Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Comunidad Noticias

Condado de Sonoma se prepara para restricciones más severas

Mary Callahan
Written by Mary Callahan

Puede ver esta nota en inglés aquí.

Se espera que las amplias nuevas prohibiciones que se impondrán en California durante las próximas semanas para pelear contra un severo renacimiento del coronavirus impongan un precio insufrible a los consumidores y dueños de negocios, quienes ya luchan en medio de los temores y límites de la pandemia.

El Condado de Sonoma y sus vecinos del Área de la Bahía están en una situación más favorable que la mayoría de las partes del estado, debido a que las hospitalizaciones de pacientes con el virus en el sector todavía se encuentran en un nivel manejable.

Pero se espera que para fines de diciembre cada una de las cinco regiones de California llegue a un límite crítico en la disponibilidad de las camas de hospital de cuidados intensivos, lo que desató nuevos requisitos de quedarse en casa que el gobernador Gavin Newsom anunció el jueves, los que limitan en gran medida las operaciones comerciales, las oportunidades recreativas y de prácticas religiosas y las reuniones sociales más allá lo que ahora está permitido.

El resultado serán unas condiciones incómodas ligeramente más generosas que las que existían en marzo y abril después del inicio de la pandemia, cuando los funcionarios de salud pública del Condado y del estado adoptaron por primera vez órdenes de emergencia que suspendieron todas las actividades menos las más esenciales, como las compras y los viajes a la farmacia.

Una vez que se promulguen prohibiciones y cierres más rigurosos en una región en particular, durarán tres semanas. Entre los más afectados estarán: restaurantes, los cuales se limitarán a comida para llevar y entrega a domicilio; salones de belleza y de uñas que estarán cerrados; tiendas que solo pueden operar al 20% de la capacidad de su clientela; iglesias reducidas a que den sus servicios al aire libre; y los hoteles se limitarán a reservar a huéspedes durante la noche que sean viajeros de negocios “esenciales”.

Las reglas severas asestarán un fuerte golpe a los proveedores de servicios personales y propietarios de negocios que ya han realizado ajustes significativos y costosos para adaptarse a las restricciones pandémicas existentes, algunos quienes invirtieron fuertemente solo para descubrir que ahora probablemente tendrán que cerrar o limitar aún más las operaciones.

Ciertos restauradores, minoristas y proveedores de servicios apenas se mantienen a flote y podrían darse cuenta después de esto no podrán recuperarse, dijo Peter Rumble, Director Ejecutivo de la Cámara Metro de comercio de Santa Rosa.

“Creo que hay una garrafal cantidad de ansiedad en este momento, especialmente en el sector minorista”, dijo Rumble. “Los miembros del sector minorista, quienes básicamente hacen su año basándose en el gasto de los días festivos, están extremadamente preocupados por lo que pueden significar mayores restricciones”.

La orden estatal exige que las prácticas más estrictas entren en vigencia 24 horas después de que la capacidad de las camas de cuidados intensivos de un centro médico descienda por debajo del 15% en cualquiera de las cinco regiones designadas de California. Las regiones con una disponibilidad de camas de cuidados intensivos mayor que eso no estarían sujetas a los cierres y nuevos límites.

Newsom le pidió a los residentes tener en cuenta que lo que se avecina “no es un paso permanente”, sino un puente a través del momento más desafiante de la pandemia que comenzó en marzo.

La nueva orden estatal surge como respuesta al crecimiento acelerado de los casos de COVID-19, el aumento de las hospitalizaciones y el aumento de las muertes en California y el resto de la nación. Está diseñado para limitar la mezcla social y, en particular, aquellas actividades que se dan en los interiores o que implican comer, beber y estar juntos durante períodos prolongados.

El fin del objetivo es evitar que los hospitales se abrumen, motivo por el cual se ha establecido como factor clave la capacidad de cuidados intensivos para personas gravemente enfermas que han sido afectadas por el virus.

Barney Aldridge, propietario del centro The Barlow , lugar compuesto de tiendas de moda y establecimientos de comida y bebida en Sebastopol, tachó sin embargo a las restricciones adicionales como “un terrible traspaso de autoridad”.

La meca de las compras de moda de 12 acres de terreno tiene nueve restaurantes que han cambiado de operaciones, para reunir los requisitos del servicio al aire libre de distanciamiento social y tendrán que recurrir solo a comida para llevar y de entrega.

“Ha sido una carga increíble para todos los restaurantes y las personas en las empresas de servicios de tantas maneras”, dijo Aldridge, “y ha afectado grandemente la moral, el bienestar y tiene el efecto general de que cientos de miles de personas se sientan que están siendo sitiadas”.

Los redactores Bill Swindell y Austin Murphy contribuyeron a esta nota. Puede comunicarse con la redactora Mary Callahan al 707-521-5249 o mary.callahan@pressdemocrat.com. En Twitter @MaryCallahanB.

 

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma