Comunidad

El uso del idioma español en el condado de Sonoma en la era de Trump

Milagros Gomez
Written by Milagros Gomez

Percibir el español como una lengua extranjera en Estados Unidos pudiera ser irrelevante cuando es el segundo idioma más hablado en la nación, según un informe del Centro de Investigación Pew 2013.

Cuando se trata de hablar español, las opiniones son varias. Mientras algunos perciben el lenguaje como una habilidad relevante en los asuntos diarios, otros sienten la necesidad de suprimirlo por el temor de ser atacados, dijo el doctor Ronald Lopez, profesor asociado del Departamento de Estudios Chicanos y Latinos, en Sonoma State University.

“Muchos grupos de inmigrantes han sido atacados en el pasado, incluidos italianos, irlandeses, judíos y, por supuesto, chinos, japoneses y otros asiáticos y sudasiáticos”, dijo López. “Desde el siglo 20 hasta la actualidad, los mexicanos han sido el objetivo más consistente de la discriminación contra los inmigrantes, lo que hace que muchos se sientan vulnerables al hablar su idioma en público”.

A partir del acceso a la tecnología y al internet, hay videos que se han vuelto virales revelando situaciones en las que la población hispana ha sido una fuente de discriminación al hablar en español. La queja más reciente y popular es la del abogado de Nueva York, Aaron Schlossberg, en mayo pasado, en el cual ataca a comensales de un café.

Según el informe de la Oficina del Censo de Estados Unidos 2017, los hispanos constituyen 26.6% de la población del condado de Sonoma, lo que la convierte en una de las comunidades más grandes que vive en el área.

Hablar español es más que un método de comunicación —aunque no siempre es fácil conservar el lenguaje— es un aspecto crítico que beneficia a los hablantes nativos, explicó la doctora Mariana García Martínez, directora del programa de asistente universitario migrante (CAMP, por sus siglas en inglés) en Mendocino College.

“Crecer hablando español es importante para la comunicación porque facilita mantener ciertas tradiciones vivas”, dijo Martínez.

La complejidad del lenguaje también ayuda a mantener viva la cultura latina, un aspecto que la ex alumna de SSU, Lupe Calvillo, ha percibido al interactuar con los demás.

Ser bilingüe es un aspecto que simplemente surge, ya sea que hables inglés, español o una combinación de ambos idiomas”, dijo Calvillo, mientras explicaba su experiencia en el conocimiento de más de un idioma.

Ser bilingüe no es un fenómeno nuevo. De acuerdo con la constitución estatal de 1849, California fue una vez un estado bilingüe, sus documentos debieron ser publicados en inglés y español durante sus primeros 30 años, pero esa disposición fue descartada más tarde en la ratificación de la Constitución de 1879.

Varias escuelas en el condado de Sonoma ofrecen programas de doble inmersión, que incluyen a Cali Calmécac Language Academy, la escuela primaria Flowery, Cesar Chavez Language Academy, por nombrar algunos, que alientan a los estudiantes a aprender español a una edad temprana.

Rebekah Rocha, directora de César Chávez Language Academy, ha percibido a la institución bilingüe como una oportunidad en la cual los estudiantes no sólo pueden exponerse al idioma español, sino que pueden crecer manteniendo el lenguaje sin importar el origen étnico del estudiante.

“Creo que los niños saben que (hablar español) tiene valor, porque en nuestra escuela hay tanto prestigio hacia el idioma español”, dijo Rocha. “Siempre estamos promoviendo que (nuestros alumnos) sean bilingües, que hablen español y que transmitan el español a otros niños. Los mismos estudiantes le recuerden a los demás ‘tienes que hablar en español”.

Lamentablemente, explicó Rocha, se ha encontrado con situaciones en las que hay más padres que no hablan español alentando a sus hijos a aprender el idioma, que los propios padres hispanohablantes, porque suelen encontrarlo con una calidad deficiente, ya que ese es el idioma que hablan en casa.

“Es interesante porque este año descubrimos que hay menos padres de habla hispana que quieren que sus hijos asistan a escuelas de doble inmersión, en comparación con los padres de habla inglesa”, dijo Rocha. “Tuvimos más solicitantes para nuestra clase de kínder de personas de habla inglesa que querían que sus hijos hablaran español, que los propios hablantes nativos de español”.

Ya no es una sorpresa para Calvillo encontrar hispanohablantes nativos que no saben cómo hablar el idioma, ya que solía encontrarse con situaciones similares al acercarse a sus compañeros latinos en la universidad.

“Si bien muchas personas saben cómo hablar (español), no muchas de ellas lo siguen practicando”, dijo Calvillo. “Conozco personas que saben cómo hablar el idioma pero lo evitan porque se sienten avergonzados y cuando les pregunto por qué me dicen algo como: ‘El español era mi idioma principal cuando crecía y mis padres no querían que me concentrara tanto en él porque no querían que tuviera dificultades para aprender inglés”.

Debido al actual clima político, muchas personas, específicamente la comunidad indocumentada, sienten la necesidad de suprimir el lenguaje, lo que les hace sentir vulnerables, dijo Calvillo.

“He hablado con mucha gente de la comunidad indocumentada y tienen miedo de hablar español en público porque sienten que pueden ser una víctima potencial”, dijo Calvillo.

No sólo es la supresión del lenguaje una causa de preocupación para la comunidad hispana, sino que la discriminación que ocurre a diario también es un tema de conversación durante cualquier día normal, dijo López.

“Mientras que la visión de California sobre la diversidad puede ser más abierta en comparación con otros estados, en realidad es muy regional, y la discriminación puede ocurrir en cualquier lugar”, dijo López. “Incluso adentro de California, depende en gran medida del lugar donde vivas. La discriminación por el lenguaje ocurre incluso en lugares donde hablar español (o cualquier otro idioma) es común”.

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma