Comunidad

Favorecido en el condado de Sonoma el uso de tapabocas, siguiendo las recomendaciones de las autoridades de salud

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

No sugiere nadie que se ven elegantes, pero el creciente uso de tapabocas de cada color y estilo muestra que los ciudadanos están agregando atención y consideración en como se adaptan a las recomendaciones cambiantes hacia cómo podemos reducir la amenaza del contagio global.

Nuevas recomendaciones sobre el coronavirus en los últimos días por parte de los funcionarios de salud federales, estatales y del condado de Sonoma, han resultado en un incremento en el número de personas con tapabocas protectoras en sus bocas y narices cuando hay que salir de sus hogares y andar en el mundo afuera.

“Parece buena idea,” Amy Henry, residente de Guerneville, dijo el lunes afuera del supermercado Raley’s en la calle Fulton en el oeste de Santa Rosa. Ella llevaba puesto un tapabocas que había hecho de la tela de una manga de una camiseta.

En el sucursal del banco de Wells Fargo en la avenida Cleveland, Christi Watson, de 50 años, parecía algo más filosófico, su tapabocas comercial colocado firmemente en su rostro.

“Todos vamos a tener que hacerlo si queremos estar aquí,” dijo Watson, que tiene cáncer, y que está extremadamente motivada a mantenerse a salvo.

En las primeras semanas de los E.E.U.U con el brote del coronavirus, las políticas sobre los tapabocas y su eficacia para prevenir la propagación del virus eran, en muchos de los casos, contradictorias. El mensaje se formaba en gran parte por el deseo de asegurar que los escasos tapabocas quirúrgicos, respiradores N95, y otro equipo protectivo profesional se reservara para los proveedores de atención médica siempre que fuera posible.

Los oficiales de la salud también querían asegurarse de que la gente no empezara a cubrir su rostro y consecuentemente relajar los esfuerzos en las acciones más importantes para defenderse contra el COVID-19: lavarse frecuentemente las manos y el distanciamiento social.

Mientras los científicos dicen que no es seguro si al cubrirse el rostro se puede prevenir que alguien contrate el coronavirus, hay una buena cantidad de evidencia que sí puede ayudar a prevenir el contagio del virus de las personas ya infectadas quienes tal vez no han mostrado ningún síntoma.

Por eso, el departamento de salud de California emitió la semana pasada una nueva directiva a favor del uso de los tapabocas y cubrecaras, seguido este fin de semana por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades y la Oficial de Salud del Condado de Sonoma Sundari Mase.

“Ya que hay gente que se ha contagiado con el COVID-19 que no sabe que tiene la enfermedad, usar una cubierta para la cara puede ayudar a asegurar que esas personas no estén afectando a los demás sin saberlo,” dijo Mase durante una rueda de prensa el lunes. “Esto puede ayudar a disminuir la propagación general del virus y ayudar a mantener la seguridad de la comunidad.

Aunque todavía no es costumbre universal, queda claro que más personas que hace una semana han tomado pasos adicionales para cubrirse el rostro al salir de casa. Esto incluye a gente que ya contaban con un tapabocas sea por el trabajo que hacen o a causa de los incendios forestales, y aquellos que los elaboraron recientemente.

La residente de Santa Rosa, Jean Martin, de 56 anos, es una de los últimos. Después de hacer un poco de investigación en línea, ella cosió algunas piezas de tela de algodón con una lámina adicional en medio como una especie de filtro.

“Me parece que estoy viendo a más personas que los usan,” dijo ella afuera del Target de Coddingtown en Santa Rosa.

Cerca de allí, Gary Friend, de 69 anos, también de Santa Rosa, lucio un tapabocas negro con un estampado de calavera y tibias cruzadas que fue cosido por su ex-esposa.

Mary Ann Harris, residente de Forestville, que estaba en el mismo estacionamiento esperando en su auto, se quitó el pañuelo de camuflaje que estaba sujetado en su rostro con unas cintas elásticas para el cabello, prestadas de su hija.

“Me parece que son muy difíciles para respirar,” dijo Harris, de 70 anos, riéndose. “Y empañan mis lentes.”

En Raley’s, Darlene Anderson, de 71 años, dijo que ella había hecho sus compras sin usar el tapabocas N95, aunque ella tenía uno consigo.

“Yo sé, sé que lo hice mal,” dijo ella. “Tenía que haberlo puesto.”

Adentro de la tienda, ella había comprado ligas para el cabello que ella planeaba usar para convertir una tela cuadrada en un tapaboca más cómoda, similar a uno hecho por el cirujano general estadounidense Jerome Adams en un video de YouTube publicado el viernes.

“Voy a hacer algunas,” dijo ella.

Afuera del Safeway en la esquina de las calles Guerneville y Marlow, Daniel Kofman, de 20 años, anunció que más o menos 40% de las personas en la tienda tenían puesto tapaboca de algún tipo.

El no se contaba en ese grupo de personas, a pesar de las advertencias de sus padres.

“Me puse uno la última vez que estuve aquí, pero me sentía inquieto,” dijo el hombre de Santa Rosa. “Yo era el único.”

La próxima vez, dijo, él llevará puesto un tapabocas.

Pero queda claro que seguirá habiendo gente que no cumple con la recomendación.

Un cliente de Wells Fargo sugirió el lunes que mientras “sí tiene sentido para algunas personas…yo no lo hago.”

Henry, la mujer de Guerneville, dijo que su esposo le dijo “que él no se pondrá uno.”

“Yo creo que él tiene miedo de verse raro,” dijo ella.

Un cliente de Raley’s dijo que él estaba tan molesto que los empleados del supermercado no tenían puesto un tapabocas que él dialogó con el gerente.”

Otro cliente, respondiendo a la pregunta de que si ella tenía un tapabocas, dijo “solo que no lo traje.”

Otras personas dijeron que ellos simplemente no se habían enterado sobre las nuevas recomendaciones.

Pero Ryan Perdue es uno de los que sí habían escuchado las nuevas noticias y sí vinieron preparados. El obrero de Roseville, aquí para una obra de construcción rural en el Condado de Sonoma, estaba haciendo cola en Wells Fargo y llevaba puesto un respirador N95 que consiguió en el trabajo.

“Han dicho que es opcional,” dijo Perdue, de 34 años. “Pero supongo que es mejor que lo haga.”


Lo Que Usted Tiene Que Saber

Los funcionarios de salud a nivel federal, estatal y del condado de Sonoma están de acuerdo con la recomendación de que los residentes usen tapabocas cuando salen al público para prevenir que los que estén infectados con el coronavirus sin saberlo propaguen la enfermedad.

Los cubrecaras no tienen el propósito de sustituir el distanciamiento social, el refugio en el hogar, o el lavado frecuente de las manos.

Las máscaras quirúrgicas, los respiradores N95 y otros tipos especializados de protección deberían ser reservados para los proveedores de atención médica.

Las máscaras de tela deben consistir en múltiples capas. Deberían estar bien sujetadas y se deben lavar con frecuencia. Se deben tirar a la basura si están demasiado flojos o rotos.

Cada tapaboca o cubrecara sólo debe ser usada por un solo individuo.

Aquí se puede encontrar información sobre el uso de tapabocas y cubrecaras, con algunas instrucciones de producción de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

La recomendación de la Oficial de Salud del Condado de Sonoma acerca del uso de tapabocas se puede encontrar aquí.

Traducido por Manuela González-Antonio

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma