Comunidad

Hermanos que dirigen Guerneville Taco Truck mantienen viva tradición familiar durante pandemia de coronavirus

Heather Irwin
Written by Heather Irwin

Una legendaria lonchería de tacos queda en el estacionamiento de Safeway al oeste del centro de Guerneville. Por casi 30 años, la familia Vázquez ha preparado sus tacos callejeros estilo Jalisco, quesadillas y famosos burritos estilo California rellenos de carne, arroz, frijoles y papas fritas.

Conocido simplemente como Guerneville Taco Truck, es un secreto entre aquellos residentes que saben y un destino para los que gustan de comidas que han leído reseñas en Yelp.

En años recientes, una nueva generación ha entrado en acción. Los hermanos Rick, Andre, Jorge y Sebastian Vázquez han tomando las riendas no solo de la reconocida lonchera, sino de River Inn Grill y, hasta que fue destruido durante las inundaciones de 2019, el restaurante mexicano original, Taquería La Tapatía.

Ahora con veintitantos años, los hermanos se hacen cargo de todos los aspectos del negocio familiar, haciendo todo desde cocinar a trabajar la cajera y la contabilidad y “todo lo demás”, de acuerdo a Rick, el hermano mayor. No ha sido un camino fácil, con muchos desastres que se les han acumulado.

Pero los hermanos han tomado cada obstáculo con calma. La perseverancia de su padre, desde el tiempo que llegó a Guerneville con un plan, ha tenido algo que ver con eso. Es esa misma perseverancia que los hermanos aplican ahora a su negocio.

En medio de incendios, inundaciones y evacuaciones, han tenido que darle un giro a las cosas muchas veces para mantenerse a flote.

“En los últimos años, nuestros seguidores nos han impulsado a creer en nosotros mismos”, dijo Rick.

“Mi papá nos ha dicho que nunca pasó por tantos retos en tan corto tiempo. Es una locura, pero dijo que estaremos mejor preparados para el futuro”, dijo Rick.

La taquería había sido recientemente renovada cuando fue dañada por las inundaciones del 2019. Fue una pérdida total y los hermanos dijeron que simplemente tuvieron que asumir sus pérdidas y seguir adelante.

“Fue una decisión difícil, pero la aceptamos”, dijo Andre.

También tuvieron que reubicar la lonchera varias veces durante el incendio Kincade para mantenerla a salvo. Luego la pandemia del coronavirus se apoderó del mundo, trayendo consigo un nuevo reto.

“Pensamos que lo peor ya había pasado, pero entonces recibimos la pandemia, y nos consideramos afortunados y contentos de poder seguir dando de comer nuestra famosa comida mexicana”, dijo Andre.

La lonchera sigue funcionando para recibir órdenes para llevar, y River Inn Grill también está abierto para órdenes para llevar.

En la lonchera, los hermanos mantienen una foto descolorida de ellos mismos con su padre del tiempo cuando eran pequeños. Es un recordatorio de lo duro que trabajó su padre y cómo crecieron con el negocio.

“Lo consideramos un pionero. Se aventuró a Guerneville con una visión”, dijo Andre.

Porfirio Vázquez ya está pensionado y “viviendo la vida” en México, de acuerdo a sus hijos. Pero afectuosamente recuerdan haciendo de niños sus tareas y dibujando en el bar de la taquería mientras que su padre trabajaba arduas horas.

“Cuando era un niño, estaba tan molesto”, dijo Andre, de hacer mandados con su padre temprano por la mañana. Porfirio trabajaba durante el día con amigos y familiares para mantener activo el negocio.

“Andábamos por el restaurante y a veces nos hacía que hiciéramos trabajillos. Si nos aburríamos, ponía la televisión. Pero era tan empeñado, y crecimos viéndolo trabajar”, dijo Andre.

La historia de Porfirio de llegar a Estados Unidos en la década de los ochenta como trabajador del campo de Jalisco, es una historia común. De una familia de 10 niños, Rick Vázquez dice que la pobreza en Jalisco era tan severa que su abuelo luchaba solo para que su familia no pasara hambres.

Porfirio quería un nuevo comienzo y oportunidad.

En California encontró trabajo en las vinerías Sterling y Korbel. Pero extrañaba la comida de su tierra.

Con poca comida mexicana disponible aquí, Porfirio eventualmente compró la lonchera original en 1992. Cinco años después abrió Taquería Tapatía.

“Se convirtió en una atracción de la ciudad. La gente llegaba cada año al restaurante en su camino al oceano. La misma gente volvió”, dijo Andre.

La gente vuelve una y otra vez hoy a la lonchera. Hacen fila para el burrito California, el platillo que se vende más.

“No podemos estar más agradecidos a cada uno de nuestros clientes”, dijo Rick. “Porque sin ellos, no estaríamos donde estamos hoy, y estamos contentos”.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma