Comunidad

Elena Wilson had her ‘Quinceañera’ party come true

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

 

[Español abajo]

The Latino community in Sonoma County joined forces to fulfill Elena Wilson’s dream, a girl from Santa Rosa who just wanted a ‘Quinceañera’ party, like any other Latina.

Wilson’s father was deported to Mexico when she was a child. Then her Caucasian mother abandoned her. For now her grandmother, mom’s side, takes care of her and her two little sisters, but knows nothing about Mexican culture and had no resources for a party. The ‘Quinceañera’ was only a dream for Wilson.

But a message from Jenny Chamberlain through Facebook’s chat sent to people in the Latino community changed the whole story.

Wilson had shared her dream with counselor Debora Rust, a volunteer at CASA —an organization that provides support to abused and abandoned children—, who in turn communicated this concern to her friends, one of them told Ramón Meraz and from then on everything is history.

Organized from the social network, the community began to cooperate: Herman G. Hernández donated the dress. Brenda Barahona offered her dressmaker services. Shoes and tiara were a gift from Angel LechónPedro Díaz donated the food for the more than 50 guests. Traditional Mexican refreshments of horchata and jamaica were prepared by María Ramírez. The cake was served by Osvaldo JiménezEsther Lemus helped with tables and decorations. Carlos de Paz brought down the with his DJ skills. Leonardo Rex Nava was the party photographer. And Ariana Aparicio gave the quinceañera her last doll –to symbolize that Elena is now entering womanhood, no longer to play with childish things.

Before the party, Wilson said: ““I know much of my American culture, but I wanted to experience my Mexican heritage,” she said. “I’ve always been closer to my dad, and losing him when he was deported was very hard on me because I was more connected with him. He always talked to me about the quinceañera tradition when I was a little girl.”

The party was on Saturday September 17th at Bennett Valley Senior Center, although Wilson turned 15 on September 12. And here’s the proof, with the images that Rex Nava captured with his community service.

 

Elena Wilson.

Elena Wilson, en el centro, acompañada por su abuela Barbara Chaterlain, su tío Ken Chaterlain, y sus dos hermanas; sus únicos familiares en Estados Unidos. Leonardo Rex Nava/Cortesía

14408161_10211034783172352_1242184628_o

Elena es abrazada por su tío Ken. Leonardo Rex Nava/Cortesía

Elena Wilson.

Félix Ortiz, de El Farolito —restaurante que donó la comida—, posa junto a la abuela Barbara. Leonardo Rex Nava/Cortesía

Elena Wilson.

El postre fue donado por Osvaldo Jiménez, de Moustache Baked Goods. Leonardo Rex Nava/Cortesía

Elena Wilson.

La última muñeca, un regalo de Ariana Aparicio como símbolo para dejar atrás la infancia y convertirse en mujer. Leonardo Rex Nava/Cortesía


ESPAÑOL

Elena Wilson cumplió el sueño de convertirse en quinceañera

La comunidad latina del condado de Sonoma unió esfuerzos para cumplir el sueño de Elena Wilson, una chica de Santa Rosa que tan sólo quería una fiesta de 15 años, como cualquier otra latina.

Y es que el papá de Wilson fue deportado a México cunado apenas era una niña. Luego su madre caucásica la abandonó. Por ahora su abuela, del lado de la mamá, está al cuidado de ella y de sus dos hermanas pequeñas, pero no sabe nada de la cultura mexicana ni tenía los recursos. La fiesta de quinceañera era tan sólo un sueño para Wilson.

Pero un mensaje de Jenny Chamberlain por el chat de Facebook dirigido a más de personas en la comunidad latina cambió la historia.

Wilson había compartido su sueño con su consejera Debora Rust, una voluntaria en CASA —organización que brinda apoyo a menores abusados o abandonados—, quien a su vez comunicó esta inquietud con sus amigos, quienes la dirigieron con Ramón Meraz. De ahí en adelante todo es historia.

Organizados desde la red social, la comunidad comenzó a cooperar: Herman G. Hernández donó el vestido. Brenda Barahona le hizo arreglos con su talento como modista. Los zapatos llegaron como un regalo por parte de Ángel LechónPedro Díaz puso la comida para los más de 50 invitados. Las jarras con agua fresca de horchata y jamaica fueron preparadas por María Ramírez. El postre fue un dulce detalle de Osvaldo JiménezEsther Lemus ayudó a instalar las decoraciones y las mesas. Carlos de Paz fue el DJ. Leonardo Rex Nava tomó las fotos de la fiesta. Y como símbolo de abandonar la infancia para convertirse en mujer, Ariana Aparicio le regaló a Wilson su última muñeca.

Antes de la fiesta, Wilson nos dijo: “Quería experimentar mi herencia mexicana”, respondió. “Siempre he estado más cerca de mi papá, y perderlo cuando fue deportado fue muy fuerte porque estoy más conectada con él. Él siempre me hablaba de eso cuando era más chica”.

La fiesta fue este sábado 17 de septiembre en Bennett Valley Senior Center, aunque Wilson cumplió sus 15 años el 12 de septiembre. Y como prueba, enseguida compartimos algunas de las imágenes que captó Rex Nava en este servicio comunitario.

Reciba noticias semanales en su email haciendo clic en esta línea.


Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra

 

 

Click here for reuse options!
Copyright 2016 La Prensa Sonoma