Comunidad

Apoyo fundamental del Centro La Luz a víctimas de incendios en el Valle de Sonoma

Los incendios que devastaron gran parte del Valle de Sonoma no sólo trajeron desorientación y dificultades, sino también una gran cantidad de apoyo para la comunidad hispana, que ha visto llegar más de $1 millón de dólares de todo el país hacia el Centro La Luz.

“Fue un desastre horrible, pero sacó lo mejor de la gente”, dijo Marcelo Defreitas, presidente de la junta de La Luz, donde fue establecido un Fondo de Ayuda contra Incendios tras la catástrofe de octubre para brindar asistencia a las víctimas de los incendios.

El 10 de octubre, dos días después de que comenzaran los incendios, un grupo clave se reunió en La Luz para analizar las formas en que la comunidad podría abordar las necesidades de emergencia. En ese momento, Sonoma estaba aislada: ​​la carretera 12, Bennet Valley Road e incluso la carretera 37 estaban cerradas, pero Defreitas, la supervisora ​​del Distrito 1 Susan Gorin y su ayudante Jennifer Thompson, Claudia Mendoza-Carruth y Veronica Vences, de La Luz, y algunos otros se reunieron para evaluar las opciones de respuesta.

La supervisora Gorin, notando que ella ya había estado trabajado con el Centro La Luz y el condado para explorar fondos adicionales, reconoció las necesidades críticas que generaron los incendios.

“Las tormentas de fuego a principios de octubre aumentaron en gran medida la demanda de servicios de La Luz y otros proveedores de servicios en el Valle”, dijo Gorin. “Destruyeron viviendas y cerraron negocios durante varias semanas. Las pequeñas empresas y sus empleados están luchando, pero los trabajadores indocumentados temen acceder a servicios de ayuda de emergencia por temor a la deportación”.

En esa reunión, recordó Thompson, “concebimos Springs Food Pantry, en el Vineyard Shopping Center, con comidas calientes dos veces al día en La Luz Center, y organizamos la distribución de 300 paquetes de comida en dos sitios de Boyes Hot Springs”.

La Luz se convirtió así en un jugador crucial en los esfuerzos de ayuda hacia la comunidad hispana en el Valle de Sonoma, durante los días inmediatamente posteriores a los incendios.

“En las primeras semanas, entregamos 2,000 comidas para la comunidad y regalamos alrededor de cinco toneladas de suministros, ayudando a unas 700 familias y 2,500 personas”, dijo Defreitas. Agregó que a partir de esa semana unos $250,000 ya habían sido destinados a la comunidad, y con una subvención reciente de Redwood Credit Union por $750,000, el apoyo continúa.

La gente no sólo necesita alimentos y suministros, dijo Defreitas, sino dinero.

Mucha de la fuerza laboral en el Valle de Sonoma trabaja en la agricultura, en el cuidado del hogar, en el servicio de alimentos, jardinería, así como otras áreas, y su sustento depende de sus empleadores más adinerados.

Durante casi tres semanas en octubre, temporada alta para el turismo vinícola, no pudieron trabajar. Y ahí es donde La Luz, Redwood Credit Union y UndocuFund asistieron con la ayuda en todo el condado de Sonoma.

UndocuFund arrancó en Santa Rosa como una sociedad de tres organizaciones locales: Graton Day Labor Center, North Bay Organizing Project y North Bay Jobs with Justice.

Su meta es recaudar $5 millones este año para “brindar un nivel significativo de asistencia” a individuos y familias para ayudar a la recuperación; a mediados de noviembre, las donaciones habían alcanzado poco más de $2 millones.

“Hay personas que perdieron todo: posesiones, hogares y trabajos“, dijo Christy Lubin de Graton Day Labor Center. “La mayoría de estas personas no van a buscar ayuda en ningún otro lado”.

UndocuFund ha recibido donaciones de todo el país, incluidas las de California Endowment e Isabel Allende Foundation, dijo. Lubin dijo que el 100 por ciento de las donaciones van directamente a las víctimas del incendio.

Aunque no están relacionados, los dos esfuerzos, los del Centro La Luz y del UndocuFund, comparten una motivación común: muchos miembros de la comunidad hispana, una parte importante de la mano de obra del condado que no son elegibles para recibir asistencia federal a través de FEMA y agencias similares. Sin embargo, el temor a la deportación no debería impedir que las personas que necesitan ayuda lo reciban, dicen los defensores sociales.

“La mayoría de las personas a las que ayudamos son personas que no pueden calificar para FEMA o cualquier otra organización”, dijo Defrietas, pero La Luz también ayuda a navegar los servicios para quienes podrían calificar. “Tenemos familias que tienen algún miembro ciudadano, por lo que pueden solicitar FEMA”.

Gran parte del apoyo recibido por La Luz vino como resultado de una entrevista que el director ejecutivo de la organización, Juan Hernández, hizo en Democracy Now, el programa de noticias de Amy Goodman, en Pacifica Radio.

“Con el estatus quo en esta nueva administración federal, todos quieren ayudar a los inmigrantes”, dijo Defreitas. Habló de cenas en Nueva York que recaudaron dinero para el alivio, y un niño que donó los $300 que recibió por su cumpleaños número 11 al fondo de los bomberos, “porque quería hacer algo”.

Además de la distribución continua de alimentos y otros suministros, La Luz está ayudando a 18 familias que perdieron sus hogares en los incendios.

Una de esas familias, la de Rodrigo y Glafira Sánchez, recibió recientemente una considerable subvención de La Luz para cubrir gastos que no pudieron cumplir porque Rodrigo no pudo trabajar durante la emergencia.

Su historia no es única.

“Tenemos un sistema de investigación”, dijo Defreitas. “Descubrimos lo que las personas necesitan y, en cada caso, las personas obtienen montos diferentes. Tratamos de ayudar con todo lo que podamos, especialmente con la asistencia en el alquiler“.

“El lado positivo de la destrucción en octubre significa que los financiadores están comprendiendo las necesidades de la comunidad de una manera mucho más completa”, dijo Gorin.

“No es suficiente sólo donar a las víctimas del incendio; el apoyo a los servicios de largo plazo es esencial. Las necesidades de la comunidad estarán con nosotros en los próximos años”.

Escrito por reportero de Sonoma Index-Tribune, Christian Kallen.

Sonoma Index-Tribune [English version]                                                

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Twitter @ricardibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2017 La Prensa Sonoma