Entretenimiento

Documental ‘Harvest Season’ es una “carta de amor” a mexicanos en la industria del vino

Pregúntele a cualquier enólogo o gerente de viñedo y le dirá que el punto crucial de la cosecha radica en el tiempo: cuándo recoger las uvas y cuándo dejarlas colgar.

Pero hay otra cronología en juego, dictada por el clima sociopolítico actual. Con los ardientes debates que estallaron en todo el país sobre las políticas de agricultura e inmigración, la cosecha de vino de 2017 fue el momento perfecto para que el cineasta Bernardo Ruiz abriera el telón y arrojara luz sobre los trabajadores que laboran en los campos, las bodegas y los refugios de viviendas temporales —a menudo una fuerza de trabajo invisible que es columna vertebral de la multimillonaria industria del vino en los condados de Sonoma y Napa.

“Dado el hostil clima antiinmigrante, quería hacer una película sobre la histórica presencia de los mexicanos específicamente en California, pero también en los Estados Unidos en general”, dijo Ruiz, quien pasó varios años viajando desde su casa en Queens, Nueva York a la región vinícola. “Y luego solo quería hacer una carta de amor a esta comunidad”.

Agregue a la mezcla uno de los peores incendios forestales en la historia de California y el resultado es un poema de tono triste y un documental flamable que no podría haberse hecho en ningún otro otoño.

“Harvest Season”, que se estrenó en Mill Valley Film Festival el otoño pasado, y fue transmitido en mayo en PBS, regresa al Área de la Bahía con una proyección el 25 de septiembre en el San Francisco Green Film Festival (greenfilmfest.org), mientras que también estará disponibles en iTunes y Amazon. El documental de 83 minutos sigue al trabajador migrante mexicano René Reyes, quien cruza la frontera con una visa para recoger uvas durante la cosecha; el enólogo veterano Gustavo Brambila, quien sin saberlo se embarca en su cosecha más desafiante hasta la fecha; y la vitivinícola Vanessa Robledo, quien junto con las mujeres de su familia, su madre, María y su hija Jocelyn, se está separando de su familia patriarcal y está saliendo por su cuenta por primera vez.

Si cada estación es un renacimiento, que culmina con la cosecha, entonces la selección anual es un telón de fondo perfecto para las mujeres Robledo, que están comenzando de nuevo de innumerables maneras. Su lucha no es solo contra la Madre Naturaleza, sino también contra la cultura tradicional del machismo, que sigue siendo una fuerza predominante hoy en día, ya que las desigualdades entre mujeres y hombres son objeto de acalorados debates.

Después de divorciarse de su esposo, Reynaldo Robledo, fundador de Robledo Family Winery, en Sonoma, María se dedicó a cultivar uvas en tierras que plantaron en 1984, en Sonoma y Napa.

“Mamá se defendió por primera vez en su vida, me hizo más fuerte”, dice su hija, Vanessa, en la película.

“Mi madre es una mujer muy tradicional, no habla inglés”, dijo Vanessa Robledo en una entrevista. “Ella vino de México cuando tenía solo 18 años. Estaba casada con mi padre desde que tenía 16 años. Dejó todo lo que sabía en un pequeño pueblo para venir a apoyar a mi padre en lo que él imaginaba como el futuro de la familia, que era la agricultura en la industria del vino. Tenían la visión de que iban a tener muchos hijos para ayudar a cultivar los viñedos”.

Vanessa, una de nueve hijos, aprendió a cultivar a una edad temprana y comenzó a traducir las negociaciones comerciales para su padre cuando era adolescente. Eventualmente se convirtió en presidenta de la bodega, pero “hubo ciertas cosas culturales que se convirtieron en un desafío para mí: estar constantemente golpeando una pared en mi familia”, dice en la película.

Vanessa decidió abandonar el negocio familiar, a pesar de que su padre le advirtió “si te vas, pierdes todo”. Ahora, junto con su madre, cultivan la tierra juntas, enfrentando no solo los peligros del fuego, sino también la enfermedad de la vid.

Para Ruiz, se trataba de establecer confianza, para que las mujeres Robledo se sintieran cómodas compartiendo una historia muy personal. “Era un tema delicado. Pero era una historia muy importante que contar, esta idea de que las mujeres de la familia se separaron de los hombres de la familia por necesidad, y comenzaran de nuevo. Así que es una especie de historia de las dos, Vanessa y María, contra el mundo“.

Juntas, con las narrativas de Brambila y Reyes, la película se enfoca en una fuerza laboral que a menudo es pasada por alto. En ningún lugar es más llamativo que la narrativa visual que se construye entre imágenes de turistas que beben y cenan en el Napa Valley Wine Train a una solemne misa de trabajadores agrícolas y sus familias en la iglesia católica.

“Es un ejército de personas que trabajan invisiblemente a menudo sin ningún reconocimiento. Me encanta la idea de cambiar el enfoque”, comentó Ruiz. “La realidad es que cientos y miles de manos intervienen en este preciado producto. También hay una realidad de clase y la ves en la secuencia del Wine Train en la película. Hay una naturaleza de arriba a abajo. Se siente como que no reconocerlo sería una locura”.

Una de las escenas más poderosas no sucede en Sonoma o Napa, sino en México. Al final de la cosecha, Reyes viaja más de 50 horas en autobús y automóvil, de regreso a su ciudad natal en México. Mientras que muchos cineastas se habrían contentado con desvanecerse cuando se despedía o tal vez cuando miraba por la ventana de un autobús, Ruiz lo siguió a cada paso del camino de regreso a casa. Es la mitad de la noche cuando Reyes finalmente llega después de haber estado fuera por casi medio año. Después de las lágrimas y los abrazos, saca regalos para sus dos hijas. Con un brazo alrededor de su esposa, él está radiante mientras abren nuevas computadoras brillantes. Y él les dice: “Todo esto por el trabajo con las uvas”.

Escrito por John Beck para The Press Democrat.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

 

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma