Noticias

Fiscal del Condado de Sonoma defiende no haber enjuiciado a oficial que toqueteó a reclusa

Nashelly Chavez
Written by Nashelly Chavez

La fiscal de Distrito del Condado de Sonoma, Jill Ravitch, dijo el jueves que su oficina aún carecía de pruebas suficientes para procesar a un ex agente correccional que trabajaba en la Cárcel del Condado de Sonoma, incluso después de la reciente divulgación de los registros de la Oficina del Alguacil, que muestran que había admitido ante los investigadores que había acariciado y besado a una mujer recluida, en marzo de 2017.

Los archivos mostraron que el ex agente, identificado como Garrett Paulson, fue puesto en licencia administrativa poco después del testimonio de una testigo del ilícito contacto sexual, lo que provocó un informe a sus supervisores. Paulson renunció cinco meses después, en medio de un intento de la Oficina del Alguacil de despedirlo.

Ravitch dijo que los registros publicados del caso por la Oficina del Alguacil el 10 de abril, bajo la nueva ley de transparencia policial de California, le dieron a su oficina un primer acceso a los archivos de asuntos internos, que generalmente no se comparten con los fiscales. Ella dijo que su oficina quería revisarlos para ver si la nueva información pudiera cambiar su decisión de hace dos años, de no presentar cargos criminales contra Paulson. No cambiaron nada.

“Encontramos que, en este caso, no teníamos esa evidencia independiente que nos permitiera seguir adelante con el proceso penal”, dijo Ravitch. “No se puede procesar a alguien basándose en lo que dicen. (Los fiscales) deben tener evidencia independiente del crimen”.

Los comentarios de Ravitch marcaron la primera vez que hizo un análisis público del caso y del manejo por parte de su oficina, ya que los registros que detallan la mala conducta de Paulson se hicieron públicos. Mientras tanto, un portavoz del Ejército confirmó que Paulson se desempeña como especialista en medicina de combate, estacionado en Fort Bragg, Carolina del Norte. Su servicio militar no fue confirmado en una historia inicial del 14 de abril sobre el caso.

En la entrevista el jueves en su oficina, Ravitch trató de corregir lo que ella dijo que eran inexactitudes en el resumen de los pasos que llevaron a Paulson a evitar el enjuiciamiento en el caso.

Los fiscales decidieron no presentar cargos contra él el 19 de julio de 2017, casi un mes después de su primera entrevista sustantiva con la víctima, dijo Ravitch. El informe de asuntos internos, en contraste, dijo que los fiscales tomaron esa decisión en mayo de 2017, un mes antes de la entrevista con la reclusa afectada, citando una “falta de cooperación de la víctima”.

Esa caracterización y el cronograma presentado en el informe de asuntos internos eran incorrectos, dijo Ravitch.

“No se basó en la falta de cooperación de la víctima. Se basó en la falta de evidencia“, dijo Ravitch.

El sargento del alguacil del Condado de Sonoma, Spencer Crum, confirmó por separado que la Oficina del Fiscal del Distrito se negó oficialmente a iniciar un proceso judicial hasta julio, aunque “no es raro que los detectives y los fiscales adjuntos discutan la evidencia de un caso y obtengan una opinión informal”, escribió en una declaración preparada.

Como parte de su investigación interna sobre Paulson, los investigadores del alguacil informaron que él había admitido “que ‘probablemente comenzó a tocar (nombre de la víctima) desde el ‘pecho’ hasta su ‘trasero’“.

Sus comentarios fueron suficientes para que la Oficina del Alguacil descubriera que Paulson violó múltiples políticas del departamento, incluidas aquellas que prohíben el contacto sexual de cualquier tipo con los reclusos y el voyeurismo. Las admisiones también llevaron a la agencia a recomendar cargos criminales a la Oficina del Fiscal del Distrito.

Pero Ravitch dijo que su oficina no podía procesar a Paulson basándose sólo en su admisión. La norma legal para la condena en casos penales —culpabilidad más allá de una duda razonable— es más alta que la requerida para las investigaciones de asuntos internos, dijo.

Esa barra habría sido insuperable debido a los hechos del caso, dijo, incluida la falta de un testigo ocular. La reclusa que denunció a Paulson en la cárcel, dijo a las autoridades que escuchó gemidos provenientes de la celda de la mujer anónima, después de que Paulson había entrado, pero no vio lo que estaba ocurriendo en el interior, según los documentos. Paulson dijo a los investigadores que usó la puerta de un armario en la cárcel para bloquear la vista de la celda, según los registros.

En una entrevista con la víctima y el investigador del fiscal de distrito el 20 de junio de 2017, la mujer admitió haber besado a Paulson y que él le había tocado el trasero, pero dijo que no hubo otro contacto físico, dijo Ravitch.

La acusación criminal que los fiscales estaban considerando prohíbe a los oficiales correccionales participar en actividades sexuales con un recluso, incluido el roce o el contacto de los senos y los órganos sexuales, dijo Ravitch. Tocar el trasero de alguien no cumple con ese estándar, dijo Ravitch. No había otra evidencia, aparte de la declaración de Paulson, de que tocó el pecho de la mujer o cualquier otro órgano sexual, dijo.

“No creo que nadie cuestione que la conducta fue inapropiada”, dijo Ravitch. “La pregunta para mí fue: ‘¿Hay pruebas suficientes para presentar cargos penales?‘”

Ravitch dijo que la nueva ley de transparencia policial de California les brinda a los fiscales acceso a información que antes no estaba disponible para ellos. Si bien su oficina tenía una copia del reporte criminal en el caso de Paulson, los hallazgos de las investigaciones de asuntos internos no fueron revelados a los fiscales antes de la nueva ley.

Paulson no respondió a una solicitud de comentarios. Después de su salida de la Oficina del Alguacil, se unió al Ejército en septiembre de 2017 y finalmente fue asignado a la División Aérea 82, como especialista en medicina de combate, dijo el maestro sargento José Colón, un portavoz del ejército.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma