Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Coronavirus afectará cena de Acción de Gracias y viajes en Sonoma, dicen las autoridades

Guy Kovner
Written by Guy Kovner

Puede ver la versión en inglés de esta nota aquí.

Anne Henderson de Rohnert Park está habituada al calor de las celebraciones del Día de Acción de Gracias, con la compañía de hasta 30 personas en la casa de un amigo y una reunión familiar más pequeña en la casa de su hijo.

Mas Henderson y su hija, Angelina, de 13 años de edad, han estado aisladas desde que estalló la pandemia de coronavirus. Son quienes cuidan de su madre enferma, Kathy, de 74 años de edad, quien sufre una enfermedad pulmonar grave y de pérdida de memoria.

“Si obtiene COVID, lo más probable es que sea una sentencia de muerte para ella”, dijo Henderson.

Así que las tres tendrán como cena pechuga de pavo en salmuera preparada por Anne, con guarniciones y dos pasteles, calabaza y nuez, hechos por Angelina.

El restringir el tamaño del día para dar gracias, fecha que es una tradición estadounidense de casi 400 años, se da cuando unas 150,000 personas se infectan y unas 1,000 mueren a diario en todo el país a causa de una pandemia viral que genera un aumento que era muy anticipada para fines de año.

Las familias del Condado de Sonoma que antes disfrutaron de llenar sus hogares con amigos y parientes en los últimos años, ahora planean comer pavo y todos los adornos en silencio por sí mismas, previniendo los riesgos de viajar y mezclarse con otros hogares que podrían poner particularmente en peligro a las personas mayores.

Una familia de Windsor está ideando el cocinar un pavo sobre una fogata en Santa Cruz, llamándolo un “Campamento” que podría convertirse en su nueva normalidad.

El congresista Mike Thompson y el Doctor Anthony Fauci, el famoso experto en enfermedades infecciosas del país, son parte de la tendencia de hacer que las celebraciones que se hacen en casa sean más pequeñas.

“El quedarse en casa es la mejor manera de protegerse y proteger a los demás”, según una declaración del jueves de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, entidad que recomienda tener comidas virtuales, ver desfiles de Acción de Gracias, deportes y películas en televisión y encontrar un juego para jugar.

La Asociación Automovilística Estadounidense (AAA) del Norte de California espera que 6,3 millones de residentes del estado transiten por automóvil, por aire u otros medios, frente a los 7,2 millones del año pasado, un descenso proyectado del 13%, la mayor desde una caída del 26% durante la Gran Recesión del 2008.

El pronóstico es que en el “mejor de los casos” con probablemente menos viajes reales a medida que las personas consideren sus opciones, dijo Sergio Ávila, portavoz de la organización de viajes.

Se anticipa que siete de cada 10 estadounidenses permanecerán en sus hogares durante el Día de Acción de Gracias, de acuerdo a una encuesta encomendada por la American Hotel & Lodging Association.

“Para aquellos que están pensando en viajar durante las vacaciones, los hoteles estarán listos para recibirlos”, dijo Chip Rogers, director ejecutivo de la asociación.

Su pensamiento puede ser muy optimista ya que es poco factible que casi el mismo porcentaje de personas viajen en Navidad y el 44% ya dijeron que su próxima estadía en un hotel por motivos de placer será dentro de un año o más.

Antes de partir, los viajeros deben vacunarse contra la gripe antes de partir y seguir las precauciones usuales de salud pública: usar máscaras, mantener seis pies de distancia social y lavarse las manos con frecuencia.

Para las comidas que se den en grupo durante las fiestas, la agencia federal sugiere que los invitados traigan su propia comida y bebida.

El gobernador Gavin Newsom y sus colegas en Oregon y Washington emitieron la semana pasada unos avisos, pidiéndole al público que evite los viajes interestatales no esenciales y pidiendo a la gente que se pongan en cuarentena durante 14 días después de llegar de otro estado o país, lo que no es precisamente propicio para las celebraciones navideñas.

“El viajar incrementa el riesgo de propagar COVID-19 y en este momento todos debemos aumentar nuestros esfuerzos colectivamente para mantener el virus a raya y salvar vidas”, dijo Newsom mediante un comunicado.

La Doctora Sundari Mase, Directora de Salud del Condado, ha pedido a los residentes que celebren virtualmente si es posible y que limiten los grupos a 12 personas o menos de no más de tres hogares.

De no ser por la pandemia, Deanna Damonte de Santa Rosa seguramente estaría cocinando para 16 a 20 miembros de su familia que se encuentran esparcidos por el Condado, algunos tan se encuentran tan lejos como Red Bluff y Amsterdam.

Pero su hermano hace poco dio positivo de COVID-19 y su padre de 82 años de edad cumplió con éxito una cuarentena de dos semanas, después de haber estado expuesto a él en una comida al aire libre, dijo Damonte.

Así que va a cenar en la terraza trasera con su hija, Emily Damonte Pérez, y su esposo, Alex Pérez, de Rohnert Park, quienes esperan su primer hijo. Se van a mantener a una distancia adecuada, restringiendo la comida a unas dos horas durante la parte más cálida del día.

Damonte, quien hará conexiones en línea con otros parientes ese día, dijo que está siendo “más segura” debido a anécdotas pasadas de neumonía y el embarazo de su hija.

“Es importante para mí proteger mi salud, así que estaré cerca para ver crecer a mis nietos”, dijo.

Puede comunicarse con el redactor Guy Kovner al 707-521-5457 o guy.kovner@pressdemocrat.com. En Twitter @guykovner.

 

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma