Noticias

Electores de Santa Rosa rechazaron Medida N para desarrollo de vivienda

El bono de $124 millones promovido por el Concejo Municipal de Santa Rosa y una coalición de grupos empresariales y ambientales, para abordar la profunda crisis de vivienda de la ciudad, se dirigía a una pérdida contundente este martes por la noche.

La Medida N había recibido alrededor de 58 por ciento de los votos en conteos tempranos, muy lejos de la mayoría de los dos tercios necesarios para aprobar la medida del impuesto a la propiedad.

Los partidarios de la medida lanzaron la emisión de bonos como una forma de reducir la escasez de viviendas en Santa Rosa y ayudar a la recuperación de la ciudad tras los incendios forestales destructivos de octubre de 2017, que erradicaron más de 3,000 casas en la ciudad. Pero era opuesta por la coalición sindical organizada más grande de la región y la tribu aliada de Graton Ranchería, que envió una oleada de dólares de publicidad tardía para influir en los votantes contra la medida.

La pérdida fue una expresión contra sus defensores, incluido el concejal Jack Tibbetts, quien dirigió los esfuerzos a favor de los bonos económicos. Dijo que era responsabilidad de los funcionarios de la ciudad asegurarse de que Santa Rosa recibiera una parte del dinero que los votantes de California estaban en camino de aprobar en las Propuestas 1 y 2, y de encontrar otra solución “lista para usar” para ayudar a los residentes locales afectados por la escasez de viviendas.

“Todavía deberían tener esperanza”, dijo Tibbetts, mientras expresaba sus dudas de que cualquier campaña similar de bonos podría tener éxito en el futuro cercano.

Partidarios, incluidos varios desarrolladores de viviendas asequibles sin fines de lucro del Área de la Bahía, invirtieron más de $350,000 para abogar por la Medida N. La campaña unió intereses empresariales y ambientalistas, como parte de una coalición diversa en favor del dinero público para estimular el desarrollo de viviendas particulares.

Pero un desacuerdo sobre los términos de los proyectos financiados por estos bonos impulsó la oposición del Concejo Laboral de Norte de la Bahía y los indígenas federados de Graton Rancheria. Las dos entidades gastaron alrededor de $27,000 combinados en publicidad política para hundir la Medida N, que caracterizaron como una estrategia para llenar los bolsillos de los desarrolladores a expensas de trabajadores que construirían viviendas financiadas con bonos.

Jack Buckhorn, director ejecutivo del concejo laboral, calificó a la Medida N como un “fracaso miserable” y dijo que comenzaría a hacer llamadas el miércoles en preparación para una campaña de bonos en todo el condado, en 2020.

En el período previo al Día de las Elecciones, incluso los defensores firmes de la Medida N reconocieron que el umbral de aprobación de dos tercios era un gran obstáculo para superar. En esencia, los partidarios tuvieron que convencer a suficientes dueños de propiedades para que se impusieran más impuestos para construir nuevos lugares donde otros puedan vivir.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del Norte de California para hispanohablantes.

Posted by La Prensa Sonoma on Thursday, October 18, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma