Comunidad

Healdsburg desecha plan para brindar fondos a inquilinos desalojados de sus hogares

Kevin Fixler
Written by Kevin Fixler

Por el momento, Healdsburg pausó un plan potencial para cobrar a los propietarios miles de dólares en tarifas si desalojan a los inquilinos sin justificación, o si deciden renovar un apartamento sin proporcionar una vivienda alternativa.

El Concejo Municipal desechó una ordenanza de urgencia propuesta el lunes, que habría requerido inmediatamente a los dueños de propiedades proporcionar a los inquilinos desplazados de complejos con varias unidades un pago de asistencia por reubicación en su camino de salida. La decisión se produjo sólo dos semanas después de que el cuerpo de cinco miembros ordenara por unanimidad a su personal que desarrollara la ordenanza ante la insistencia de defensores comunitarios que se habían manifestado abiertamente el mes pasado para la preservación de las limitadas viviendas asequibles en la ciudad.

La ordenanza habría ordenado a los arrendadores pagar hasta $7,000 a inquilinos que hayan desalojado un hogar en el que vivieron durante al menos un año, siempre y cuando no hubieran violado su contrato de arrendamiento y se les hubiera pedido que se fueran sin culpa alguna. Habría eximido a las casas unifamiliares, unidades de abuela y dúplex donde el propietario ocupa una de las unidades.

La vicealcalde Leah Gold y el concejal Shaun McCaffery continuaron apoyando la propuesta en la reunión del lunes, y el concejal Joe Naujokas dijo que aún estaba abierto a la idea de respaldarla, mientras que el alcalde David Hagele y la concejal Evelyn Mitchell dieron un paso atrás. Hagele prefirió buscar alternativas a una ordenanza, mientras que Mitchell dijo que tenía preguntas pendientes y que ya no se sentía obligada a aprobar las nuevas reglas de alquiler en forma de emergencia. Eso detuvo la propuesta porque una ordenanza de urgencia necesita cuatro votos para ser aprobada.

“Esta no es una ordenanza perfecta, lo reconozco”, dijo McCaffery. “Pero creo que es importante que tengamos esto en los libros y de alguna manera detener la hemorragia. Pero puedo contar hasta cuatro, y puedo ver que la ordenanza de urgencia no va a suceder esta noche”.

El plan de pago parecía casi una certeza en la reunión del concejo del 19 de febrero. El administrador de vivienda, Stephen Sotomayor, recibió instrucciones para elaborar un plan final en la reunión, sólo para ver su acción recomendada derribada el lunes tras una ola de oposición de los propietarios locales, corredores de bienes raíces y un ex alcalde de la ciudad que es dueño de una empresa de administración de propiedades.

“Desincentiva a un propietario realizar mejoras porque tendrá problemas potenciales al pedirle a un inquilino que se mude para realizar mejoras en la propiedad”, dijo Carol Lexa, presidenta electa de North Bay Association of Realtors. “Y, de hecho, incentiva a los propietarios a incrementar el alquiler lo más que puedan todos los años para poder mantenerse al día con la cantidad que tendrían que pagarle al inquilino para que se vaya. Creo que todos queremos que haya protecciones, pero no necesariamente sólo en la puerta del dueño de la propiedad”.

El problema de preservar las unidades asequibles para los inquilinos de menores ingresos en la ciudad surgió nuevamente en enero después de que una pareja del condado de Marín compró un complejo de nueve unidades en Piper Street, como una propiedad de inversión. Inicialmente les dijeron a los inquilinos, todos ellos latinos, que podrían permanecer en la transición. Al ver el alcance de las mejoras necesarias, el administrador de la propiedad atendió a los inquilinos con avisos de 90 días para desalojar.

La acción provocó un gran revuelo entre quienes hablan en nombre de las poblaciones vulnerables, incluidos muchos de la clase trabajadora que laboran en la agricultura, restaurantes y hoteles locales.

Junto con algunos de los inquilinos de Piper Street, asistieron a las reuniones del Concejo Municipal y exigieron una acción inmediata, lo que llevó al desarrollo de la ordenanza de urgencia de Sotomayor, quien señaló que el concepto a veces se considera “un control de la renta ligera”.

Uno de los defensores de Piper Street dijo que la repentina revocación de algunos de los miembros del concejo fue “impactante”, sólo dos semanas después de que parecían indicar un claro respaldo a la idea de ayudar a los inquilinos desplazados.

“Para ellos no entender la urgencia y el nivel de inseguridad en torno a la vivienda que está ocurriendo en este momento para los inquilinos es sorprendente”, dijo Ariel Kelley, residente de seis años. “Los inquilinos son la mayoría de nuestra fuerza laboral. Claramente, me parece que hubo mucha presión por parte de la industria inmobiliaria, los propietarios y los grupos de interés que estaban en la audiencia “.

Hagele, quien tiene experiencia en finanzas de bienes raíces comerciales, dijo que el testimonio público lo convenció y sugirió que lo que se presentó ante el concejo fue demasiado reaccionario y que en realidad no abordó el problema de raíz sobre la insuficiente oferta de alquiler en la ciudad. Dijo que temía que la propuesta tuviera un efecto escalofriante en la construcción de más complejos de alquiler multifamiliares, un objetivo clave del concejo actual.

“Creo que no importa lo que hagamos, tenemos que ver cualquier acción que realicemos aquí, ya que estamos ayudando a crear más viviendas o lo estamos desanimando”, dijo. “Hay un sentido de urgencia para los inquilinos que han sido desalojados, y creo que tenemos vías para ayudarlos”.

Su posición fue respaldada por el ex concejal Gary Plass, quien se desempeñó dos veces como alcalde de la ciudad, en 2007 y 2012. Dio las gracias al concejo por escuchar al público en ambos lados del tema, pero los alentó a no continuar con la propuesta.

“Esta es una gran preocupación”, dijo al reconocer que los trabajadores locales fueron desplazados por la venta de propiedades de inversión.

Pero no creo que estemos en la etapa en la que se trate de una emergencia. Creo que es bastante obvio esta noche que hay algo de urgencia, pero no hay suficiente urgencia para que pase esta noche”.

La mayoría en el concejo solicitó que el personal de la ciudad realice más actividades de extensión a la comunidad y regrese en los próximos tres meses con un plan refinado de asistencia para la reubicación de inquilinos, para que pueda ser considerado nuevamente. Si finalmente regresa como una ordenanza propuesta, se requerirían tres votos para su aprobación.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma