Comunidad

Cientos de damnificados por los incendios de Kincade buscan apoyo en Healdsburg

Ricardo Ibarra
Written by Ricardo Ibarra

Estaban ahí paradas, esperando, desde las 6 am. Eran alrededor de las 4 pm del martes y no habían avanzado ni un metro en la fila formada afuera del Centro Comunitario de Healdsburg, donde a esa hora la línea incluía a unas 250 personas, todas buscando algún tipo de alivio al incendio de Kincade, donde una serie de apagones de PG&E y evacuaciones obligatorias ordenadas por el condado de Sonoma, dejaron a cientos de trabajadores del campo sin trabajo y sin recursos.

Y ahora esas cientos de personas han atestado desde el lunes las instalaciones comunitarias de Healdsburg, por la noticia de boca en boca de que ahí ayudan incluso con dinero para pagar la renta… Lo cierto es que ninguna organización está dando dinero en efectivo. Lo único que la gente puede recibir son tarjetas de regalo para intercambiar por comida o productos en tiendas como Food Max, Safeway, Oliver’s, Target y Trader Joe’s.

Victoria Ramírez, de 36 años, residente de Windsor, regresó a trabajar para las labores de la prepoda. Con su esposo y tres hijos, esa última semana de descanso obligado la hizo perder mil dólares de salario, retrasando el pago de la renta de la casa donde vive.

“Los ahorros que teníamos lo tuvimos que invertir en comprar comida porque los dos primeros días nos quedamos a dormir en el carro en un estacionamiento. El rentero nos va a esperar hasta el día 30, pero eso nos va a retrasar y que todos los pagos se nos junten”, dijo Ramírez.

Kathy Kane, directora asistente en Community Action Partnership (CAP), dijo que la organización recibió $100,000 de Community Foundation of Sonoma County, fondos que han invertido para adquirir tarjetas de regalo valuadas en $50 y $200, como parte de una estrategia de “asistencia inmediata”, dijo.

Pero nada de dinero para la renta. “El dinero para la renta no está aquí. Seguimos esperando una gran respuesta de la comunidad para proveer ese tipo de ayuda”, dijo Kane.

Para aplicar a algunos de los fondos que tiene CAP para el programa de asistencia de vivienda, agregó Kane, pueden hacerlo en sus instalaciones, “no estamos haciendo nada de eso aquí”.

El Centro Comunitario de Healsburg se ha convertido en el último refugio en la zona más cercana a la zona de desastre. Hay gente de Windsor, Healdsburg, Geyserville, Cloverdale, Santa Rosa. La mayoría es gente inmigrante de clase trabajadora.

“95 por ciento de las personas que llegaron el lunes y el martes son hispanohablantes”, dijo Ariel Kelly, directora ejecutiva de Corazón Healdsburg. Y la mayoría eran trabajadores agrícolas.

El espacio destinado a los residentes que habían perdido su casa, estaba lleno de funcionarios sin tener a quién ayudar. Afuera en los pasillos, dos representantes de PG&E estaban sentados detrás de una mesa sin poder brindar ayuda a nadie, pues no hablaban español y sus folletos informativos estaban escritos en inglés. “¿Me puede ayudar a traducir una pregunta?”, me interrogó una mujer que quería algunas respuestas de la compañía de servicios públicos.

Yadira Arroyo, 38 años, de Windsor, ha estado sin trabajo desde la mañana del jueves que irrumpió con fuerza el incendio de Kincade en la zona de The Geysers, y que es hoy el más grande en la historia del condado de Sonoma.

“No tengo trabajo hasta nuevo aviso. Los viñedos donde trabajaba se quemaron ahí en Geyserville. Nos dijeron que porque hay mucha ceniza y contaminación para que nos acerquemos al trabajo. Ahorita no hay nada que hacer”, dijo Arroyo.

Arroyo estaba entre las mujeres trabajadoras del campo que estaban afuera del centro comunitario, que esperaban desde las 6 am. “Nos han dado comida y agua, pero salieron a decirnos que ya no hay tarjetas, pero que podíamos esperar si queríamos para recibir un pase para mañana (este miércoles), y ver si ya hay más tarjetas”

En total, entre el lunes y martes, alrededor de mil personas llegaron al centro comunitario buscando alivio, dijo uno de los asistentes en el refugio, Jorge Rodríguez.

Añadió que el centro comunitario estará abierto hasta el jueves, aunque está a discusión si será abierto el viernes y durante el fin de semana.

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma