Noticias

Familias forzadas a desalojar apartamentos de bajo costo en Healdsburg

Kevin Fixler
Written by Kevin Fixler

Cinco familias en un complejo de apartamentos de bajo costo en Healdsburg que recientemente cambió de dueños tuvieron sus contratos de alquiler terminados por el nuevo propietario, lo que provocó que los vecinos demandaran una apasionada solicitud a la ciudad para que encuentre formas más inmediatas de abordar una crisis de vivienda asequible que, según dicen, se está profundizando, excluyendo a la fuerza local de trabajadores, incluidas las minorías latinas.

Miembros de la comunidad, incluidos cuatro de los inquilinos en el complejo Piper Street, de ocho unidades, llenaron las cámaras del Concejo Municipal el lunes por la noche y exigieron que Healdsburg tome medidas más enérgicas para proteger a los inquilinos afectados y mantener el inventario de viviendas asequibles de la ciudad.

Algunos cuestionaron cómo la ciudad ha estado gastando un incremento a los impuestos aprobado por los votantes hace tres años a las estadías en hoteles, con los ingresos supuestos a preservar y añadir viviendas para trabajadores locales a Healdsburg.

Parece que la mayor parte de ese dinero se gastó en salarios del personal, a lo cual diría que… fue malversado”, dijo Ari Rosen, un chef y restaurador de Healdsburg que ha vivido en Piper Street, frente al complejo de apartamentos desde 2005. “Si la vivienda asequible es el problema número uno, tratémoslo de esa manera. Mantengamos los barrios diversos. Mantengamos diverso el abastecimiento de vivienda”.

Los funcionarios de la ciudad sostienen, sin embargo, que el dinero de los impuestos se ha gastado adecuadamente y que están avanzando en el complicado tema. Citan la contratación de un nuevo administrador de vivienda para asumir el desafío, el desarrollo de un plan de acción de vivienda a largo plazo actualizado y la finalización y planificación de varios proyectos nuevos de vivienda asequible.

Los apartamentos de Piper Street son el más reciente complejo de viviendas en Healdsburg en generar un escrutinio público, en medio de la preocupación por la gentrificación y el desplazamiento de los residentes de bajos y medianos ingresos. En 2015, Prentice Apartments, de 21 unidades, fue vendido a la firma de inversión Larkspur, lo que resultó en el desalojo de todos los inquilinos, la mayoría de ellos latinos.

La nueva disputa fue posterior a la compra de un inmueble por parte de un propietario del condado de Marín, de los apartamentos en la esquina de las calles Piper y Brown, al noreste de la Plaza, por $2.96 millones, según el agente inmobiliario de Compass, Chad Verbish, quien representó a los compradores en el acuerdo. La propiedad también incluye una casa unifamiliar utilizada por un inquilino residente para un preescolar pequeño.

Tres de las unidades están vacantes después de que los inquilinos desalojaron el sitio cuando fue anunciado que el edificio estaba en venta. Los inquilinos restantes, todos los cuales son latinos, habían vivido allí durante años, según el administrador de propiedades, Gail Ryan, de Healdsburg Realty.

Inicialmente, se les dijo a los inquilinos que el cambio en la propiedad no daría lugar a la cancelación de sus contratos de arrendamiento, de acuerdo con las notificaciones emitidas por el nuevo propietario, a través de Ryan. Pero los compradores, Vikram y Juhi Dutt, optaron por revertir el curso luego de ver el alcance de las renovaciones necesarias durante una inspección final, según el último de una serie de avisos a los inquilinos. Las cinco familias tuvieron 90 días para desalojar la semana pasada.

“No sé lo que voy a hacer. Sigo buscando, pero es demasiado caro”, dijo Francisco Argüelles, de 38 años, quien ha vivido en el complejo durante cinco años, con su esposa y sus dos hijos pequeños. “He vivido en Healdsburg durante casi 20 años. Este es mi hogar. Mis dos trabajos están aquí. Mi vida está aquí”.

Argüelles es un cocinero en dos restaurantes de la ciudad. Su esposa, Silvia Díaz, de 40 años, trabaja tiempo parcial como ama de llaves de un hotel, mientras cuida de sus hijos. Pagan $1,595 al mes por su unidad de dos recámaras y un baño.

Para un nuevo alquiler, Argüelles estima que necesita $10,000 para el depósito requerido, y el primer y último mes de renta, una cantidad que la familia no tiene.

Las otras cuatro familias de inquilinos, incluido al menos un residente de más de 20 años, se encuentran en una situación similar, sin un lugar adonde ir en el reducio mercado de alquiler en Healdsburg, que incluye algunos de los bienes raíces más caros del condado de Sonoma. Al operador de preescolar que se encuentra en la propiedad, se le permitirá permanecer con un contrato de arriendamiento por un año, a una tarifa que es de $200 más que su actual alquiler mensual de $2,035. Después de ese año, ella no sabe lo que pasará.

Un mensaje telefónico dejado con Vikram y Juhi Dutt no fue devuelto el miércoles. El complejo fue construido en 1977 y necesita reformas, dijo Verbish, quien representó a la pareja en la compra.

“No sé exactamente cuál es el plan, pero tengo entendido que quieren remodelar los espacios y obviamente cubrir el costo del proyecto, porque es una propiedad de inversión”, dijo Verbish. “Las unidades deben actualizarse, ya que son todas originales”.

Una vez completadas, las unidades serán alquiladas según las tasas de mercado vigentes, dijo Verbish, sin especificar una cantidad.

Amigos y vecinos de los inquilinos afectados han iniciado una campaña en GoFundMe para ayudar con la asistencia de alquiler, recaudando $5,975 desde el domingo. Los defensores de la vivienda, incluida la ex alcalde Brigette Mansell, han pedido a la ciudad que intervenga en el mercado de la vivienda, invirtiendo dinero de los contribuyentes para preservar las unidades asequibles existentes y acelerar la construcción de nuevas unidades. Algunos también han presionado por la imposición del control local de la renta.

“Esta es nuestra ciudad, esta es nuestra identidad. Tenemos que cuidar a nuestros trabajadores”, dijo Mansell al Concejo de la Ciudad el lunes. “No estamos haciendo lo suficiente para la vivienda”.

The Press Democrat [English version]

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma