Comunidad

Herman G. Hernández tiene el activismo en sus raíces

Al crecer en Guerneville, Herman G. Hernández aprendió a ser voluntario a una edad temprana.

“Mi padre nos llevaría a mi hermana y a mí a todos los eventos del Club de Rotario“, dijo. “Recuerdo haber volteado los panqueques en los desayunos, recolectando boletos y sirviendo las mesas en las comidas de cangrejo, recogiendo la basura en las limpiezas del río”.

Hoy, está yendo un paso más allá, al recortar la brecha no sólo entre las comunidades latinas y las comunidades tradicionalmente blancas, sino también entre el mundo corporativo y el activismo social de base.

Como activista comunitario, Hernández lucha contra las inequidades en el sistema. El mejor ejemplo hasta ahora puede ser su trabajo el año pasado, liderando el cargo para exigir que todos los bachilleres de Santa Rosa fueran colocados automáticamente en un plan de estudios de preparación universitaria que satisfaga los requisitos de la universidad estatal de California. La idea es que a ningún graduado de preparatoria se le debe negar la admisión a la universidad simplemente porque no tomaron los cursos correctos.

Como representante de asuntos públicos de PG&E, durante los últimos 10 meses, su rol es principalmente el compromiso comunitario, asegurándose de que las personas estén al tanto de los nuevos programas de seguridad contra incendios forestales, la gestión de la vegetación y prevenir futuros incendios.

Significa que a menudo se presenta a eventos públicos usando ambos sombreros. “A veces es difícil saber a quién represento y, por lo general, lo hago como a mí mismo”, dijo Hernández, de 32 años. “Entonces, creo que sí, trabajo para PG&E y puedo conectarlos con cualquier recurso allí o contestar cualquier asunto. Pero también hago todas estas otras cosas aquí en la comunidad”.

Cuando comenzó a trabajar con PG&E en junio pasado, “algunas personas se preocupaban de que estuviera trabajando para una corporación, especialmente porque fue siete meses después de lo que había sido el incendio forestal más grande en la historia del estado”.

Pero superó cualquier reacción negativa, dijo, al continuar enfocándose en las necesidades de la comunidad.

“Hay diferentes maneras de mover el hilo en un tema que te interesa, y una de ellas es el rol tradicional de activista fuera del sistema y otra está trabajando dentro de la estructura de poder existente, y creo que esa es la forma en que Herman se ha acercado a su trabajo como activista”, dijo Jen Klose, presidenta de la Junta Escolar de las Escuelas de la Ciudad de Santa Rosa, quien trabajó con Hernández en el impulso del currículo de preparación universitaria para todos.

Como miembro de la junta de la Oficina de Educación del Condado de Sonoma (SCOE, por sus siglas en inglés), elegido en 2014, Hernández comenzó a notar que un gran número de graduados de preparatoria, muchos de ellos latinos, no podían postularse a universidades estatales porque no habían completado las clases obligatorias de preparación universitaria.”Recibía llamadas y correos electrónicos de padres que decían: ‘Mi hijo está en su tercer año con un promedio de calificaciones de 3.8 o 4.0, pero no puede solicitar ir a una universidad de cuatro años”.

Al investigar, descubrió que en 2004, sólo 10% de los estudiantes latinos de preparatoria en el condado de Sonoma se graduaban con un plan de estudios A-G y eran elegibles para postularse para las universidades estatales.

José Martínez, presidente de DELAC (Comité Asesor de Aprendices de Inglés del Distrito, por sus siglas en inglés) para las Escuelas de la Ciudad de Santa Rosa, había estado al tanto del problema por varios años, pero no había encontrado una solución. Conoció a Hernández por primera vez en una reunión de Los Cien y no tenía idea de que estaba en el concejo de SCOE. Una vez que comenzaron a hablar sobre las desigualdades en el sistema escolar y cómo los estudiantes latinos de preparatoria parecían afectados de manera desproporcionada, comenzaron a formular un plan para movilizar a los padres para defender a sus hijos.

“Herman vio muchas desventajas cuando iba a la escuela en el condado de Sonoma, especialmente para las personas de color, y quiere cambiar eso”, dijo Martínez. “Creo que hace una buena conexión con la comunidad y la gente confía en que él hará lo correcto“.

Herman se enteró por Klose que el tema había sido sometido a votación en la agenda de la junta escolar de Santa Rosa en 2014 y fue derrotado en una votación de 5-2.

Después de que Los Cien sostuvo foros sobre el tema y comenzó a ganar impulso en la comunidad, Klose se movió para volver a poner el tema en la agenda de la junta escolar. Hernández y Martínez pudieron hacer que docenas de padres escribieran discursos y los entregaran en tres reuniones de la junta escolar, en la sala del ayuntamiento de Santa Rosa. El objetivo era simple: hacer de A-G una designación automática para cada alumno. Los distritos escolares de Napa y del Valle de Sonoma ya habían implementado la política. ¿Por qué no Santa Rosa?

La reunión final de la junta escolar de Santa Rosa sobre el tema duró hasta las 11 pm el 25 de abril de 2018, antes de que la junta votara 5-2 a favor de A-G para todos.

“He asistido a muchas reuniones públicas en los últimos cinco años: reuniones del concejo de la ciudad, reuniones de la junta escolar, reuniones de supervisores, y nunca había visto tantos comentarios públicos en español“, dijo Hernández.

Un plan de estudios de preparación para la universidad es algo que dio por hecho, mientras asistía a la preparatoria El Molino. Es una de las razones por las que él y su hermana, Daniela, son graduados universitarios de primera generación en su familia. Es una oportunidad que su padre no tuvo. Después de graduarse en 1970 de una escuela católica en San Francisco, Herman J. Hernández no estaba preparado para postularse a universidades estatales.

“Mis padres nunca hicieron preguntas en ese momento, porque no tenían idea“, recuerda Hernández padre. “Su principal objetivo era graduarme de la escuela preparatoria”.

El impulso al currículo A-G para todos es exactamente el tipo de activismo del que hablaba Hernández padre en los primeros días de Los Cien, cuando él y otros miembros fundadores del concejo de líderes de la comunidad latina se reunían en la parte trasera de Mary’s Pizza Shack, algo de lo cual su hijo fue testigo de primera mano, yendo a las reuniones cuando estaba en la universidad y de vacaciones.

“Cuando veo cuántos años me tomó a mí llegar a donde él está, a su edad, le doy mucho crédito”, dijo Hernández, miembro fundador de Los Cien y agente de bienes raíces en Guerneville. “Él es parte de una nueva generación que viene con energía, que viene con una mente abierta y viene con inclusión. Así que puede trabajar de manera muy creativa y apasionada y con corazón para servir a toda la comunidad”.

Algunas personas a veces se refieren a ellos como “Herman el Joven” y “Herman el Viejo”, un guiño a los Plinys de la antigua Roma. De su madre, Guillermina, oriunda de León, México, Herman G. aprendió el idioma español, una herramienta que usa todos los días para vincular culturas. Y de su padre, “él definitivamente nos inculcó el lema del Club Rotario, ‘Servicio por encima de uno mismo’, y comprometiéndonos en causas en las que creemos”, dijo el joven Hernández. “Y asegurándote de que si empiezas algo, lo terminas”.

Entonces, ¿qué sigue en su agenda?

“El primer valor que me inspiró a involucrarme en política fue una representación equitativa para todos los grupos demográficos en California, algo que no teníamos en ese entonces y que todavía no tenemos”, dijo. “Con el fin de que las personas lleguen al nivel estatal, primero tenemos que hacer que sean elegidos para los concejos escolares y los concejos municipales”.

¿Tal vez algún día se postule a un cargo público?

“Una gran broma que solía contarles a mis amigos cuando empecé a pensar en política fue que iba a postularme para presidente en 2044. Y la razón detrás de eso es que empecé a mirar las proyecciones del censo, y en 2043 está proyectado que la mayoría en los Estados Unidos será latina. Esa es una broma que todavía busco”.

Escrito para The Press Democrat por John Beck.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma