show menu
Comcast Traído a usted en asociación con Press Democrat y Comcast

El agente del año de Petaluma es reconocido por su trabajo con los más necesitados

Puede ver esta nota en inglés aquí.

Cuando Zilverio Rivera emigró a los Estados Unidos con su familia, tenía 11 años de edad.

A millas de su lugar de nacimiento en una zona rural de México, comenzó la educación formal por primera vez, en un idioma que todavía no comprendía del todo.

Su familia finalmente se estableció en Santa Rosa, viviendo principalmente en barrios latinos, dijo, a menudo vistos como zonas desfavorecidas o "duras" de la ciudad.

Allí también fue donde tuvo sus primeros encuentros con la policía estadounidense. Pero para Rivera, quien ahora es un agente de policía de Petaluma que se hace llamar "Zeus" para abreviar, esos encuentros propulsaron su aspiración de convertirse en policía.

"En México, realmente no había ninguna policía, eran los militares mexicanos, y la percepción [de ellos] y su comportamiento era completamente corrupto", dijo el agente de 47 años de edad. “Y en mis primeros años, tuve algunas interacciones críticas con la policía en Santa Rosa que creo que hasta el día de hoy dan forma a quién soy y qué es lo que valoro, y me llevaron a donde estoy ahora”.

Rivera, un veterano de 13 años con el Departamento de Policía de Petaluma, fue reconocido el mes pasado como Oficial del Año del Departamento, una distinción centrada en su trabajo con miembros de la comunidad de habla hispana, grupos de jóvenes vulnerables y la población sin hogar de la ciudad.

Elegido por sus compañeros, Rivera también fue loado por sus esfuerzos recientes por aumentar la transparencia, la diversidad y la equidad en medio de la propia respuesta de la Ciudad a un ajuste de cuentas a nivel nacional con la violencia policiaca y el racismo sistémico.

"Es un verdadero profesional y siempre ha sido un ejemplo de los principios de desempeño de nuestra organización", dijo el Jefe de Policía, Ken Savano. "Pero lo más importante, ha sido un verdadero guardián de nuestra comunidad, cuidando a nuestros jóvenes y a las poblaciones más vulnerables y las que están bajo riesgo".

Desde que se unió al departamento en 2007, Rivera ha ejercido en una variedad de roles, incluido el de agente de capacitación de campo, instructor DARE, oficial del Equipo de Servicios de Alcance para Personas sin Hogar, negociador de rehenes y agente de control de pandillas.

Sin embargo, está muy orgulloso de su trabajo con Mentor Me y Petaluma People Services Center, donde se desempeña como mentor de jóvenes en riesgo y supervisa el programa de justicia restaurativa del departamento. Provisto en parte por Rivera, el programa tiene como objetivo desviar a los niños vulnerables del encarcelamiento o la detención juvenil al facilitar la tutoría y el apoyo.

Rivera dice que también espera animar a los niños de diversos orígenes, especialmente a los inmigrantes de habla hispana, a que consideren una carrera policiaca como una forma de garantizar un grupo más variado de solicitantes que representen mejor a las comunidades a las que sirven.

“Puedo hablar específicamente de la percepción que creo que tienen muchos latinos, como inmigrantes, e incluso como estadounidenses de primera generación”, dijo Rivera. “Existe una desconfianza hacia las fuerzas del orden y la profesión en general. Creo que depende de nosotros esclarecer eso y educar a la gente sobre lo que hacemos y lo que no hacemos".

Rivera tuvo la primera experiencia de su futura carrera mientras estudiaba en Santa Rosa Junior College y trabajaba con la policía del campus como aprendiz. Asistió a la Universidad Estatal de Sonoma para obtener su título universitario, manteniendo un gran enfoque en el campo profesional que eligió.

Pero no fue un trayecto fácil llegar a donde está ahora. Batalló por entrar en la industria como inmigrante latino. Su solicitud de ciudadanía languideció en el éter burocrático.

Al reconocer desde el principio que probablemente tendría que encontrar unas nuevas vías para convertirse en agente de policía, Rivera pasó sus 20 años trabajando como oficial correccional en el Departamento del Sheriff del Condado de Sonoma.

Luego, en 2007, el Departamento de Policía de Petaluma se arriesgó con él, dice, extendiéndole una oferta de trabajo mientras él continuaba trabajando por obtener la ciudadanía. Un año después, finalmente se convirtió en ciudadano estadounidense después de décadas de espera.

Rivera dice que su enfoque de la policía se basa en el anhelo de construir relaciones más sólidas entre las fuerzas del orden y los miembros de la comunidad. Se remonta a sus años de adolescencia, cuando algunos adultos compasivos cambiaron su concepción de los agentes de policía.

Rivera evocó un día, cuando siendo un adolescente rebelde, se cruzó con un agente de Santa Rosa, quien lo depositó en casa con sus padres. El agente fue el primero en interesarse por él, dijo, y cumplió su promesa a Rivera de que lo volvería a ver.

“Asumí que nunca lo volvería a ver”, dijo Rivera. “Pero regresó. Creo que la interacción pequeña pero crítica, e interacciones como esa, muestran a las personas que tienen valor y que pueden ser honradas. Creo que eso realmente nos lleva a entender lo que se supone que debemos hacer como cuidadores y guardianes de la comunidad".

(Póngase en contacto con Kathryn Palmer en kathryn.palmer@arguscourier.com, en Twitter @KathrynPlmr.)

Show Comment