Comunidad Noticias

Cómo hacer ejercicio al aire libre en tiempos de la pandemia del Coronavirus

Avatar
Written by Kerry Benefield

Ya lo hemos visto todos en persona: el corredor o ciclista que escupe o bufe, da bocanada tras bocanada, enviando trozos de escupidas al aire, al sendero o la calle mientras corren o pedalean, a menudo muy cercanos a los transeúntes.

Hace no mucho tiempo, esto era simplemente asqueroso.

“Ellos podían toser y estornudar en una era no-COVID, y pensarías, “asco”, si no se cubrían la boca”, dijo la Doctora Cindy Change, doctora de cuidados primarios y medicina deportiva y una profesora clínica de UC San Francisco.

Pero ahora, ese deportista expectorante es percibido como alguien posiblemente peligroso.

“No es el mismo nivel de preocupación” que en el pasado, dijo Chang, ex presidente de la Sociedad Norteamericana de Médica Deportiva (American Medical Society for Sport Medicine).

Y por estos días no es un dilema hipotético, tras la reapertura de parques y senderos en el Condado de Sonoma tras varias semanas de encerrona. Muchos residentes han vuelto a los exteriores para subir el nivel de los latidos de sus corazones y, con la esperanza, de reducir sus niveles de ansiedad dado a estar encerrados en sus lugares de refugio.

Los doctores y profesionales de la salud mental ensalzan las virtudes de hacer ejercicio, especialmente en estos tiempos inquietantes. Pero, ¿qué sabemos de los riesgos virales que presenta ese vecino usuario del sendero que tira escupitajos y lanza flemas?

La respuesta no es tan clara, dado a que con tantos elementos de esta pandemia, depende del escenario y el grado de poner en peligro.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) ha dicho que el coronavirus se esparce a menudo mediante un contacto cercano -seis pies- con una persona infectada. Se ha visto que el virus se esparce primordialmente mediante tosidos o estornudos, pero también mediante el hablar.

Cabria deducir que la respiración fuerte de usuarios compañeros de parques y senderos -y el comportamiento respiratorio más crudo de algunos- presentaría algo más que una descortesía en la era de COVID-19. ¿O sea que ese corredor que resopla o ese ciclista posa una clara amenaza?

No es probable, dijo Amanda Lucas, directora de Prevención de Infección y Control en UCSF Benioff Children’s Hospital de Oakland.

“En la prevención del mundo de las infecciones tenemos una buena definición de lo que consideramos exponerse al peligro. Consideraríamos ser expuestos a COVID si pasas… más de 10 minutos de interacción de cara a cara dentro de seis pies”, dijo ella. “Así que típicamente no vas a tener eso en una arena de ejercicio cuando alguien solo pasa corriendo a tu lado”.

Precauciones razonables

Habiendo dicho eso, las inquietudes que se tienen sobre ese corredor con esperanzas de ser un olímpico que paso demasiado cerca son reales. Y como tal, se deben tomar precauciones reales.

“Si alguien corre por tu lado, hazte a su lado. No corras directamente detrás del sendero de ellos, no manejes tu bicicleta directamente detrás de su sendero; déjalos que se tomen esos seis pies”, dijo ella.

Porque, puedes tener la seguridad que hay cosas que de hecho están saliendo de esa boca y nariz.

“Las buenas noticias es que esas gotas grandes son pesadas comparadas con el aire exterior, y o se evaporan o no serian un riesgo”, dijo ella. “No viviría demasiado en la tierra”.

Así como hay reglas y recomendaciones para cómo hacemos compras para comestibles o nos hacemos cargo de nuestros mandados, hay reglas y recomendaciones para aquellos que elijan hacer ejercicio al aire libre en las aceras y senderos que son compartidos con otros.

La Doctora Sundari Mase, directora de Salud Pública del Condado de Sonoma, dijo que los usuarios de parques y senderos deben usar una mascarilla “a menos que esté solo en algún lugar. Es por eso que decimos que lleve consigo un cubre bocas a los parques y que se ponga la máscara cuando no puede hacer un distanciamiento social”.

¿Y en cuanto a escupir se refiere? Es sencillo.

“No escupa en los senderos”, dijo Mase. “Eso probablemente no era una buena práctica incluso antes de COVID”.

“Pero sí, salga”, dijeron los funcionarios.

“Cuando estás afuera, el riesgo de esto es mucho, mucho más bajo, pero debes tomar [las mismas precauciones]”, dijo Kathleen Sarmento, directora de enfermeras de Santa Rosa Community Health. “La gente debe usar un cubre bocas, incluso si solo es una mascarilla de cirujano”.

Y la máscara, ya sea un pañuelo o “neck gator” o algo parecido, no tiene que estar sobre la cara del que hace ejercicio todo el tiempo, solo si no se puede mantener un grado de seis pies de separación. La guía es esta: téngala sobre su cuello, súbasela a la cara, espere un momento, y luego bájela.

“¿Y si termina corriendo en un sendero o en bicicleta en un sendero y no hay manera de que pueda mantener seis pies de distancia?… entonces súbase la mascarilla [o pañuelo o cubre bocas]” dijo Chang.

Para aquellos que intenten hacer sus ejercicios usando una mascarilla completa, los efectos no son insignificantes.

“Diré que habiendo usado una, si cambia tu patrón de respiración y también cambia a la vez, por lo menos psicológicamente, el sentir de tu poder recibir y sacar aire de forma fácil” dijo Chang. “Tienes que cambiar tu expectativa de rendimiento”.

Sin titubear el Doctor Rob Nied recomienda hacer ejercicio, especialmente afuera y ahora. Pero Nied, director de medicina deportiva de Kaiser Permanente San Francisco Mission Bay, también recomienda cuidar tanto de su compañero figurativo como literal.

“Tienes que errar por el lado de la precaución. Tienes que considerar el peor de los casos, y cuando el tiempo pruebe que eso no es verdad puedes ser menos restrictivo”, dijo él. “Desde mi perspectiva, si caminas y no puedes mantenerte separado seis pies entonces probablemente deberías estar usando una máscara, aunque sea por cortesía social”.

“Correr en pares también está bien, pero con un amortiguador firme”, dijo Nied.

“Idealmente, si estas corriendo como dos personas, deberías estar entre seis y 12 pies separados”, dijo. “Si pasan por un sendero, esa interacción es rápida. Lo único que tienes que hacer es como tomar un paso al lado y voltear la cabeza”.

Mostrar preocupación por los demás

La gente que usa los senderos o pasa a otros en las banquetas no conoce los historiales de salud de los que pasan, así que usar un cubre bocas es una clara señal que estás tomando en consideración las preocupaciones de los demás, dijeron funcionarios de salud.

El CDC afirma que la gente que piensa que está en su punto más contagioso es cuando están mas enfermas, no cuando son asintomáticas.

“La mayoría de los atletas no van a estar corriendo o entrenando con COVID en los pulmones. No se van a sentir con ganas”, dijo el Doctor Ty Affleck, director de Medicina Deportiva y Familiar de Santa Rosa y un doctor privado de familia.

También, Affleck recomienda buscar senderos donde el transito es mínimo y donde es probable que pueda tener un amortiguador de seis pies cuando pases otros.

“Ellos no saben que no lo tienes”, dijo. “El hacer lo mejor que puedes al voltear la cabeza y mirar a otra parte es la forma socialmente amigable de hacerlo en el sendero”.

Stanley Alli camina la mayoría de las mañanas alrededor de su colegio, Santa Rosa Junior College, en su vecindario. Calcula que su ruta de tres cuadras hacia arriba, una cuadra más le da como cuatro millas si va alrededor siete u ocho veces. Y cada mañana completa sus vueltas con una mascarilla colocada debajo de su mentón pero visible ante todos. Si alguien se acerca y se ve que no pueden mantenerse seis pies alejados, sube su máscara.

“A esa hora de la mañana, raramente vengo en contacto con la gente, y es por eso que me la bajo al mentón”, dijo.

Además, usa lentes. “Si me la pongo todo el tiempo, mis lentes se empanan”.

“Es incómodo, pero puedo tolerarlos”, dijo. “Creo que es socialmente responsable para ti mismo y para la gente con la que vengo en contacto”.

Affleck concede que la tensión puede crecer cuando las reglas parecen cambiar siempre e incluso son nebulosas. Si le añades una dosis de miedo a la mezcla, tan solo ir a correr puede parecer como un esfuerzo cargado de emociones.

“Debido a que no hay una regla uniforme allá afuera, es bien duro para la gente que sigue las reglas ver a gente que rompe las reglas”, dijo.

Incrementa el humillar en público

El humillar a la gente sobre el tema es algo real. El hashtag #wearamask en Twitter está lleno de fotos de tensiones entre los usuarios y los no usuarios. En una entrevista de radio la semana pasada, el alcalde de Providence, Rhode Island, animó a la gente a que abiertamente castigaran a aquellos que continúen reuniéndose en grandes grupos o que se nieguen a usar mascarillas en público.

“Usted debería de humillarlos públicamente, para que entren en razón”, dio el alcalde Jorge Elorza.

Un rótulo impreso a mano en la ciudad de Nueva York recientemente se viralizó: “Estimado corredor, ciclista idiota, yuppie/millenial, puerco narciso: Ponte una p**che máscara. Por favor respeta a tu comunidad y las vidas de los demás. No vives solo. Con amor, East Village”.

Funcionarios de salud pública abogan por promover un comportamiento seguro al dar el ejemplo en lugar de condenar a otros quienes parecen ser infractores.

Pese a que Alli procura siempre tener un cubre bocas a la mano, no enjuicia a aquellos que hacen ejercicio sin ellos, mientras tengan cuidado.

“Es muy difícil para la gente seguir y aceptar cambios como esos”, dijo. “Y créanlo o no, creo que eso va a ser la nueva normalidad por algún tiempo”.

La redactora Mary Callahan contribuyó a esta nota. Puede contactar al redactor Kerry Benefield en el 707-526-8671 o en kerry.benefield@pressdemocrat.com, en Twitter en @benefield o en Instagram en kerry.benefield.

Click here for reuse options!
Copyright 2020 La Prensa Sonoma