Noticias

Comienzan limpieza del incendio de Kincade con eliminación de desechos peligrosos

Tyler Silvy
Written by Tyler Silvy

Mientras los miembros de la tripulación de una empresa privada de eliminación de desechos peligrosos cargaban lo recolectado en una pila de cenizas el miércoles cerca de Calistoga, otras dos cuadrillas se dirigían hacia otra pila con equipo especializado en mano.

Usando trajes protectores y respiradores, los trabajadores estaban probando el área en busca de signos de radiación o gases tóxicos, un primer paso crucial antes de que el trabajo continuara en esta parcela.

Antes de que el incendio de Kincade rugiera por la zona a fines de octubre, los montones de cenizas eran edificios y casas en el rancho LaFranchi. El trabajo del miércoles, que se extenderá a estructuras quemadas en toda la zona de casi 80,000 acres del incendio más grande del condado de Sonoma, marcó el inicio de la recuperación.

“Una vez que se apaga el incendio, tenemos que descubrir cómo devolver a la comunidad a ese ambiente seguro y saludable que era anteriormente”, dijo la directora de Salud Ambiental, Christine Sosko.

La limpieza de desechos peligrosos financiada por el condado, cuyo costo estimado es de $500,000 a $750,000, es el primer paso en la recuperación, dijo Sosko. El incendio de Kincade no fue el más destructivo en la historia del condado, con solo 374 edificios, incluidas 174 casas, en comparación con los miles perdidos hace solo dos años. Pero el costo sigue siendo extenso. Casi todo en la propiedad de LaFranchi se perdió.

Cuando los trabajadores de NRC Environmental Services, con sede en Chico, revisaron los escombros, lo hicieron con algo de experiencia y capacitación, escaneando las ruinas en busca de áreas específicas: el garaje, la lavandería, los lugares utilizados para almacenar productos de limpieza, pinturas, solventes y otros materiales peligrosos.

Todo lo que las cuadrillas escogieron fue transferido a cubetas de plástico, luego llevado a bidones metálicos de 55 galones para ser transportados a un vertedero aprobado.

El programa del condado enviará contratistas a todas las estructuras quemadas en busca de desechos peligrosos, en lugar de solo casas quemadas, como sucedió en los incendios de 2017. NRC tendrá hasta cuatro equipos, con hasta 10 empleados en cada equipo, que comenzarán la limpieza de residuos peligrosos la próxima semana.

Cada tripulación tendrá un empleado del condado a bordo. El proceso tomará de dos a tres semanas, según los funcionarios del condado.

La segunda fase, el proceso completo de eliminación de escombros, recae en los propietarios, quienes tendrán la tarea de contratar personal con licencia, incluidas empresas especializadas para tratar el asbesto y realizar pruebas de suelos. Letreros ya han brotado a lo largo de los caminos quemados, por parte de contratistas que solicitan trabajo. Todos los propietarios deben presentar una solicitud al condado que incluya un plan de trabajo y el nombre del contratista.

Sosko dijo que los propietarios pueden hacer el trabajo ellos mismos si cumplen con los rigurosos estándares del condado.

“Tienen que hacerlo a través del programa”, dijo. “Todavía tienen que completar todo el papeleo. Todavía tienen que hacer un plan de trabajo y deben tener calificaciones”.

Hasta la fecha, el condado ha recibido dos solicitudes, ambas incompletas. Sin embargo, Sosko dijo que el personal ha recibido llamadas telefónicas de al menos 30 propietarios y que prometió un toque personal para los sobrevivientes del incendio que trabajan en el proceso de reconstrucción.

“Realmente no queremos obstaculizar este proceso para nadie“, dijo Sosko.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma