Comunidad

Hay miedo entre latinos del condado de Sonoma tras tiroteo masivo en El Paso

Martin Espinoza
Written by Martin Espinoza

Para la madre de Windsor, Érika García, el tiroteo masivo en El Paso, Texas, que mató a 22 personas no solo fue un acto de terrorismo doméstico, sino un acto de genocidio que, según ella, está traumatizando a la comunidad latina.

“Fue dirigido a un grupo étnico”, dijo García, una voluntaria comunitaria en el Distrito Escolar Unificado de Windsor.

“Escuché que algunas madres en la comunidad temen poner a sus hijos en el kínder, debido a los tiroteos en escuelas”, señaló García el martes. “Ahora, con estos ataques étnicos, ese terror se multiplica, y eso es exactamente lo que quieren los terroristas”.

El brutal ataque en El Paso, donde Patrick Crusius, de 21 años, habría conducido 10 horas a Walmart, cerca de la frontera con México, con la intención de “matar a tantos mexicanos como sea posible”, ha sacudido y horrorizado a muchos latinos locales. Algunos de los cuales temían ser detenidos este verano por agentes federales y deportados, como parte de las amenazas de la administración de Trump, respecto a una represión de inmigrantes en varias ciudades de Estados Unidos, ahora temen por sus vidas, indicó García.

“Estos tiroteos, todos estos asesinatos y la persecución de inmigrantes están poniendo en peligro la salud física y emocional de muchas familias“, dijo.

Los latinos comprenden aproximadamente 26 por ciento de la población en el condado de Sonoma, o aproximadamente 130,000 residentes. En todo el país, los latinos representan una proporción menor de la población: 18 por ciento, o 56.5 millones de personas.

Según el Pew Research Center, el número de latinos en la nación ha aumentado 6.5 por ciento desde 1980, cuando había 14.8 millones. Casi dos tercios de los latinos en todo el país nacieron en Estados Unidos.

Andrea Naranjo, gerente de salud mental en el campus de Santa Rosa Community Health en la sección suroeste de la ciudad, dijo el martes que habló sobre el tiroteo en El Paso con un paciente que está tratando por un trastorno de estrés postraumático, debido a la violencia armada.

“Servimos a algunas personas que vienen de otros países, que ya han huido de la violencia”, dijo, “Obviamente, habrá una mayor conciencia y ansiedad relacionada con su experiencia pasada“.

Naranjo comentó que también escuchó a un número creciente de personas expresar su preocupación por estar en un evento público o reunión, sintiéndose inquieta y ansiosa. Dijo que algunos latinos probablemente están experimentando la sensación de estar bajo ataque.

“Es la sensación de que tu cerebro está en guardia, estás alerta de que algo pueda ser un peligro potencial“, explicó Naranjo. “Muchas veces, estar rodeado de una multitud de personas o de muchos extraños realmente provoca ansiedad. Causa nerviosismo y no estás seguro en quién puedes confiar “.

Para muchos latinos del área, la violencia armada en El Paso, y en Gilroy, donde tres personas fueron asesinadas el 28 de julio en el festival anual del ajo, en la ciudad del Norte de California, marcó un nuevo capítulo mortal en el movimiento supremacista blanco de Estados Unidos.

Pero Ron López, jefe del departamento de Estudios Chicanos y Latinos de Sonoma State University, dijo que la violencia y los sentimientos antiinmigrantes recientes siguen un patrón familiar de animosidad en los Estados Unidos, hacia los inmigrantes y los extranjeros.

Los objetivos anteriores, dijo, incluyeron a inmigrantes irlandeses católicos y alemanes, nativos americanos, afroamericanos, judíos, europeos del este, armenios y árabes estadounidenses.

Hoy, el cambio a una economía global, el declive de los sindicatos y otras fuerzas económicas han despojado a muchos de los sueños estadounidenses a los que se sentían con derecho y han llevado a un creciente sentimiento antiinmigrante, dijo.

“Los políticos expertos en el arte de manipular las mentes de las personas pueden decir fácilmente: ‘Esas son las personas que están causando sus problemas’“, subrayó López.

López destacó que el presidente Donald Trump “y otras personas con opiniones similares, realmente han avivado estas ideas de que los blancos están desapareciendo“.

Mientras tanto, García, de Windsor, dijo que está profundamente entristecida por el horrible tiroteo en El Paso, una tragedia que cree que fue fomentada por una retórica política desagradable.

“Lo que sucedió en El Paso está basado en la ignorancia”, dijo. “Se deriva de un racismo alimentado por los partidos políticos y políticos que solo buscan enriquecerse y mantener sus privilegios“.

Christy Lubin, directora del Graton Day Labor Center, estuvo de acuerdo.

“Su objetivo es el miedo”, dijo Lubin sobre tales funcionarios públicos. “Quieren que los blancos teman a los inmigrantes, que los inmigrantes teman al gobierno”.

Pero Lubin dijo que “la valentía siempre será mayor que el miedo”. Alentó a los residentes del condado de Sonoma a conocer a sus vecinos inmigrantes.

“Tenemos más en común que diferencias”, dijo.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma