Comunidad

Clínicas de salud del condado de Sonoma están preparadas para ampliar la atención a pacientes indocumentados

Alexandria Bordas

Por años, funcionarios de salud estatales y locales habían luchado para llenar lo que describieron como una clara brecha en la cobertura de atención médica financiada con fondos públicos de California. Los proveedores dijeron que los adultos que llegaron al estado como inmigrantes indocumentados no estaban recibiendo la atención médica que necesitaban con urgencia.

Muchos permanecieron demasiado asustados para hacer citas o buscar atención primaria básica, dijeron funcionarios de salud. Y no se estaba haciendo lo suficiente para llegar a esas familias y asegurarles que su estatus migratorio no era un problema cuando se trataba de atención médica, dijeron los proveedores.

Hasta con de 2.6 millones de inmigrantes indocumentados en el estado —una cuarta parte del total estimado en los Estados Unidos— el déficit era generalizado y una gran preocupación para los funcionarios en más de una docena de condados rurales, incluido Sonoma.

Pero un nuevo esfuerzo iniciado este año apunta a mejorar la cobertura de salud y los servicios para adultos indocumentados en esos condados. Ha inscrito a más de 600 pacientes en sus primeras semanas, y muchos han compartido su alivio al tener finalmente un lugar donde acudir para recibir atención médica, dijo Kari Brownstein, oficial administrativa del County Medical Services Program (CMSP), de Sacramento, una entidad que cubre 35 condados y que supervisa la nueva iniciativa.

“Comenzamos este programa a instancias de nuestras clínicas y defensores, así que es por eso que creamos esto”, dijo Brownstein. El programa está dirigido a adultos de 21 a 64 años. “Es una necesidad que está muy presente”.

Más allá de la cobertura de California de Medi-Cal para niños indocumentados, y servicios de emergencia y relacionados con el embarazo, la cobertura de atención primaria sigue siendo limitada para adultos indocumentados.

El proyecto Path to Health, que fue lanzado oficialmente el 26 de marzo, tiene como objetivo ampliar la atención médica disponible para esos residentes, ofreciendo una nueva gama de servicios preventivos básicos y continuos.

Las barreras para ese tipo de atención han afectado durante mucho tiempo a las familias de bajos ingresos e indocumentadas en el condado de Sonoma, dijo Pedro Toledo, del Petaluma Health Center, una de las dos clínicas en la región involucradas en el programa. Santa Rosa Community Health Center es la otra red involucrada. También participan clínicas en los condados de Napa y Mendocino.

“Muchos de nuestros pacientes indocumentados tienden a ser personas más jóvenes y de clase trabajadora, que laboran en múltiples empleos para mantener una familia”, dijo Toledo, director administrativo del centro de salud de Petaluma. “A menudo descuidan su salud porque trabajan mucho y no prestan atención a sus condiciones, hasta que es demasiado tarde”.

Los pacientes elegibles bajo el nuevo programa tendrán acceso a los médicos de atención primaria en las clínicas, incluidos los especialistas, y podrán programar exámenes físicos, inmunizaciones, análisis de laboratorio y exámenes de detección de cáncer, así como obtener medicamentos recetados a partir de un copago de $5, según la descripción del programa.

Aquellos que deseen inscribirse deben estar cubiertos por el plan de emergencia de Medi-Cal del estado. Según Toledo, las clínicas participantes pueden inscribir a los pacientes en el nuevo programa con una prueba de esa cobertura. Después, pueden comenzar a buscar servicios de inmediato, dijo.

“Inscribimos a casi 200 personas en las dos semanas previas al lanzamiento oficial”, dijo Eliot Enríquez, gerente de programas y alcance en Petaluma Health Center. “Me encanta porque soy producto de un programa similar y crecí visitando centros como éste para todas mis necesidades de salud. Así que sé por experiencia directa la importancia de programas como Path to Health”.

El programa es administrado a través de CMSP, la coalición de condados rurales, y es una expansión de sus iniciativas de salud existentes para brindar cobertura a adultos de bajos ingresos y sin seguro médico, dijo Brownstein. Las clínicas facturan a CMSP los servicios prestados a pacientes indocumentados inscritos en Path to Health, dijo.

“Esto le da a la gente más legitimidad para cuidarse a sí misma y es un gran alivio para las personas que no han buscado atención por temor a ser indocumentados en este ambiente“, dijo Brownstein.

Annemarie Brown dijo que en las clínicas operadas por Santa Rosa Community Health Center, hasta la fecha se han inscrito 60 personas.

Muchos pacientes con los que su equipo entra en contacto son indocumentados y no son elegibles para el alcance completo de la atención, dijo Brown, el director de comunicaciones del programa y desarrollo de subvenciones.

El programa piloto finaliza en 2021, pero Brownstein dijo que esperaba que la junta directiva de CMSP pueda ampliarlo más allá de esa fecha.

“Desde una perspectiva de justicia social, creemos que todos merecen una atención excepcional, sin importar quién sea usted o lo que esté pasando”, dijo Brown. “Imagine estar enfermo con un malestar crónico y no poder pagar los medicamentos o no poder ver a un médico. Este es un gran calmante para el estrés”.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma