Noticias

Cook Middle School por cerrar, se fusionará con escuela independiente

Chantelle Lee
Written by Chantelle Lee

Después de horas de acalorado debate, la junta escolar de Santa Rosa recientemente aprobó el cierre de la Lawrence Cook Middle School y su fusión con una escuela independiente de inglés-español para estudiantes que van desde jardín de niños hasta 8vo grado.

La votación del 12 de febrero se produjo después de que la Cesar Chavez Language Academy (CCLA, por sus siglas en inglés) se mudara al campus suroeste de Santa Rosa el otoño pasado. La junta aprobó su traslado hace unos dos años, citando la necesidad de la academia de más espacio gracias a su creciente matrícula. Así, ambas escuelas formaron un comité para crear un plan para la posible fusión en un período de dos años.

Los promotores de la fusión destacaron la disminución de la matrícula de Cook, y el deseo de renombrar la escuela, la cual, mucha gente dijo, había adquirido injustamente una mala reputación debido a la actividad de pandillas en los alrededores a lo largo de los años, y a sus bajos puntajes en las pruebas. Mónica Flores, quien estaba recogiendo a su sobrino en la academia al día siguiente de las votaciones, dijo que creía que la fusión era lo “mejor para la comunidad”. Ella estudió en Cook, pero dijo que envió a sus propios hijos a otras escuelas de Santa Rosa debido a la reputación de Cook.

Con la fusión, dijo que si sus hijos estuvieran aún en la escuela secundaria, ella reconsideraría la decisión.
El campus recibiría más fondos como independiente, lo que le permitiría obtener mayores recursos para servir mejor a su alta población de estudiantes con necesidades especiales, declaró Lisa Moore, una maestra de Cook que formó parte del comité que creó el plan para la fusión. “Nuestra escuela, tradicionalmente, ha estado desatendida”, dijo Moore. “No podemos seguir en el nivel en que nos encontramos… [Nuestros estudiantes] necesitan y merecen una escuela de calidad”.

La Cesar Chavez Language Academy también se beneficia de esta fusión, dijo Paul Poling, cuyo hijo cursa el tercer grado en ésta. Dice que la academia, que cada año ha estado agregando un grado, necesita “la potencia de una escuela secundaria completa”, incluyendo sus instalaciones y el personal capacitado. “Nos necesitamos unos a otros”, dijo Poling. “No se trata de que la CCLA venga y se haga cargo de Cook… Es un esfuerzo conjunto”.

Alrededor de 459 estudiantes se inscribieron en Cook para el ciclo escolar 2018-19. Y 369 estudiantes se inscribieron en la CCLA durante el mismo período, de acuerdo a datos del Departamento de Educación de California. Ambas escuelas tienen una población predominantemente hispana o latina. En el otoño, los estudiantes asistirán a la nueva escuela independiente y tendrán la opción de inscribirse en una de cuatro corrientes académicas, con énfasis variable en una instrucción en inglés o español. En el programa de doble inmersión, la mitad de las clases se impartirán en inglés y la otra mitad en español. Por otro lado, los estudiantes podrán elegir tomar una clase de idiomas, pero todas las demás clases se impartirán en inglés.

A pesar del abrumador apoyo que la fusión obtuvo en la reunión, algunos expresaron su preocupación por el impacto que el cierre de Cook tendría sobre el resto del distrito, incluyendo varios miembros del personal de la Preparatoria Elsie Allen, a donde los estudiantes de Cook asisten después de graduarse. Les preocupa que eventualmente el cierre de Cook llevaría a una disminución de la matrícula en la preparatoria, y que potencialmente esto la obligaría a cerrar en el futuro.

“No sé si podamos sobrevivir sin una escuela secundaria que nos alimente”, dijo durante la reunión Kamala Brown, profesora de ciencias de Elsie Allen. “¿Qué significa eso para nosotros?”
Los miembros de la junta escolar estuvieron a favor de la fusión 6-1, siendo Jenni Klose el único miembro en contra. Klose calificó la decisión de “irresponsable”, y propuso varias veces retrasar la fusión un año más hasta que los funcionarios pudieran resolver más detalles, incluyendo la determinación de nuevos límites de secundaria y preparatoria, ya que el cierre de Cook dejaría al suroeste de Santa Rosa sin una escuela secundaria pública.

“Estoy horrorizada por la falta de visión de esta decisión”, dijo Klose en la reunión. “Es un gran error hacer esto tan rápido”.
Algunos miembros de la comunidad, sin embargo, se sintieron frustrados por los comentarios de Klose. Moore y su colega, Barbara Gay, cuestionaron por qué la junta no consideró, anteriormente en el proceso, redefinir los límites o solucionar la situación de transporte, puesto que no se requiere que el distrito coordine el transporte a escuelas independientes.
“El distrito está atrasado un año aproximadamente respecto a dónde debería estar en este proceso”, dijo Gay, quien enseña matemáticas e historia a estudiantes con necesidades especiales en Cook. “Ahora tenemos prisa”.

Stephanie Manieri, miembro de la junta, dijo que aunque votó a favor de la fusión, estaba de acuerdo con las preocupaciones de Klose. Entendió que las familias sentían que esta decisión se había retrasado mucho, pero también sentía que había conversaciones que la junta debió haber tenido antes, y que no tuvieron toda la información acerca de los impactos de la fusión en la reunión de la junta escolar.
“Mi objetivo final es ver a nuestras escuelas del suroeste de Santa Rosa prosperar y ser exitosas”, dijo Manieri. “A pesar de mi preocupación, realmente creo que éste es un movimiento en la dirección correcta”.
Mientras Klose fue el único miembro de la junta que votó en contra de la propuesta, otros estaban en conflicto con su propia decisión.
Alegría De La Cruz se detuvo durante varios minutos antes de aprobar la fusión, diciendo que se sentía “realmente encajonada con esta decisión”. Dijo que quería apoyar la fuerte creencia de la comunidad en la fusión, pero que odiaba la idea de cerrar escuelas, agregando que el suroeste de Santa Rosa es un vecindario que “necesita desesperadamente que invirtamos más, no que le quitemos”.

Y Manieri votó con lágrimas en los ojos, expresando su temor de que la fusión pudiera llevar al cierre de Elsie Allen. Después que los padres en la multitud insistieran que enviarían a sus hijos a Elsie Allen cuando se graduaran de la nueva escuela independiente, Manieri se dirigió a ellos directamente.
“Quiero ver a todos los padres que levantaron la maldita mano para enviar a sus hijos a la Preparatoria Elsie Allen”, dijo con voz quebrada. “Confío mucho en esta votación”. Recibió aplausos por parte de las docenas de padres y maestros que estaban en la multitud, quienes abogaron enfáticamente a favor de la fusión durante el comentario público. Algunos gritaron “¡Allí estaré!” para demostrar el compromiso de enviar a sus hijos a dicha preparatoria.

Las preocupaciones de los miembros de la junta los llevaron a aprobar dos condiciones para la fusión: que los funcionarios vuelvan a trazar los límites de la preparatoria de manera equitativa, y la creación de un comité que diseñará un plan para incentivar a los estudiantes de la escuela independiente a asistir a Elsie Allen después de su graduación.
“Cerrar Cook… es un cambio monumental en nuestra comunidad”, dijo después de la votación Laurie Fong, presidenta de la junta. “Realmente es una oportunidad para reinventar nuestro futuro juntos para estos vecindarios. Aún tenemos trabajo que hacer. Realmente tenemos mucho trabajo que hacer y la gente va a estar muy nerviosa, y nosotros seguiremos siendo transparentes y solicitando aportaciones de la comunidad, porque no podemos hacer esto nosotros solos”.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma