Comunidad Multimedia Videos

Cientos caminaron en el frío de la madrugada para celebrar a la Virgen de Guadalupe en el condado de Sonoma

Nashelly Chavez
Written by Nashelly Chavez

El sonido de las conchas de caracol llenó la iglesia católica de Nuestra Señora de Guadalupe en Windsor el miércoles por la mañana, anunciando la llegada de cientos de personas que habían caminado desde Santa Rosa para asistir a la misa de las 5 am.

En la parte delantera de la multitud, un grupo de hombres llevaba una estatua de cuatro pies de altura de la Virgen de Guadalupe, la madre con piel morena de Jesucristo, y la colocó cuidadosamente al frente del templo atestado. Alrededor de una docena de danzantes aztecas la seguían de cerca, con sus largas plumas que brotaban de sus atuendos tradicionales mientras bailaban.

El grupo comenzó su viaje en Old Courthouse Square de Santa Rosa, una caminata de 10 millas a lo largo de la avenida Mendocino y Old Redwood Highway, desde la medianoche. El peregrinaje tenía como objetivo mostrar su gratitud a la Virgen de Guadalupe, un ícono venerado en México que es considerado por muchos como un símbolo de la identidad del país y de los fieles seguidores católicos.

El folclor mexicano dice que la virgen se le apareció a un hombre indígena llamado Juan Diego, en diciembre de 1531, en el cerro de Tepeyac, un suburbio a las afueras de la Ciudad de México, entonces la ciudad de Tenochtitlan, y le pidió que construyera un templo allí en su nombre. Ella se le apareció de nuevo en las primeras horas del 12 de diciembre y le dijo que recogiera rosas de la cima de una colina. La imagen de la Virgen de Guadalupe apareció milagrosamente en la capa de Juan Diego cuando fue a entregar las rosas a un arzobispo más tarde ese día, cuenta la leyenda.

Hoy, la aparición de la virgen se celebra anualmente en todo México el 12 de diciembre, donde peregrinaciones similares a la del miércoles en el condado de Sonoma son comunes, dijo Edith Castro, una danzante azteca que se integró a la peregrinación del condado de Sonoma desde 2004. Ella creció en la Ciudad de México y celebra el día desde que era una niña, dijo.

Te sientes conectada, no sólo con la religión sino también con México”, dijo Castro. “Es increíble ver a la gente hacer lo mismo que en México”.

El peregrinaje a través del condado de Sonoma comenzó en 1998 o 1999 y se formó para recrear la tradición celebrada entre muchos de los inmigrantes mexicanos de la zona.

Aproximadamente mil personas habían asistido al peregrinaje de madrugada en el pasado, aunque la multitud de este año estuvo más cerca de unas 600 personas, dijo Castro. Parte del grupo se amontonó en la iglesia, con capacidad para 500 personas, donde los feligreses que llegaron temprano esa mañana ya habían llenado las bancas de madera en la nave principal del templo. Otros estuvieron parados a lo largo del perímetro del santuario o se sentaron en una sala de eventos adjunta, donde fue reproducida la misa en una pantalla, en tiempo real.

Esther Herrera y su esposo, Salvador Figueroa, ambos residentes de Santa Rosa, se encontraban entre los que asistieron a la misa del miércoles. La pareja estuvo allí para agradecer a la Virgen de Guadalupe por la salud de Figueroa, dijo Herrera. Una vena rota lo envió al hospital durante varios días en abril y el proceso de recuperación le impidió trabajar durante unos cinco meses, dijo.

“(Los médicos) nos dijeron que fue un milagro”, dijo Herrera, y agregó que ella también celebra la festividad desde que era niña. “Es por eso que estamos aquí”.

Había pozole oaxaqueño triqui, tamales, pan dulce y café, que algunos de los asistentes compartieron gratis a la comunidad de guadalupanos, muchos de los cuales llevaban rosas para colocar frente al altar de la Virgen de Guadalupe, adentro del templo.

Zarapes, gavanes y suéteres con la imagen de la Virgen de Guadalupe también fueron un atuendo popular usado entre los asistentes esa madrugada.

The Press Democrat [English version]        

Noticias y eventos desde la región vinícola del norte de California para la comunidad latina.

Posted by La Prensa Sonoma on Wednesday, February 7, 2018

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2018 La Prensa Sonoma