Comunidad Multimedia Noticias

Festival Cinco de Mayo de Roseland seguirá adelante, pero más pequeño

Christi Warren
Written by Christi Warren

The Press Democrat [English version]

Todavía se espera que miles de personas asistan este año al Roseland Cinco de Mayo Festival, en Santa Rosa. Bailarán y cantarán, habrá vendedores para servir todo tipo de comida, desde huaraches y gorditas, hasta los tamales y las enchiladas.

Pero a lo largo de Sebastopol Road, el próximo 5 de mayo, el ambiente será diferente en la celebración con raíces mexicanas más grande de la primavera en el condado de Sonoma, según dijeron los organizadores.

Ante la preocupación de la comunidad inmigrante, por la represión de las autoridades federales de inmigración, los organizadores esperan una drástica disminución en la asistencia.

Como resultado, han decidido reducir el tamaño del festival —la edición número 12, desde que arrancó en 2006—, reduciendo el número de vendedores, de 100 a 50, y también de los escenarios, de dos que había en otras ediciones, a uno.

En un principio, dijo Sylvia Lemus, codirectora del festival, los organizadores habían considerado cancelarlo por completo, una decisión que tomaron los líderes del festival Cinco de Mayo en Filadelfia, que anunciaron esta semana.

“Antes de comenzar nuestras reuniones de planeación, habíamos discutido si deberíamos tener el evento este año, porque hay mucho miedo en la comunidad“, dijo Lemus.

El año pasado, el evento atrajo a 12,000 personas de todo el norte de California a Santa Rosa. Es poco probable que tengan la misma asistencia este año, dijeron los organizadores, reconociendo la ansiedad generalizada entre los inmigrantes, después de escuchar la retórica y la política propuesta por la Casa Blanca, bajo el presidente Donald Trump, sobre aplicar las leyes de inmigración.

El temor compartido es que una gran reunión de inmigrantes latinos en un espacio público corra el riesgo de llamar la atención de agentes de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos —ICE, por sus siglas en inglés—, señaló Lemus.

“No sé si haya familias que pudieran no sentirse seguras este año“, dijo Lemus.

Ella y otra codirectora, Caroline Bañuelos, llevaron esa consideración a los compañeros organizadores cuando comenzaron a reunirse a finales de febrero. Pero el comité rechazó la idea de cancelar por completo.

“Discutimos en nuestras reuniones qué tipo de mensaje enviaría (si canceláramos)”, dijo Lemus. “Es por eso que el comité cree que debemos continuar, que no debemos permitir que esto nos desanime“.

Ante esta situación, los organizadores esperan la asistencia de la mitad del número de personas que llegaron en años anteriores. El área de Sebastopol Road que alberga el festival ocupa el centro comercial de Roseland, en la orilla occidental de Santa Rosa, con una mayoría de población latina. Está llena de mercados, tiendas y restaurantes, y suele ser una colmena de actividades, con madres y sus niños asistiendo a los mercados, y amigos reunidos afuera de las loncheras con tacos a la hora de la comida y la cena.

Pero ante la creciente ansiedad entre inmigrantes, principalmente por las promesas del presidente Trump de construir un muro a lo largo de la frontera sur y los informes de redadas de inmigración en todo el país, el estado de ánimo ha cambiado, indicó Lemus.

“La zona no ha estado tan ocupada ni tan bulliciosa como en el pasado”, apuntó Lemus. “Siempre estamos viendo las noticias, a la policía, las acciones. Nos preguntamos: ¿Se ve mejor? ¿Se ve peor para nuestra comunidad?“.

Los eventos anuales que celebran el Cinco de Mayo en Windsor y Sonoma siguen en marcha, con normalidad, anunciaron sus organizadores.

Angie Sánchez, gerente de extensión comunitaria para La Luz Center, y organizadora del festival anual Cinco de Mayo en la Plaza de Sonoma, dijo que ha estado pensando en la seguridad de los asistentes.

“Será interesante ver cuál es la participación este año”, dijo. “Esperamos que la comunidad se sienta segura”.

El año pasado, el festival de Sonoma atrajo a unas 3,000 personas, dijo, y este año expandirán los espacios, con una nueva zona para niños y un jardín con cantinas donde se venderá alcohol.

El sargento del condado de Sonoma, Spencer Crum, dijo que su oficina ha asegurado a los organizadores del Cinco de Mayo en Roseland que la policía local estará haciendo exactamente lo que siempre hace en tales eventos: hacer cumplir la seguridad pública.

“Hemos asegurado a los organizadores que no vamos a hacer ningún tipo de deportaciones o labor de inmigración, en absoluto”, dijo Crum.

“También les hemos dicho que, operativamente, realmente no vemos al Departamento de Seguridad Nacional entrar en un festival del Cinco de Mayo”, agregó.

Crum dijo que pensaba que sería altamente improbable que los funcionarios de inmigración interrumpieran un evento en el cual los inmigrantes están “disfrutando públicamente de su tiempo con sus familias“.

Un vocero de ICE no respondió a una solicitud de entrevista. Crum dijo que la oficina del alguacil apoya con firmeza el acontecimiento anual y anima a miembros de la comunidad local a presentarse y participar en la celebración.

“Vamos a estar disfrutando del festival y proporcionando seguridad, como siempre lo hemos hecho”, dijo Crum.

Dina López, gerente del programa de inmigración en Caridades Católicas de Santa Rosa, dijo que el miedo que muchos inmigrantes sienten ahora es real. Dijo que algunos defensores de la inmigración aconsejan a indocumentados evitar eventos donde se reunirá un gran número de inmigrantes.

“Por supuesto, las personas tienen miedo de las redadas“, dijo López.

Dijo que asistir a un evento del Cinco de Mayo no es una necesidad, como ir a trabajar o salir a comprar los abarrotes.

Dada la tensión y el miedo que rodea a las deportaciones, algunos inmigrantes se preguntan: “¿Por qué debería ponerme a mí y a mi familia en una situación de riesgo?”, dijo.

Con información del reportero de The Press Democrat, Martin Espinoza.

Reciba noticias semanales en su email haciendo clic en esta línea.


Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

 

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma