Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Imponen multa de $1,000 a restaurante de Rohnert Park por transgredir las restricciones del virus

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

Puede ver esta nota en inglés aquí.

Un restaurantero de Rohnert Park fue multado con $1,000 el miércoles por transgredir las prohibiciones estatales relacionadas con la pandemia, al no tener más de su estancia con carpas alrededor de sus mesas al aire libre abiertas para que fluya el aire.

El dueño de Mary’s Pizza Shack, Cully Williamson, dijo que se dispone a apelar la citación, diciendo que había invertido bastante en la seguridad de salud pública en su restaurante desde que aloró el coronavirus en el Condado y que había buscado reiteradamente la ayuda de la Ciudad para encontrar una manera de operar en un clima más frío.

Pero después de que un oficial de cumplimiento de Rohnert Park le avisó que no se permitía tener tres lados de la carpa cerrados alrededor de las mesas, el oficial volvió al día siguiente y halló lo mismo, si bien la parte superior de los dos lados se dobló hacia abajo unas 18 pulgadas para que el aire fluyera, dijo Williamson.

De acuerdo a las medidas estatales de salud pública, solo un lado de dicho recinto puede estar cerrado.

“Lo que para mí es tan frustrante es que he estado hablando con la Ciudad durante los últimos tres meses, diciendo: ‘Oye, aquí el clima va a cambiar. Tenemos que solucionar esto’. Y siguen diciendo: ‘las cosas son como son’ y ‘no se pueden poner calentones dentro de la tienda’”, dijo.

“Estoy haciendo todo y siguiendo la ley al pie de la letra, pero lo único que me cuesta trabajo es, ‘¿Cómo no me dejas usar la carpa de una manera que sea segura pero que no -cuál es la frase- sea imposible que el cliente quiera sentarse allí?’”

Williamson detalló su difícil situación en medio de unas esperanzas que se desvanecen de que las estrictas restricciones o las actividades comerciales del Condado de Sonoma sean aminoradas o sean quitadas pronto. Entre ellas se encuentra la prohibición del servicio de comidas y bebidas en los interiores de restaurantes, cervecerías y bodegas.

El Estado aún tiene que responder formalmente a una apelación la semana pasada puesta por los funcionarios de Salud Pública del Condado de Sonoma para la reconsideración, o una solicitud de adjudicación de nivel, de ciertos puntos de referencia vinculados con la transmisión del virus que esperaban que le permitieran al Condado avanzar desde el más restrictivo, nivel púrpura, en el plan de reapertura de cuatro partes del estado para los 58 Condados de California.

“Aunque el caso de adjudicación del Condado fue sólido … no fue en un buen momento”, dijo el miércoles Sundari Mase, directora de Salud del Condado de Sonoma. “Con unos nuevos casos diarios y las cifras de positividad de pruebas que van en aumento con rapidez en todo el estado, California ha decidido esta semana que es poco probable que se aprueben todas las solicitudes de adjudicación”.

Las cifras de infección debido al  virus del mismo Condado también han subido lo suficiente como para que posiblemente ya no importe el que los ajustes estadísticos lo hubiesen posicionado para obtener restricciones más flexibles en los negocios y lugares públicos.

Un aumento que ocurrió el fin de semana en las infecciones diarias por COVID-19, durante el cual el Condado notificó 223 nuevos casos durante dos días, ayudó a que la tasa de casos diarios promedio durante siete días fuera de 15,1 por cada 100.000 residentes. Eso es un aumento de una tasa de casos diaria promedio de 11.5 una semana antes, y más del doble de la tasa de 7 o menos permitida para que los Condados avancen desde el nivel de reapertura púrpura al rojo.

Mase dijo que no pensaba que el Condado pudiese cumplir con los requisitos estatales para avanzar a la etapa de reapertura roja, y señaló que esas medidas métricas deben mantenerse estables durante dos semanas antes de que el Condado pueda conceder operaciones comerciales más amplias permitidas en ese nivel menos restrictivo.

La consecuencia es que las actividades sociales y comerciales en el Condado de Sonoma permanecerán estrictamente restringidas en el nivel inferior de reapertura, como lo ha sido desde fines de agosto. Y el lunes, otros 40 condados de California retrocedieron y se unieron a Sonoma en el nivel púrpura, cuando el gobernador Gavin Newsom “jaló del freno de emergencia” en las reaperturas en un intento por frenar la tasa de infección del virus más alta que ha experimentado el estado desde que comenzó la pandemia hace ocho meses.

Más del 94% de los californianos ahora radican en Condados en los que los restaurantes, bodegas, gimnasios, cines y muchos otros lugares continúan cerrados en el interior, aunque se permiten algunas actividades al aire libre.

Y si el COVID-19 continúa su difusión sin freno, las prohibiciones podrían volverse aún más severas. El Condado de Los Ángeles ha establecido una antesala para nuevos casos, más allá del cual impondrá una orden de estadía en el hogar de tres semanas, además de un toque de queda que va desde las 10 p.m. hasta las 6 a.m. para todos, menos los trabajadores esenciales, un mandato que Mase dijo que los funcionarios del Departamento de Salud de California podrían considerar para todo el estado.

“Ha habido algunas conversaciones sobre eso”, dijo. “Estamos esperando a ver qué deciden el gobernador y el funcionario de salud estatal al respecto”.

Puede comunicarse con la redactora Mary Callahan al 707-521-5249 o mary.callahan@pressdemocrat.com. En Twitter @MaryCallahanB.

 

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma