Noticias

Ex policía defendió sus acciones en acceso sin orden judicial a casa de una familia en Rohnert Park

Julie Johnson
Written by Julie Johnson

SAN FRANCISCO – Tres oficiales de la policía de Rohnert Park defendiéndose en un caso de derechos civiles federales ante una familia local, acusándolos de un registro ilegal y sin orden judicial de su hogar en 2014, testificaron el miércoles que sus acciones fueron legales y de rutina.

Un elemento clave revelado no estaba en la planeada búsqueda. Con los oficiales Dave Rodríguez y Matthew Snodgrass en la puerta principal de acceso, el ex sargento Brendon Jacy Tatum —quien renunció en junio en medio de una investigación sobre su labor policial— se mantuvo atrás como el llamado “oficial de captura” cuidando las espaldas de sus compañeros y ante la posibilidad de que un sospechoso saliera por una puerta trasera.

Pero en lugar de esperar en una puerta lateral, como dijo a sus compañeros oficiales que haría, Tatum dio la vuelta hacia la parte trasera de la casa, de acuerdo con el testimonio del juicio. Cruzó una puerta abierta con pistola en mano y se dirigió hacia la cocina, enfundando su arma y luego caminando detrás de los residentes Elva y Raúl Barajas. Los oficiales buscaban al hijo de Barajas, Édgar Pérez, de 35 años, quien estaba en libertad condicional por posesión de drogas. No lo encontraron en la casa.

Presionado por el abogado de los Barajas, Arturo González, el miércoles en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. en San Francisco, respecto a si ingresar armado al hogar aumenta el riesgo de la situación, Tatum, de 36 años, declaró que no, y le dijo al abogado “esa es su opinión”.

“¿Estaría de acuerdo en que entrar al hogar por una puerta trasera con el arma desenfundada, expone a la gente al peligro?”, dijo González.

No, no lo estaría“, dijo Tatum.

La demanda de los Barajas depende de si las protecciones de la Cuarta Enmienda de la Constitución de EE. UU. contra las búsquedas irrazonables y sin orden judicial se extendieron a los miembros de la familia de una persona en libertad condicional, lo que le otorga a la policía la autoridad con ciertos límites para buscar los bolsillos, el dormitorio y el vehículo de la persona en libertad condicional. La pareja afirma que los agentes violaron sus derechos en la forma en que ingresaron y registraron su hogar en Santa Barbara Drive, donde han vivido por 27 años.

Para el público, el caso de los Barajas brinda una ventana a la asediada agencia conjunta de policía y bomberos de Rohnert Park, descrita por algunos dentro y fuera del departamento como una supervisión relajada de sus oficiales y un débil liderazgo. El director de Seguridad Pública, Brian Masterson, anunció abruptamente que se retiraría en junio, un año después de que los miembros de su departamento solicitaran su despido en un abrumador voto.

El enfoque del juicio en las acciones de Tatum, durante la búsqueda en el hogar hace cuatro años, es otro ejemplo de preguntas sobre las tácticas policiales que lo siguen, incluso después de que dejó su trabajo y, como dijo, dejó atrás la profesión policial.

La jueza del magistrado de los Estados Unidos, Sallie Kim, ha prohibido a los abogados presentar detalles en el juicio sobre la historia laboral de Tatum, más allá de la búsqueda en la casa de los Barajas, para que los jurados puedan evaluar la demanda por sus propios méritos, basándose en la evidencia presentada sobre el 4 de noviembre.

Como oficial, Tatum dirigió las misiones del departamento de seguridad pública de Rohnert Park, de 2014 a 2017, para interrumpir el flujo de drogas ilegales al condado de Sonoma, haciendo detenciones de tránsito en la autopista 101, a veces lejos de la ciudad, cerca del límite con el condado de Mendocino. Este trabajo atrajo a la ciudad cientos de miles de dólares en confiscaciones. Fue elogiado y premiado por la labor que realizó en esas incautaciones.

Sus tácticas, sin embargo, durante esas detenciones de tránsito han atraído el escrutinio público y las quejas de los sospechosos que ha detenido. A principios de este año, la ciudad resolvió un caso civil separado contra Tatum, presentado por un apostador de alto nivel que acusó a Tatum y otro oficial de apropiarse ilegalmente de su dinero durante una detención de tránsito el 10 de marzo de 2016, en la autopista 101 cerca de Cloverdale, pero sin declarar aproximadamente $10,000 en efectivo que tenía como evidencia, una acusación que Tatum ha negado enérgicamente.

Por otra parte, en 2016 fue documentado que Tatum proporcionó un testimonio falso en el tribunal, lo que lo colocó en la llamada lista de Brady que los fiscales tienen para los agentes de policía con problemas de credibilidad. El veterano oficial renunció en junio, varios meses después de que la ciudad iniciara una investigación interna relacionada con una sola detención de tránsito que realizó en diciembre de 2017.

Y en julio, Rohnert Park anunció que había contratado a un auditor de policía para llevar a cabo una amplia investigación sobre las prácticas y políticas de su departamento de seguridad pública, en medio de una serie de quejas sobre la incautación de drogas y dinero en la autopista 101.

Estos asuntos se han discutido bajo la mesa, durante los dos primeros días del juicio en una sala del tribunal en el piso 15 del tribunal federal. El martes, el primer día, el abogado de Rohnert Park, Scott Lewis, le dijo al juez que no estaba claro si Tatum declararía porque el ex oficial estaba preocupado por la cobertura de los medios.

Pero Tatum apareció en la corte el miércoles y brindó testimonio durante varias horas, y su complicada historia con el departamento de seguridad pública de la ciudad salió a la superficie.

Cuando Lewis comenzó su interrogatorio al ex oficial, comenzó preguntándole a Tatum cuándo inició como oficial de policía. Tatum fue superado por la emoción y contuvo las lágrimas mientras respondía las preguntas del abogado.

En otro momento durante el testimonio de Tatum, el ex sargento se desvió cuando González, el abogado de los demandantes, le pidió que confirmara que había dado un falso testimonio bajo juramento en el pasado.

Usted ha testificado falsamente bajo juramento, ¿verdad?”, le preguntó González.

Después de una larga pausa, Tatum preguntó a qué se refería González, y dijo “si pudieras señalar un caso específico…”.

“Usted es consciente del hecho de que testificó falsamente en la Corte Superior del Condado de Sonoma“, dijo González.

Lewis se opuso, y el juez le dijo a González que continuara con el tema.

Tatum defendió su decisión de ingresar a la casa de Barajas en 2014 y dijo que escuchó a sus compañeros hablar con los residentes y pensó que ya estaban adentro de la casa.

“El registro de una libertad condicional es una cosa fluida, en movimiento”, testificó Tatum. “Usted reacciona; no había un plan, señor“.

Pero su ex colega, Rodríguez, quien se retiró como oficial de policía hace dos años, resquebrajó su testimonio. Al ser interrogado por González, Rodríguez admitió que se sorprendió al ver que Tatum ya estaba adentro de la casa mientras aún estaba hablando con el señor Barajas, a través de la puerta de seguridad cerrada.

“¿Estarías de acuerdo en que cuando un policía entra por la puerta trasera, estarías de acuerdo en que está lleno de peligros?”, dijo González.

“Sí, eso es peligroso”, dijo Rodríguez.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma