austin Peter Keegan y Francisco Xavier Ochoa, fueron responsables de 63 víctimas conocidas. Kimball y Ochoa han fallecido.

“Mi objetivo principal al divulgar los nombres de los sacerdotes y diáconos acusados ​​que sirvieron en Santa Rosa, de esta manera pública, es dar a todas las víctimas de abuso sexual clerical la seguridad de que han sido escuchadas y de que la iglesia está muy preocupada por su bienestar y sanación“, escribió Vasa.

“Es mi oración más profunda y espero que la difusión de estos nombres, de manera consolidada, diga a cualquiera de ustedes que son víctimas, que los hemos escuchado, les creemos, lo afirmamos en su trauma y queremos ayudarlo con el proceso de sanación”.

Los críticos dijeron que la revelación del obispo debería haber proporcionado más detalles sobre la historia de la diócesis de la Costa Norte, que se había caracterizado en el pasado como un refugio intencional para sacerdotes abusivos de otras áreas.

Un abogado que participó activamente en la lucha contra el abuso sexual en la iglesia dijo que la divulgación fue el resultado de la creciente presión de la sociedad civil y los continuos reclamos legales de las víctimas.

Un sobreviviente, que habló a condición de que no fuera identificado, dijo que le parecía que la publicación de la lista era “lo mínimo”.

Dijo que la divulgación debería incluir documentos legales que revelen los detalles de los casos de abuso múltiple, que han sido cubiertos por acuerdos de confidencialidad. La diócesis podría redactar los nombres de las víctimas para su protección y “abrir el testimonio y las declaraciones de todos los sacerdotes, obispos y cualquier otra persona involucrada en estos crímenes atroces”, dijo el sobreviviente.

“Mi creencia es que nunca expondrían todos los años de negación, los dolorosos asesinatos de la personalidad y los impedimentos legales que ocurrieron… durante todo el proceso”, dijo.

La lista de 39 clérigos incluye los nombres bien conocidos de sacerdotes depredadores cuyo comportamiento salió a la luz a partir de mediados de la década de 1990, durante una ola de casos civiles y penales que expusieron a la extensa diócesis de la Costa Norte como un punto focal del escándalo de abusadores católicos. Años antes de que estallaran las faltas generalizadas en todo el país.

Desde entonces, la diócesis ha pagado más de $29 millones en acuerdos legales a víctimas de la infancia, de al menos 10 sacerdotes desde la década de 1990, de los cuales aproximadamente $12 millones están cubiertos por el seguro, dijo Vasa. La Diócesis de Santa Rosa incluye 40 parroquias, desde Petaluma hasta la frontera de Oregón.

“Lamentablemente, hemos tenido eventos de abuso sexual hasta el 2006 y el 2008, y me parece que eso es lo más preocupante”, dijo Vasa en una declaración que acompaña a la divulgación, que también fue publicado en español. “Sin embargo, la gran mayoría de los abusos ocurrieron hace décadas. Esta no es una prueba completa de que la iglesia está progresando en la eliminación de esta gran tragedia, pero creo que esto es un signo de esperanza”.

En su homilía pronunciada el sábado en la Catedral de San Eugenio, el reverendo Frank Epperson instó a unos 200 feligreses a llevarse a casa una copia del periódico diocesano. La “gran mayoría” de los crímenes, señaló, tienen “décadas de antigüedad”.

Epperson también habló de los “tiempos malos” que amenazan a la iglesia y pidió a los feligreses que recitaran la oración a San Miguel Arcángel, un paso recomendado por el Papa Francisco en septiembre.

Victoria Lessler de Santa Rosa, feligrés, aplaudió la acción del obispo. “Ha sido un terrible escándalo”, dijo afuera de la catedral. “Espero que esto sea el final”.

Helen Jennings, de Santa Rosa, dijo que “era hora de que hubiera transparencia en la Iglesia Católica.

“Esta es una forma de reparación para las víctimas y para todos los católicos”, dijo. “Es la iglesia que se va a confesar para todos nosotros”.

La historia de la diócesis incluye varios casos criminales, entre ellos Timmons, un ex sacerdote de St. Eugene que fue declarado culpable de abuso infantil después de que varias víctimas presentaran una demanda por abuso sexual, que tuvo lugar en un retiro de la iglesia, en el condado de Mendocino y otros lugares.

Kimball fue condenado a siete años de prisión por abusar sexualmente de una niña de 13 años, aunque su condena fue desestimada debido a un fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos, que anuló una ley de California que permitía el procesamiento de delitos sexuales con mucho tiempo.

Keegan, quien enfrentaba 102 cargos de abuso sexual luego de su extradición de México, fue liberado por la misma sentencia judicial de 2003. Se creía que había abusado sexualmente de 80 niños, antes de que lo despojaran de sus deberes con la iglesia en 1982. Se sabía que vivía en Oceanside por última vez.

El abogado de Walnut Creek, Michael Meadows, quien manejó los casos de abuso del clero durante 30 años, antes de retirarse el año pasado, representó a varias víctimas de Timmons, Keegan y Ochoa, un sacerdote de Sonoma que se cree que abusó de al menos cinco niños.

Meadows dijo que Keegan “de todas las personas del Norte de California, fue la peor, sin duda“.

Ochoa admitió una conducta sexual inapropiada al entonces obispo Daniel Walsh, en 2006, pero huyó a México pocos días antes de que las autoridades fueran notificadas. Posteriormente, se emitió una orden federal para su arresto por 10 delitos graves de maltrato infantil, pero nunca regresó a los Estados Unidos y murió en México tres años después.

Walsh aceptó el desvío a un programa de asesoramiento en lugar de enfrentar cargos por delitos menores. Abandonó la diócesis en 2011.

“Tengo la sensación de que la cantidad de sacerdotes es mucho más allá de lo que yo sabía”, dijo Meadows, quien tomó declaraciones juradas de los líderes de la iglesia y supo de los secretos de larga data que “todos sabían”.

Melanie Sakoda, secretaria nacional y vocera del Área de la Bahía para la Red de Sobrevivientes de los Abusados ​​por Sacerdotes o SNAP, dijo que encontró siete nombres en la lista que nunca había visto asociados con el abuso del clero. También le complació ver a los miembros de las órdenes católicas, que han sido omitidas por otras diócesis, en la lista de Vasa.

Creo que fue más completo de lo que sospechaba que iba a ser”, dijo.

Ella dijo que SNAP todavía cree que Santa Rosa y otras diócesis también deberían tener en cuenta a las monjas, maestros y otras personas además de los sacerdotes que sirven en el mundo de la iglesia católica y sus escuelas e instituciones.

“Esta es una buena lista”, dijo el abogado Michael Reck, cuyo bufete de abogados con sede en Minnesota, Jeff Anderson and Associates, ha tomado la Iglesia Católica a nivel nacional y ha demandado a todas las diócesis de California.

Pero “el enfoque en los perpetradores muertos”, dijo, “deja fuera la jerarquía que lo cubrió, que los movió”.

La nueva divulgación se produce a raíz de las explosivas revelaciones contenidas en un informe del gran jurado de Pensilvania el año pasado que renovó el ritmo para un mayor escrutinio del liderazgo de la iglesia. Las diócesis católicas en San José y Monterey el año pasado publicaron sus listas de clérigos acusados ​​o que se sabe que han cometido abuso sexual o mala conducta.

Vasa dijo que está buscando transparencia en nombre de la diócesis en un esfuerzo por ayudar a curar a las víctimas y “reconocer que las acciones perversas y pecaminosas de estos sacerdotes nos han afectado a todos“.

Sakoda, con SNAP, dijo que espera que cualquier persona que haya sido maltratada dentro de la diócesis y que no vea el nombre de su abusador llame a la policía, al fiscal general de California, a la prensa, al SNAP, a alguien para asegurarse de que los nombres y sus reclamos sean transmitidos.

Otros deben presentarse, dijo, “para que las personas empiecen a pensar en sus padres, sus hermanos, sus hijos, para que podamos comenzar a mantenerlos a todos a salvo en el futuro“.

LISTA DE NOMBRES: Aquí están los 39 nombres publicados por la Diócesis de Santa Rosa el sábado, que enumera a los sacerdotes y diáconos con vínculos con la diócesis, que los líderes de la iglesia dicen que cometieron abuso sexual infantil o que fueron acusados ​​de tales crímenes.

Nombres previamente publicados:

Patrick Gleeson *
Austin Peter Keegan
Don Kimball *
Vincent O’Neill *
John Rogers *
Anthony J. Ross
Gary timmons

Nombres que forman parte del registro público:

Carmelo Baltazar *
Anthony Bolger *
David Brusky *
John Crews
Francis (John) Ford *
Patrick A. Hannon *
Michael Emmet Kelly
Patrick McCabe
John A. Meenan *
Francisco Javier Ochoa *
Ted Oswald *
Thomas Parker
Bernie Ward
Ron Wiecek

No nombrados anteriormente, acusados de manera creíble:

Francis E. Neville *
Xavier Pallathuparambil *
Alfredo Sobalvarro
James Walsh *

Nombrados debido a lazos con la Diócesis de SR, pero acusados en otras áreas:

Joseph Alzugaray *
Edward F. Beutner *
Kevin Dunne
Don Eagleson *
Don D. Flickinger
J. Patrick Foley *
Ruben Garcia *
Bruce Maxwell *
John moriarty
Mark O’Leary
Daniel Polizzi *
Celestine Quinlan *
Francis Verngren *
Vincent A. Yzermans *

Sin nombrar, pero “han recibido mucha notoriedad” y están “aún bajo revisión”:

George Patrick Ziemann *
John Clayton Nienstedt

* Los asteriscos denotan aquellos que están muertos, según el comunicado de prensa.

Con información del reportero de The Press Democrat, Guy Kovner.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, 7 February 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma