Comunidad

Corazón Healdsburg intenta crear una cultura universitaria entre latinos

Clark Mason
Written by Clark Mason

José Gutiérrez, un trabajador retirado de los viñedos que llegó a Healdsburg hace 35 años desde Jalisco, México, intentó tomar clases de inglés en el pasado, pero dijo que siempre estaba demasiado ocupado con el trabajo para seguir los cursos.

Ahora de 70 años, padre de ocho y abuelo de diez, cursa el segundo semestre de inglés y dice: “Poco a poco estoy aprendiendo inglés. Es muy importante aprender. Nunca es demasiado tarde“.

“Es muy importante hablar con todos”, dijo, explicando cómo puede usar su nuevo dominio del idioma “en la tienda o en el médico”.

Los comentarios de Gutiérrez llegaron durante un receso de una clase matutina de inglés como segundo idioma, ofrecida a través de Corazón Healdsburg, cuya misión es reducir la brecha racial y económica, romper los ciclos de pobreza para mejorar la calidad de vida de las familias latinas.

La organización sin fines de lucro, que abrió sus puertas en 2016, opera un centro donde los residentes pueden obtener asistencia o referencias para encontrar vivienda, abordar cuestiones de inmigración, conectarse con asistencia legal y médica, e incluso obtener alimentos gratuitos una vez al mes.

Es un lugar seguro, donde la gente se siente cómoda. Hablan su propio idioma y se encuentran con personas que se parecen a ellos”, dijo la directora de extensión comunitaria de Corazón, Leticia Romero, mientras estaba sentada cerca de un mural con coloridas imágenes de personalidades icónicas. Están representados los líderes de los trabajadores agrícolas, César Chávez y Dolores Huerta, el revolucionario Emiliano Zapata, la artista Frida Kahlo y el primer presidente indígena de México, Benito Juárez.

Ubicado en el Centro Comunitario de Healdsburg —el antiguo campus de la escuela primaria Foss Creek, que ahora es propiedad de la ciudad—, Corazón hace uso de las aulas para realizar talleres de inglés dos veces por semana, impartidas por instructores de Santa Rosa Junior College por las mañanas y las tardes. Corazón también proporciona cuidado de niños y bebés en el lugar, para los padres inscritos.

Hay clases impartidas en español para educación financiera y diploma de equivalencia a la preparatoria. Los clientes pueden acceder a una computadora, tomar una clase de matemáticas para iniciar una pequeña empresa e incluso obtener ayuda con la preparación de impuestos.

Los programas educativos atienden a más de 1,000 clientes al año, según el director ejecutivo, Ariel Kelley.

Corazón fue una creación de los restauranteros locales Ari Rosen y Dawnelise Regnery Rosen, quienes, hace aproximadamente 10 años, comenzaron a organizar cenas para recaudar fondos con el objetivo de reunir $50,000 para lanzar la organización sin fines de lucro.

Rosen, quien creció en Ukiah y asistió a eventos interculturales organizados por Nuestra Casa Mendocino, vio la necesidad de una organización similar para brindar servicios sociales a los residentes latinos de Healdsburg, que representan 34% de la población, según el Censo del 2010.

Los inmigrantes mexicanos son considerados la columna vertebral de la industria hotelera, de restaurantes y de vinos en Healdsburg, pero también se encuentran entre quienes reciben los salarios más bajos.

Los donantes se han ofrecido para ayudar a través de Corazón, aumentando su presupuesto anual a $399,000.

Tenemos éxito debido a la generosidad de la comunidad, pero también a la fuerza de nuestro trabajo”, dijo Kelley.

El año pasado, el Concejo Municipal de Healdsburg aprobó un contrato de arrendamiento por tres años para que Corazón se mudara a las aulas y oficinas del Centro Comunitario en 2017, a cambio de brindar servicios como traducción y divulgación a la comunidad latina para programas recreativos de la ciudad, salud y bienestar nutricional, así como talleres de seguridad pública.

Kelley dijo que es la combinación de diferentes servicios para una variedad de necesidades de las familias, lo que ha ayudado a que Corazón sea viable.

La educación es considerada fundamental para terminar el ciclo de la pobreza, por lo que Corazón creó el programa de asesoría “FirstGen College” para ayudar a los estudiantes prometedores a prepararse y postularse a universidades, para convertirse en los primeros en sus familias en completar la universidad.

Entre las 40 familias que se inscribieron a FirstGen se encuentra la hija de Gutiérrez, Yuliana, una alumna de último año en Healdsburg High School.

La directora del programa FirstGen es la ex directora de Healdsburg High School, Lori Rhodes, quien obtuvo su doctorado en educación de Stanford y es profesora de liderazgo educativo en Sonoma State University.

Corazón también acaba de obtener una subvención estatal de $110,000 para pagar cuentas de ahorro para ir a la universidad de todos los estudiantes de kínder en las escuelas públicas de Healdsburg, y en algunos distritos adyacentes.

“Estamos construyendo una cultura universitaria”, dijo Romero.

Corazón también trata de ayudar a las familias a encontrar viviendas asequibles, un bien escaso en Healdsburg, que tiene el precio promedio de venta de casas más alto en el condado de Sonoma, en $804,000.

“Hay un horrible dilema de falta de vivienda”, dijo Romero. “No es sólo la población de bajos ingresos. Es también una clase trabajadora que lucha por encontrar una vivienda asequible“.

Lizbeth Pérez, contratada hace poco como coordinadora de programas, vino a Corazón hace dos años para obtener ayuda para encontrar vivienda, cuando ella y su familia se enfrentaban al desalojo. “Estaba aterrorizada de perder mi hogar y quedarme sin hogar”, dijo.

Pérez, quien emigró de México en 2001, trabajó como preparadora de comida, dijo, porque esos eran los únicos trabajos que podía conseguir con su limitado, pero desde entonces mejorado inglés.

Kelley estima que aproximadamente la mitad de los clientes de Corazón son inmigrantes que llegaron en los últimos 10 a 20 años.

“Sé lo difícil que es vivir como inmigrante”, dijo Pérez sobre las diferencias culturales, la falta de comprensión sobre los sistemas y los requisitos, la sensación de aislamiento y la lucha por encontrar viviendas asequibles.

“Me está rompiendo el corazón. Tenemos madres solteras con hijos que viven en las salas de las casas”, dijo Pérez sobre la crisis de la vivienda. “No hay nada para esas familias. Es triste que tengan que moverse”.

Corazón ha podido reubicar a las personas que enfrentan el desalojo, con la asistencia de Reach For Home, una organización sin fines de lucro que ayuda a las familias a punto de quedarse sin hogar. En algunos casos, la ayuda llegó en forma de un depósito, más el alquiler del primer y último mes.

El perfil de Corazón creció sustancialmente cuando comenzó a celebrar el Día de los Muertos, una fiesta que pasó de 300 personas en su primer año a 5,000 en 2018. No solo reúne a los anglos y a los latinos, describió Romero, sino a generaciones, desde el niño más pequeño hasta el anciano.

“Este es un gran indicio de que la comunidad realmente quería ser visible y tener voz”, dijo Romero sobre la multitud que resultó compuesta por latinos del área de Healdsburg, a la que se unieron personas de Windsor, Cloverdale, Napa, Guerneville y hasta el momento, tan lejos como San Francisco.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma