Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast
Noticias

Comienza venta de marihuana sin receta médica en el condado de Sonoma

Paul Payne
Written by Paul Payne

Brian Jordan salió temprano el día de Año Nuevo para hacer algo que había estado haciendo desde la década de 1970: comprar algo de marihuana.

El trabajador postal jubilado de Novato condujo hasta el dispensario Mercy Wellness, de Cotati, y poco después de las 9 am se convirtió en el primer consumidor en el condado de Sonoma en comprar marihuana para uso recreativo, sin violar las leyes de California.

“Finalmente lo están haciendo después de todos estos años”, dijo Jordan, de 63 años, antes de gastar $96 por 10 gramos de Candy Jack, en Mercy Wellness, sobre Redwood Drive. “Esto es muy conveniente”.

Jordan estaba entre la multitud de adultos que visitaron tres dispensarios del condado de Sonoma el lunes para ejercer su derecho a comprar marihuana sólo para elevarse, según la Proposición 64, aprobada por los votantes.

El fin de la prohibición sacó a la industria regional del cannabis de las sombras y a un mercado que se espera alcance los $7 mil millones en todo el estado. Los consumidores ansiosos por comprar su primera hierba legal llegaron temprano, esperando vencer a la multitud. Cuando se abrió la puerta en Mercy Wellness a las 9 am, entraron unas 15 personas, yendo codo a codo mientras inspeccionaban cultivos con nombres como Granddaddy Purple y My Little Pony, en vitrinas de vidrio, junto con comestibles, tinturas, lociones y concentrados.

El gerente de producción de Mercy Wellness, Kyle Monday, sonrió al ver que muchos clientes nuevos, desde contadores hasta maestros de escuela, se permitían comprar marihuana sin temor a infringir la ley.

“Es como un nuevo comienzo”, dijo el lunes. “Un nuevo nacimiento. Este es nuestro 4 de Julio“.

Al otro lado del condado, en Sebástopol, se formó una línea similar afuera de SPARC/Peace in Medicine, que abrió a las 10:30 am.

Los clientes tomaron café gratis y mascaron bizcochos de pistacho proporcionados por el dispensario, mientras esperaban aprovechar la Proposición 64, aprobada en todo el estado por los electores en 2016, permitiendo la venta recreativa de marihuana.

Marc Harris, vecino de Santa Rosa con 62 años, estaba en una fila que serpenteaba en el estacionamiento junto a su esposa, Stormy Knight. Recordó su primera compra de hierba: en un parque de Los Ángeles hace más de cuatro décadas. En aquel entonces, mantenía un ojo vigilante de la policía. Pero ya no.

“He estado esperando esto durante mucho tiempo”, dijo Harris, un comerciante de internet. “Es alucinante”.

Defensores del consumo de la marihuana habían anticipado el día durante años, mucho antes de que se legalizara la marihuana para su uso médico en el estado, en 1996. Veinte años más tarde, los votantes dieron el siguiente paso, despenalizando en gran medida el cannabis y permitiendo la venta comercial de productos a adultos mayores de 21 años.

Erich Pearson, director ejecutivo de SPARC, dijo que el lunes era un día de celebración. Pero dijo que aún queda mucho por hacer, incluido el desarrollo de normas uniformes en los 58 condados del estado, así como la reducción de los impuestos a las ventas y otras tarifas. Esos suman hasta 40 por ciento del costo para los consumidores, dijo.

Tenemos que resolverlo y encontrar el punto ideal”, dijo Pearson.

También se deben decidir las reglas para vender a adultos en Santa Rosa y las zonas no incorporadas del condado. Santa Rosa permitirá las ventas a adultos a partir del 19 de enero. Los supervisores del condado considerarán las propuestas más adelante este año.

Otras ciudades, como Healdsburg, Petaluma y Rohnert Park, han prohibido por completo los dispensarios de marihuana.

California espera recaudar aproximadamente $1 mil millones en impuestos cada año de las empresas de cannabis. En el condado de Sonoma, los funcionarios anticipan $3.6 millones en ingresos de los impuestos a los negocios de marihuana en el año fiscal que termina en junio.

El estado dorado es el octavo estado que permite el uso y el comercio recreativo de la marihuana. Otros 21 estados permiten cierto grado de uso médico. Pero la marihuana sigue siendo ilegal según la ley federal, y se considera una sustancia controlada sin beneficio de salud reconocido.

El año pasado, California produjo al menos 13.5 millones de libras de marihuana, pero sólo consumió aproximadamente 2.5 millones de libras. El resto, presumiblemente, salió del estado.

Mientras tanto, el nuevo comienzo fue recibido con entusiasmo en un claro y nítido día de Año Nuevo, que atrajo a personas ataviadas con abrigos pesados ​​para esperar a que se abrieran los tres dispensarios del condado que vendían marihuana sin receta médica.

Laura Zink, 47 de Santa Rosa, programó el despertador para levantarse temprano. Zink, una contadora, dijo que estaba contenta de que algo que había sido “gran parte de la economía, pero tan secreto” estaba siendo legalizado.

“Se siente genial”, dijo Zink, mientras esperaba afuera de Mercy Wellness con otras 15 personas. “Estoy sorprendida de que no haya mucha más gente aquí”.

The Press Democrat [English version]          

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma