Noticias

Director ejecutivo de PG&E pide disculpas por apagón energético en el Norte de California

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

A medida que los equipos de PG&E comenzaron a restablecer el poder a cientos de miles de clientes en todo el Norte de California el jueves, el director ejecutivo de la compañía reconoció que la empresa de servicios públicos había fallado en las comunicaciones con sus clientes durante un apagón sin precedentes destinado a evitar otro incendio devastador ocasionado por el equipo de la compañía.

El director ejecutivo Bill Johnson dijo a los periodistas que el fallido sitio web de PG&E, los inconsistentes mapas y los abrumados centros de llamadas habían brindado recursos insuficientes a las personas que luchaban por sobrevivir sin un servicio esencial en partes de 34 condados.

“No estábamos adecuadamente preparados para apoyar el evento operacional”, dijo Johnson durante una conferencia de prensa programada después de una crítica pública del gobernador de California, Gavin Newsom. “Esto mejorará”, aseguró.

Newsom criticó el cierre planeado, como una necesidad creada por la negligencia del sistema de la empresa de servicios públicos, denunciando a la empresa propiedad de los inversores por poner las ganancias por delante, antes del mantenimiento y la modernización de infraestructura que podría haberlo protegido contra los fuertes vientos, como los que causaron grandes y letales incendios forestales en 2017 y 2018.

“Desde mi punto de vista, esta no es una historia sobre el cambio climático sino una historia sobre la codicia y la mala gestión en el transcurso de décadas, el abandono, el deseo de avanzar no en la seguridad pública, sino en las ganancias”, dijo el gobernador durante una conferencia de prensa en Sacramento “En el transcurso de años y años y años, no se hizo el tipo de endurecimiento de la red. Esas fueron decisiones”.

“Definitivamente fue un inconveniente”, dijo John Ielmorini, líder de una tienda en Oliver’s Market, en Montecito Shopping Center, que recuperó la energía alrededor de las 5:30 pm del jueves.

Ielmorini dijo que él y sus compañeros de trabajo estaban “contentos” de que el mercado tuviera su poder restaurado, y agregó que la tienda vio muchos menos clientes de lo habitual. Aunque los generadores proporcionaron algunas luces ambientales, la mayoría de los alimentos perecederos se habían trasladado a otros lugares para minimizar el desperdicio, a excepción del helado, que regalaron a los clientes.

PG&E y las reuniones informativas del gobernador reflejaron gran parte de la emoción que surgía en medio de la incertidumbre y las molestias que acompañaron al apagón planeado sin precedentes, que fue acompañado por fuertes vientos en elevaciones altas, pero también oscureció las casas en centros urbanos bajos donde apenas había una brisa.

El papel del equipo de PG&E en varios de los incendios forestales más destructivos y mortales de California, incluida la mayoría de los que arrasaron el Norte de la Bahía hace dos años esta semana, ha contaminado la reputación de la compañía, junto con informes de altos salarios y pagos durante su bancarrota pendiente. PG&E enfrenta aproximadamente $30 mil millones en deudas por incendios forestales de 2017 y 2018, vinculados a sus equipos, ya que la empresa de servicios públicos más grande del estado funciona a través de la bancarrota del Capítulo 11.

Una de sus líneas de transmisión comenzó el incendio forestal más destructivo y mortal del estado, el incendio Camp, que mató a 85 personas y destruyó alrededor de 14,000 casas del condado de Butte en noviembre pasado. La causa del incendio local más destructivo, el incendio de Tubbs, sigue en disputa, aunque los investigadores de Cal Fire dicen que se originó con equipos eléctricos privados.

Johnson dijo que fue exactamente ese tipo de incendios que la empresa tenía la intención de evitar cuando hizo el llamado a principios de esta semana para cortar la energía eléctrica a miles de millas de líneas eléctricas, para asegurarse de que no se dañaran o que las ramas de los árboles o los mismos árboles no cayeran encima de ellas y encender un fuego.

“Millones de personas han estado sin un servicio fundamental que esperan y merecen, que les ayuda a vivir sus vidas y administrar sus negocios, y esto pesa mucho en todos, incluidos aquellos de nosotros en PG&E”, dijo Johnson.

“No es así como queremos servirle, ni es así como queremos dirigir nuestro negocio. En realidad, estamos en el negocio de proporcionar energía, no de quitarle energía“.

Pero “simplemente no podríamos seguir ejecutando partes de este sistema dados los riesgos para la seguridad pública“, dijo.

Funcionarios de la compañía dijeron que la decisión se basó en ráfagas de viento pronosticadas que excederían el umbral de seguridad de 55 mph para las líneas de transmisión y 45 mph para las líneas de distribución, que conectan hogares individuales a las líneas de transmisión más grandes.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma