Comunidad

Falta de dinero y planes detiene desarrollo en el vecindario de Roseland

La mayor organización de líderes latinos del condado de Sonoma recordó a los funcionarios del gobierno local que no han podido financiar un amplio proyecto de vivienda y una biblioteca permanente en Roseland, durante un almuerzo el viernes, centrado en el futuro del vecindario al sur de Santa Rosa.

El evento, organizado por Los Cien, reunió a más de 200 líderes de la comunidad latina para examinar el futuro de Roseland. Antes y después de su anexión a Santa Rosa en noviembre de 2017, el vecindario carecía de inversión y compromiso, y los funcionarios de gobierno que hablaron el viernes reconocieron sus fallas pasadas y luchas futuras.

“Para ser honesta, me siento un poco avergonzada de estar de pie aquí, porque represento a un gobierno que no ha hecho todo lo necesario para servir a todos los miembros de la comunidad”, dijo Margaret Van Vliet, directora ejecutiva de Community Development Commission, del Condado de Sonoma.

Van Vliet presentó una actualización sobre el proyecto de Roseland Village, cuyo objetivo es levantar 175 apartamentos, 75 de los cuales serán para residentes de bajos ingresos, en el corazón de Roseland, sobre Sebastopol Road.

El desarrollo estaría ubicado en siete acres, que actualmente albergan una tienda Dollar Tree, la sucursal temporal de la biblioteca de Roseland y estacionamientos. Los planes para el proyecto, que también incluyen una plaza pública, un patio de alimentos y un edificio cívico permanente, serán presentados ante el Concejo Municipal el martes, para una audiencia de apelación, derivada de una disputa con el propietario de una propiedad cercana.

Roseland Village, que costará decenas de millones de dólares, sigue careciendo de financiamiento completo, dijo Van Vliet, pero el trabajo para construir la infraestructura y los caminos necesarios para apoyarlo comenzará a fines de este año, mientras que los funcionarios continúan buscando dólares adicionales para el desarrollo.

“A pesar de una serie de reuniones y encuestas públicas, y diferentes asuntos en los últimos años, realmente ha habido muy poca actividad en el lugar, dejando lo que imagino es una sensación de promesas vacías donde siguen en pie los edificios en ruinas y el Dollar Tree”, declaró Van Vliet a la audiencia en el Flamingo Conference Resort and Spa.

Al menos Lana Adlawan, gerente de servicios públicos de la Biblioteca del Condado de Sonoma, tuvo algunas buenas noticias para compartir: el distrito de la biblioteca firmó recientemente un contrato de seis años para un nuevo hogar para la sucursal de Roseland, que ha estado compartiendo espacio con el Boys and Girls Club de Central Sonoma, en una vieja tienda de muebles en el futuro sitio del desarrollo de Roseland Village.

La biblioteca atendió a más de 26,000 personas y organizó más de 300 eventos el año pasado, a pesar de que solo estuvo abierto 27 horas de la semana, principalmente por las mañanas, dijo Adlawan. La mudanza a un edificio en 470 Sebastopol Road, que incluye un salón y las antiguas oficinas de una compañía de entrega de marihuana medicinal, Highway 420, le dará a la biblioteca casi el doble de espacio y le permitirá expandirse a 42 horas por semana, dijo .

La biblioteca solo tiene dinero suficiente para pagar el primer año de su contrato de arrendamiento de seis años, explicó. Mencionó que unos pocos cientos de miles de dólares de la ciudad y del condado ayudarán a financiar sus operaciones en el corto plazo, pero una sucursal permanente en Roseland costará millones, que carecen de una fuente obvia.

Phenotopia, otra compañía de cannabis, está planeando abrir en el centro comercial al otro lado de la calle, y la líder comunitaria, Nohemí Palomino, destacó la proliferación de dispensarios en Roseland, como una de las muchas preocupaciones de los residentes.

Palomino dijo que los residentes también estaban preocupados por las altas tasas de desempleo, las disparidades salariales que perjudican especialmente a las latinas y la falta de cuidado infantil asequible. Palomino también desafió a los gobiernos locales a encontrar nuevas formas de involucrar a los miembros de la comunidad, tal vez yendo de puerta en puerta y hablando con las familias.

Santa Rosa quiere ayudar a los residentes de Roseland a involucrarse, pero los esfuerzos de difusión lanzados por funcionarios de la ciudad antes de la anexión perdieron impulso después de los incendios de octubre de 2017, dijo Raissa de la Rosa, gerente de desarrollo económico de la ciudad. Describió los esfuerzos que la ciudad había tomado para conectarse con los dueños de negocios locales, y calificó a Roseland como un “segundo centro de la ciudad” para Santa Rosa, llamando a los residentes a que se involucren, aunque sea para aclarar sus dudas acerca de la política local.

“Ninguna pregunta es tonta”, dijo De la Rosa. “Es cierto: necesitamos que la gente venga y diga, ‘no entiendo por qué esto’, porque nos hace detenernos y pensar”.

Stephanie Manieri, integrante de la junta escolar de Santa Rosa, representante de Roseland, dijo que los residentes habían estado fuera del proceso de toma de decisiones sociales durante mucho tiempo, una dinámica que ayuda a explicar por qué los residentes del vecindario no se han comprometido con el gobierno local. Señaló que el suroeste de Santa Rosa no tendrá la oportunidad de elegir a un miembro del Concejo Municipal hasta finales de 2020, pero dijo que el abandono de Roseland era anterior a esta demora.

Es este efecto compuesto de negligencia histórica que no nos permite ver por qué deberíamos preocuparnos”, dijo. “¿Por qué nos debe importar si otros toman decisiones por nosotros cuando no hemos estado representados?”

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma