Comunidad

Ante amenazas de deportación, médicos buscan acercar a inmigrantes a centros de salud

Alexandria Bordas

Mayra Martínez ha estado tomando clases gratuitas de bienestar para aprender cómo controlar su ritmo cardíaco y hacer ejercicios sencillos diarios para mejorar su salud y compartir la información con su esposo, un inmigrante indocumentado.

Combinado con una mayor ansiedad por salir de su casa en Roseland, su esposo ha dejado de ir al médico y hacer tareas de rutina, como ir al supermercado, debido a las amenazas continuas contra las comunidades de inmigrantes latinos en todo el país.

A pesar de ver por semanas a su esposo temblar cada vez que escucha pasar a la policía o una sirena de bomberos, Martínez, de 27 años, dijo que está haciendo lo que puede para asegurarse de que él y su hija de seis años se mantengan saludables durante este tiempo estresante. Ella no quiso revelar el nombre de su esposo debido a su estado de indocumentado.

Estoy tomando clases de ejercicio y nutrición porque tengo la esperanza de ser enfermera”, dijo Martínez, quien se encontraba en el puesto de presión arterial gratuita en el parque Bayer Farm, de LandPaths, en un evento de donación de alimentos la semana pasada.

Bayer Farm and Garden es un parque urbano y agrícola de seis acres en Roseland, administrado por LandPaths en colaboración con el departamento de parques y recreación de Santa Rosa.

“Mi esposo es de Oaxaca y la mayoría de las veces, especialmente ahora con las amenazas, si él va caminando por el vecindario y ve pasar una patrulla de la policía de Santa Rosa, se cruza al otro lado de la calle o deja de caminar hasta que pasa, por miedo”, detalló,

 Su esposo es uno de los aproximadamente 30,000 inmigrantes latinos que viven en el condado de Sonoma, con una preocupación cada vez mayor de ser deportados.

Las amenazas de inminentes redadas de inmigrantes por parte de agentes del Departamento de Aduanas de Inmigración (ICE, por sus siglas en inglés) aumentaron después de que el presidente Donald Trump dijera el 22 de junio que se realizarían redadas en 10 ciudades principales de Estados Unidos, incluida San Francisco.

Trump canceló rápidamente esas redadas y dijo que le daría al Congreso tiempo para idear una legislación de asilo y descubrir cómo frenar el flujo de migrantes en la frontera sur de los Estados Unidos. Luego, el sábado, hablando en la cumbre del G-20 en Japón, Trump dijo que las redadas en todo el país ocurrirían en algún momento después de las vacaciones del 4 de julio, a excepción de “algo bastante milagroso”.

Aunque las redadas fueron temporalmente suspendidas, el temor de ser deportado ha impulsado a muchos residentes de Santa Rosa a esconderse, dijo Michelle Escobar-McGarry, promotora de salud en Santa Rosa Center for Well-Being.

El centro ofrece clases gratuitas sobre vida saludable para ayudar a prevenir la diabetes, la obesidad y la artritis. También organiza eventos comunitarios, como el puesto gratuito de presión arterial en Bayer Farm, para educar a las personas acerca de estilos de vida saludables.

“Solo queremos ayudar a todos, dar un paso más en el cuidado de la salud, especialmente con todo el estrés que las comunidades inmigrantes tienen ahora“, dijo Escobar-McGarry, quien ha estado trabajando en el sector de atención médica en Santa Rosa durante 13 años.

Mientras tanto, los hospitales del área, incluyendo a St. Joseph Health —operador de Santa Rosa Memorial Hospital—, Kaiser Permanente Santa Rosa y Sutter Health, han estado haciendo actividades de divulgación entre pacientes al asistir a eventos comunitarios, yendo a escuelas y distribuyendo folletos de “Conozca sus derechos”.

En los hospitales de Santa Rosa, los proveedores de servicios médicos están obligados a no preguntar por el estatus migratorio de un paciente.

“La última línea de nuestra misión, dice: ‘Somos firmes en servir a todos, especialmente a aquellos que son pobres y vulnerables'”, dijo Terri Dente, de St. Joseph Health. “La gente debería sentirse segura con nosotros”.

Médicos locales y proveedores de salud dijeron que el costo emocional y físico que las posibles redadas tienen entre los residentes es preocupante. La salud es a menudo la última prioridad para las familias latinas, cuando en realidad debería ser un foco principal en momentos de estrés agudo, como ahora en este clima político, dijo la doctora Jennifer Fish, una especialista en medicina familiar en Santa Rosa Community Health Center.

“La población de pacientes a la que cuidamos tiene una gran cantidad de inmigrantes y están en riesgo de redadas y deportaciones“, dijo Fish. “Como médicos, vemos los efectos de lo que ocurre cuando los padres y las madres son deportados o separados de sus hogares”.

Es posible que las personas se sorprendan al saber que estos factores de estrés en la comunidad de inmigrantes contribuyen a enfermedades de salud a largo plazo, como la diabetes y las afecciones cardíacas, señaló Fish.

“Lo estamos viendo hasta cierto punto en familias inmigrantes, como nunca antes“, agregó.

Incluso los esfuerzos simples, como los exámenes semanales gratuitos de la presión arterial en Bayer Farm, son un paso para cerrar la brecha entre las familias latinas y los proveedores de atención médica, dijo Yareli Villagómez, directora de salud comunitaria de Santa Rosa Center for Well-Being.

“Examinamos a unas 50 personas en solo dos días”, dijo Villagómez la semana pasada. Sus propios padres no buscaron atención médica tradicional durante la mayor parte de sus vidas, hasta que Villagómez los instó a ser proactivos sobre su salud, hace unos años.

“Cuando comencé a aprender sobre mi propia salud, llevé la información a casa con mi familia, y ahora la próxima generación de niños en mi familia tomará el cuidado de la salud como parte normal de la vida“, comentó.

The Press Democrat [English version]

Reciba noticias semanales en su correo electrónico haciendo clic en esta línea.

Contacte al editor de La Prensa Sonoma, Ricardo Ibarra, en el teléfono: 707-526-8501. O en el correo electrónico: ricardo.ibarra@pressdemocrat.com. En Facebook, Ricardo Ibarra.

Click here for reuse options!
Copyright 2019 La Prensa Sonoma