Comunidad Entretenimiento

Estudiantes exploran la historia y el legado del mariachi en el condado de Sonoma

Nashelly Chavez
Written by Nashelly Chavez

Vestido con un traje negro de charro, el estudiante de Cali Calmecac Language Academy, Dither Ochoa, de 12 años, cantó ‘Atotonilco’, una pieza tradicional de mariachi; su voz retumbaba en el escenario principal del Luther Burbank Center for the Arts.

Detrás de él, un grupo de músicos cantaba y tocaba la canción, también vestidos con el mismo atuendo tradicional de mariachi. Desde la segunda fila, la madre de Dither, Lilia Ochoa, residente de Rohnert Park, grabó la actuación en su teléfono.

“Él está muy orgulloso del mariachi y de que es parte de nuestra familia”, dijo Lilia Ochoa después de la actuación, y agregó que tanto su padre como su abuelo tocaron en grupos de mariachi. “Estoy realmente sorprendida de que estuviera cantando”.

La presentación del 24 de agosto mostró el talento de Ochoa y otros 31 estudiantes avanzados del Mariachi Camp gratuito del centro, que comenzó hace cuatro años.

El programa de tres semanas está dirigido por José Soto Jr., un recién graduado en educación musical de Sonoma State University que abogó por el campamento después de iniciar un club de mariachi en Elsie Allen High School.

Soto se unió a su primer mariachi a la edad de 10 años mientras aún vivía en Tapalpa, un pequeño pueblo boscoso en la parte sur de Jalisco, México. Al igual que muchos niños de 10 años, esperaba seguir los pasos de su padre, un intérprete de mariachi de primera generación.

“Crecí escuchando eso”, dijo Soto sobre la música. “Si quieres ser un mariachi, tienes que unirte al grupo. Entonces, eso es lo que hice”.

Su interés por el mariachi continuó cuando se mudó a Santa Rosa desde México a la edad de 15 años, tocando eventualmente en una banda de mariachi con su padre y hermanos para ganar dinero extra durante los fines de semana. La experiencia le ayudó a prepararse para su actual papel como director del campamento de mariachi del LBC, donde supervisó a unos 170 estudiantes este verano, dijo.

El programa ha tenido un notable éxito a nivel local, con un incremento en el número de inscripción año tras año desde que comenzó en 2014. El programa se extendió a Cloverdale el año pasado.

Mientras que los jóvenes músicos aprenden a tocar y cantar instrumentos tradicionales de mariachi, como la trompeta y el violín, y finalmente aprenden a tocar canciones de memoria, también estudian los orígenes y el significado del género dentro de la cultura mexicana, dijo Soto.

Soto instruye a sus alumnos a investigar sobre bandas famosas de mariachi o conocidos cantantes, a menudo como un medio para construir conexiones entre sus estudiantes y sus padres.

“Digo: ‘Veamos si podemos comunicarnos un poco más con nuestras familias y descubrir qué saben sobre el mariachi'”, dijo Soto. “¿Qué saben ellos sobre su historia?”.

A medida que los estudiantes regresaban año tras año, Soto decidió formar un grupo avanzado de mariachis que practican durante todo el año, tres veces por semana. Fueron invitados a tocar para Los Cien, una organización de liderazgo entre la comunidad latina antes de su presentación pública más tarde esa noche, donde se les unió Mariachi Voces de Jalisco, un grupo con sede en el sur de California que ganó el segundo lugar en el Festival Nacional de Mariachi en Los Ángeles a principios de agosto.

El conjunto de nueve miembros recibió vítores y aplausos de apoyo de la concurrida audiencia con canciones como ‘Hermoso cariño’, de Vicente Fernández.

“Están haciendo lo que queremos hacer”, dijo Soto sobre el grupo.

La música de mariachi está llegando a los jóvenes y adultos jóvenes del condado de Sonoma de otras maneras, con Sonoma State University y Montgomery High School de Santa Rosa enseñando el género este semestre, dijo Soto.

SSU comenzó su primera clase de mariachi en agosto, donde los estudiantes explorarán historias sobre la inmigración a través de la música de mariachi, dijo Soto. La clase, que se imparte los lunes y viernes por la tarde, es impartida por Lynne Morrow, directora de teatro vocal y musical de la escuela, aunque Soto ha ofrecido ayudar a enseñar a los estudiantes sobre la historia del género y cómo tocar instrumentos.

En Santa Rosa, los estudiantes de la banda de jazz en Montgomery High School continuarán incorporando mariachi en su plan de estudios por tercer año consecutivo, dijo Erik Ohlson, el ex instructor de la banda.

Compró libros de lecciones de mariachi para unos pocos estudiantes interesados ​​hace dos años cuando la escuela tenía suficientes alumnos que podían tocar los instrumentos de cuerda que suelen verse en las bandas de mariachi, como el violín.

El libro, que llegó en inglés y en español, sirvió como plataforma de lanzamiento para el grupo de estudiantes, la mitad de los cuales son latinos.

Este año, esperan tener tres guitarristas, tres violinistas, dos violonchelistas y cuatro trompetistas que trabajen en el mariachi dentro de la banda de jazz, si los horarios de todos lo permiten.

“El objetivo es seguir construyéndolo cada año hasta que podamos convertirlo en una clase separada“, dijo Ohlson. “Siento que si no estamos enseñando música de muchas culturas diferentes, no estamos demostrando el valor que tiene la música”.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma